El doble que el Ibex: las licencias de taxi han subido un 600% en 30 años

El coste de las licencias ronda los 121.000 euros en Madrid y los 135.000 en Barcelona

El conflicto en el sector promete rebajar los precios

taxi

La adquisición de una licencia de taxi ha sido durante largo tiempo una inversión de elevada ganancia asegurada. En las tres últimas décadas, difícilmente es posible encontrar un activo en España que supere en rentabilidad al taxi. Esta garantía de rendimiento patrimonial para quien hacía además del taxi su medio de vida afronta ahora sin embargo un panorama de mucha más incertidumbre, que promete depreciar el precio al que las licencias de taxi se negocian en el mercado.

La escasez de licencias ha favorecido que el precio de su transmisión haya subido como la espuma durante años. Así, en Madrid y su área de influencia –que incluye un total de 46 municipios– el número de licencias asciende a 15.723, casi la séptima parte de las 65.276 que hay en todo el país. Y el Ayuntamiento madrileño no concede nuevas licencias de taxi desde 1980, cuando otorgó 119 para conductores asalariados. En ese tiempo, el precio de adquirir una licencia de taxi en Madrid ha oscilado con fuerza entre el máximo alcanzado en 2005 en el entorno de los 250.000 euros a los apenas 90.000 euros de 2011, en plena crisis.

“El precio de la licencia ha variado mucho, no solo por la irrupción de VTC. Y ahora hay una incertidumbre muy grande que no anticipa un horizonte muy halagüeño”, reconoce Julio Sanz, presidente de la Asociación Nacional del Taxi y también de la Federación Profesional del Taxi de Madrid. Con 34 años al volante de su taxi, Sanz reconoce que la sentencia del Supremo del pasado junio –en la que avala la limitación de 1 VTC por cada 30 taxis– ha aportado tranquilidad al sector, si bien los frentes abiertos que quedan del pulso que mantiene el sector con Fomento para que esa ratio se cumpla de manera efectiva augura caídas de precios en las licencias. Su precio de transmisión en Madrid se habría estabilizado en el último año según Sanz, que explica que en 2017 se produjeron 900 ventas, a un precio medio de entre 120.000 y 130.000 euros.

En el Ayuntamiento de Madrid ofrecen un dato orientativo del precio de venta de licencias de taxi en 2018, de 121.000 euros. Un 9,7% menos que los 134.000 euros de 2017. Se trata de datos aproximados puesto que no hay un registro oficial y el consistorio madrileño solo conoce el precio cuando en la licencia transmitida hay algún conductor que tiene derecho al ejercicio de tanteo. En Barcelona, el precio de la licencia de taxi se ha multiplicado por siete desde 1986, primer año del que tiene registros el Instituto Metropolitano del Taxi. Ha pasado de los 19.230 euros de aquel año a los 135.052 euros de julio de este año. Frente a 2017, cuando se alcanzaron los máximos, el precio ha caído el 1,6%.

El precio de las licencias VTC oscila entre los 30.000 y 50.000 euros, según fuentes la patronal de este sector

La revalorización del precio de la licencia del taxi registró un fuerte impulso en 2003, cuando se liberalizó su venta. Hasta entonces, solo era posible transferir una licencia en caso de jubilación o de muerte de su titular. Fruto de ese cambio legal, el precio al que se intercambiaba la licencia del taxi en Barcelona pasó de los 41.558 euros de 2003 a los 74.400 de 2005, para ascender después en subida libre.

Desde 1986, el precio al que se paga una licencia de taxi se ha disparado en Barcelona el 600%, un alza meteórica que gana por goleada a la Bolsa española. Desde 1992, año de su creación, el Ibex se ha revalorizado casi el 300%. Tal revalorización de la licencia de taxi es incluso superior para quien la adquiriera no en el mercado secundario –en el que la demanda se ajusta a una oferta muy limitada– sino que la compró de primera mano, en las adjudicaciones que realizaron los ayuntamientos ya hace décadas y en las que bastaba con pagar las tasas: apenas 500 euros por taxi. Casi gratis por un activo que ha llegado a superar los 200.000 euros.

En 2015, según datos recogidos en un informe de 2017 por la CNMC, el valor de la licencia de taxi en San Sebastián alcanzó los 220.271 euros, los 215.000 en Santander y los 205.957 euros en Palma de Mallorca.

El precio de la licencia VTC en el mercado es muy inferior y oscila entre los 30.000 y 50.000 euros, según fuentes Unauto, la patronal de este sector. Los vehículos de transporte con conductor vieron congelada por ley la adjudicación de nuevas licencias en 2015, que actualmente alcanzan las 9.365. Otras 9.000 licencias que fueron rechazadas por la Administración están a la espera del pronunciamiento del Supremo, en un goteo que puede durar años y que promete incidir en su precio de mercado.

Cómo adquirir una licencia

Tanto el taxi como el VTC sufren una limitación de la oferta que juega a favor de la distorsión de los precios de las licencias. El sector está muy lejos de una liberalización que favorezca la caída de los precios del servicio para el cliente y también de las licencias.

La compra de licencias de taxi se realiza de forma directa con el comprador, ya sea a través de anuncios particulares o de los que recogen las asociaciones del taxi.

Existen limitaciones para no concentrar las licencias en unas pocas manos. Así, en Madrid solo el 10% de los titulares de una licencia tiene derecho a una segunda, con un límite máximo de tres.

En los VTC, más del 40% de las licencias están en manos de grandes inversores, algunos fondos de capital riesgo, que llegan a controlar cientos de autorizaciones.

Normas