Ricardo Cañete: “Esto no se trata de dar pelotazos, es básico poner el tiempo de nuestro lado”

Sus preferidas son las portuguesas Semapa e Ibersol y Unicaja y Viscofan

Cree que la valoración de la banca empieza a ser razonable

Ricardo Cañete, gestor de Bestinver Bolsa
Ricardo Cañete, gestor de Bestinver Bolsa

Va a hacer cuatro años que Ricardo Cañete llegó, procedente de Mutuactivos, a Bestinver tras la salida de Francisco García Paramés y parte de sus colaboradores. Por entonces se propuso lograr rentabilidades anuales del 10% en el fondo ibérico que gestiona y “no estamos tan lejos”, reflexiona. En el año gana el 3,26% y un 28% en los tres últimos años. Orgulloso del nuevo equipo formado, insiste en la importancia del largo plazo para lograr resultados y cree que el fin de la política monetaria ultraexpansiva ofrecerá oportunidades de compra.

Hay mucha gente luchando por la corona en Bolsa española: ustedes, sus ex compañeros de Mutuactivos, gestores ex Bestinver... ¿Cómo va a quedar el pódium?

No lo sé pero tampoco dedicamos mucho tiempo a esos temas. Estamos muy seguros de cómo hacer las cosas y sabemos que si lo hacemos bien, a largo plazo vamos a estar muy arriba. Por ahora las cosas están yendo bien.

¿Y cuál es esa manera de hacer las cosas?

Tratar de lograr las mejores rentabilidades invirtiendo en compañías infravaloradas, utilizando nuestro propio análisis fundamental, una gestión adecuada del riesgo y un horizonte temporal que ha de ser compartido por inversores y gestores. Para ello intentamos tener el mejor equipo posible y si para eso necesitamos traernos a gente de Inglaterra, lo hacemos. El equipo senior está compuesto por personas con más de 20 años de experiencia. Una de nuestras fortalezas, sin parangón en España, es ser capaces de atraer tanto talento.

El sector financiero, pese a los últimos vaivenes, sigue teniendo un peso importante en su cartera.

Lo que es sector financiero puro tenemos un 12%, una proporción significativa pero que no hace que nuestra cartera dependa únicamente de su evolución. Aquí hay que ser bastante cuidadoso porque el sector no nos encanta, tiene muchos problemas estructurales y estamos viendo que hay muchas trampas de valoración. Como positivo tiene que es uno de los pocos sectores que en caso de subida de tipos lo puede hacer bien. A esto se añade que su valoración empieza a ser razonable. Igual que en 2016 decidimos invertir cuando no lo habíamos hecho hasta entonces, ahora también vemos que puede haber oportunidades.

"El problema de Telefónica es su elevadísimo nivel de deuda. Hay compañías con un perfil de riesgo más razonable”

¿Algún nombre concreto?

Los valores que tenemos en cartera son interesantes, como Unicaja, una de nuestras mayores posiciones. Nos gustan las compañías en las que la relación rentabilidad/riesgo es atractiva. Hacemos un análisis profundo de las compañías y buscamos aquellas en las que la probabilidad de tener pérdidas permanentes de capital sea muy baja. Y este es un ejemplo claro.

¿En qué sectores se encuentran cómodos?

Para nosotros es básico tener varios motores de rentabilidad. ¿El sector financiero me encanta? No, pero sí identificamos compañías interesantes. El sector del papel tampoco, pero Semapa [primera posición en la cartera del fondo] me gusta mucho porque genera un flujo de caja alucinante.

¿Qué otros descubrimientos han hecho últimamente?

La última compra ha sido Técnicas Reunidas. El mercado tiene una visión de ella bastante negativa pero nosotros pensamos que sus problemas no son estructurales, son solo cíclicos. Esos márgenes y volúmenes se recuperarán, lo que no sabemos es si va a ser este trimestre, el siguiente o en un año, por eso el tercer pilar de nuestro estilo de gestión es el horizonte temporal. Es básico poner el tiempo de nuestro lado. Esto no se trata de dar pelotazos, nuestra labor es de análisis, de seleccionar buenas compañías, lo que no sabemos es cuándo va a reconocer ese valor el mercado. El poder ser capaz de comprar y esperar dos, tres o cuatro años a que el negocio se desarrolle es una ventaja que no tiene ninguno de nuestros competidores.

Terminaron agosto con un 16% de liquidez y dispuestos a salir de compras. ¿Han encontrado oportunidades?

Estamos poniendo algo de dinero a trabajar, pero no sabemos qué impacto puede tener la retirada de la política monetaria ultraexpansiva. Vamos a tener volatilidad en los próximos meses o años así que habrá oportunidades.

¿Y en la lista de posibles compras sigue sin estar Telefónica?

El problema es su elevadísimo nivel de deuda. Creo que hay muchas compañías que frecen un perfil de rentabilidad en relación al riesgo mucho más razonable.

¿Qué tamaño de empresas le gusta más?

Hay que tener una cartera diversificada. Nos gustan compañías pequeñas como la portuguesa Ibersol, que está participada por dos familias que tienen el 50% del capital, y entre las medianas, Viscofán. Ha gastado bastante dinero en I+D, está en un entorno competitivo que nos encanta y prácticamente no tiene deuda, pese a que ha hecho muchas inversiones. Su valoración no es barata, pero este tipo de supercompañías normalmente no lo están.

Normas