Garrido reclama “blindar” la política de impuestos bajos de la Comunidad de Madrid

Presentará una proposición no de ley a la Asamblea regional y al Congreso

Teme una homogeneización fiscal que le obligue a subir sucesiones, donaciones o el IRPF

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, durante el debate del Estado de la Región de Madrid.
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, durante el debate del Estado de la Región de Madrid.

Ángel Garrido ha aprovechado su primer discurso como presidente de la Comunidad de Madrid en el Debate del Estado de la Región para plantar batalla al incremento de impuestos que defiende el Gobierno central de Pedro Sánchez.

“No queremos que los madrileños deban renunciar ahora a sus conquistas fiscales por un prejuicio ideológico de la izquierda”, ha clamado el político popular ante la Asamblea de Madrid, anunciando que impulsará una proposición no de ley para “blindar” la política de impuestos bajos de la región.

El sucesor de Cristina Cifuentes teme que el Ejecutivo impulse una suerte de homogeneización fiscal que acabe con las distintas políticas tributarias de las comunidades autónomas y le obligue a subir impuestos como el de sucesiones, donaciones o el IRPF.

Madrid se caracteriza por establecer algunos de los tipos impositivos más bajos del país, como ocurre con el IRPF, donde tiene fijado una cuota autonómica del 21% que mantiene el gravamen final (una vez sumado el tipo autonómico) en el 43,5% frente a 46,5% que arrojan de media el conjunto de regiones.

La proposición no de ley no tendría efectos concretos sobre las condiciones fiscales de la región sino que sería más una declaración de intenciones que obligue a posicionarse al resto de grupos políticos, y aclarar si son partidarios de subir o no impuestos.

Más allá, fuentes de la Comunidad, avanzan que Garrido busca llevar esta iniciativa al Congreso de los Diputados después de que sea sometida al voto de la Asamblea de Madrid, con el objetivo de que la normativa de financiación autonómica reconozca más expresamente la autonomía fiscal de las regiones que ya reconoce la Constitución Española.

El anuncio de Garrido llega en medio del pulso abierto por otras comunidades autónomas con el Ejecutivo, al que le reclaman una reforma del modelo de financiación regional que Hacienda descarta abordar de forma integral alegando que resta solo media legislatura. 

Normas