Trump flirtea con aún más deuda y desigualdad

Quiere recortar los impuestos sobre las ganancias del capital teniendo en cuenta la inflación

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La trumpconomía está coqueteando de nuevo con más deuda y desigualdad. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, quiere recortar los impuestos sobre las ganancias del capital teniendo en cuenta la inflación. Es sensato evaluar el verdadero valor de los costes y las ganancias, pero beneficiaría sobre todo a los ricos y aumentaría lo que podría ser un déficit de 1,1 billones de dólares en 2019.

Según las normas actuales, los impuestos sobre las ganancias de capital se determinan simplemente restando el precio original de un activo del precio de venta actual. Eso significa que el Tío Sam no distingue entre la inflación subyacente y el aumento en el valor de un activo. Parece injusto, pero el 1% superior de los contribuyentes recibiría más del 86% si se tuviera en cuenta la inflación.

Los ingresos después de impuestos aumentarían especialmente para el 0,1% superior, según un estudio realizado en marzo por la Universidad de Pensilvania, que también calculó que la medida costaría al Gobierno 102.000 millones de dólares en ingresos perdidos en 10 años.

Eso impulsaría el ya disparado endeudamiento del país. Debido al aumento del gasto, la Casa Blanca calculó recientemente que el déficit presupuestario sería un 12% más alto el próximo año que lo proyectado por el Gobierno en febrero. Eso equivaldría a alrededor del 5,1% del PIB, frente al rango del 3% de los últimos años.

Los republicanos ya están siendo acusados de favorecer a los ricos y de ser fiscalmente irresponsables con su plan aprobado en diciembre, que hizo que la reducción del impuesto de sociedades del 35% al 21% sea permanente, mientras que los cambios en el impuesto sobre la renta son temporales. Es probable que esos recortes por sí solos reduzcan los ingresos del Gobierno en 1,7 billones de dólares en 10 años, según la Oficina de Presupuesto del Congreso.

No ayuda que peces gordos de la administración como Mnuchin y el presidente Donald Trump estén entre los que más se beneficiarían del cambio propuesto en los impuestos a las ganancias de capital. La apariencia del interés propio se suma a la mala política.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas