Viscofan, firme contra viento y marea

Su diversificación internacional ha jugado a favor del negocio y de la acción, que sube el 300% desde 2007

Los analistas esperan que el balance financiero mejore en la segunda parte del año y confían en que cumpla su plan estratégico

Viscofan pulsa en la foto

Viscofan es uno de los mejores ejemplos para el mercado de que las inversiones a largo plazo son rentables. Salió a cotizar en diciembre de 1986 y ha tenido idas y venidas en el Ibex 35. En la actualidad es uno de sus integrantes y, además, los analistas lo consideran como uno de los valores más atractivos. Este año acumula una revalorización superior al 6% y desde diciembre de 2007 ha incrementado el precio de las acciones un 300%.

El fabricante navarro de envolturas para productos cárnicos ha desafiado en este tiempo la última crisis financiera, la presión de los bajistas y una cierta debilidad en los resultados como consecuencia, principalmente, de la fluctuación de las divisas. Viscofan tiene centros de producción en España, Alemania, Brasil, China, EE UU, México, República Checa, Serbia y Uruguay; en total está presente en más de 100 países. Solo comparando con el dólar, el euro se ha revalorizado cerca del 20% entre finales de 2016 y febrero de 2018, de ahí el impacto que puede tener en sus cuentas este tipo de movimientos.

“Somos positivos con el valor. Previsiblemente la segunda mitad del año será mejor, principalmente porque esperamos una recuperación de los precios, que contrarrestará el aumento de los costes [materias primas] y porque la comparación del dólar sobre el euro sobre el mismo periodo de 2017 será mejor”, explican desde Kepler Cheuvreux. La compañía presentó el jueves el balance del primer semestre de 2018 que refleja una caída del 0,7% del beneficio neto. Sin embargo, es destacable que entre abril y junio ha incrementado las ventas un 1,1%, con una cifra récord trimestral de casi 200 millones.

Viscofan forma parte en este momento de la cartera de valores europeos favoritos de pequeña y mediana capitalización de Kepler Cheuvreux. La firma ha tomado esta decisión por su condición de “activo refugio” y su posición de liderazgo mundial en el sector, ya que controla el 30% de la cuota del negocio, así como por su diversificación internacional. Asimismo esperan que “el esfuerzo de inversión se vea pronto recompensado, ya que las recientes mejoras tecnológicas permitirán a la compañía alcanzar los niveles previstos en su plan de eficiencia y mejorar los retornos estimados para 2019”. Otro de los puntos a favor que encuentran los expertos es “la alta calidad de la dirección, y la capacidad de creación de valor”. El precio objetivo de las acciones lo sitúa en 62,40 euros por título, que refleja un potencial de revalorización del 7%.

‘More To Be’ 2016-2020

Estrategia. Viscofan está desarrollando su negocio a través del plan estratégico More To Be para el periodo 2016-2020. Contempla un crecimiento anual entre el 3% y 5% en el mercado de envolturas.

Competitividad. A corto plazo el foco se centra en la productividad y en el largo, en la sostenibilidad. Y el desempeño constante de la compañía es el ahorro de costes, la mejora de la tecnología disponible y la diferenciación.

Objetivo final. Viscofan quiere llegar a 2020 “como un auténtico líder global; the casing company” (empresa de revestimiento). Creará valor para los accionistas de manera “sostenible” y quiere ser líder en todas las familias de envolturas cárnicas.

Cliente. En un mercado cada vez más sofisticado, ofrecerá un servicio más cercano y personalizado. Más del 50% de las ventas que realiza son de clientes que compran envolturas de cuatro tecnologías diferentes.

Crecimiento. Su posición de liderazgo permitirá aprovechar el crecimiento previsto en el sector de alimentación en diferentes países. La idea, además, es transferir tecnología y costes entre centros.

VISCOFAN 50,50 0,30%

Bestinver es otra de las gestoras que apuesta por la cotizada. La incluyó en su cartera española a finales de 2017 y la mantiene en la actualidad con un peso que roza el 4%. En este caso los analistas destacan su nuevo plan de inversiones en fibrosa y celulosa, ya que refuerza el negocio para continuar siendo rentable y sostenible dentro del sector.

La nueva planta de Cáseda (Navarra) ha comenzado a producir este mismo año y ha supuesto una inversión conjunta de 76 millones. La inversión prevista para 2018 es de 75 millones y se destinará principalmente a la mejora de procesos en diferentes países.

Viscofan tiene atractivo también del lado del dividendo. La junta de accionistas aprobó en mayo un pago complementario de 0,92 euros brutos por acción, que se hizo efectivo en junio. La retribución total con cuenta a los resultados de 2017, unido a la prima de asistencia a la junta general de 0,01 euros, se elevó a 1,55 euros. Esto supone una rentabilidad por dividendo del 2,8% y según estimaciones de Bankinter avanzará hasta el 3%.

En marzo repartió un cupón extraordinario de 0,13 euros correspondientes al ejercicio en curso, debido a los ingresos generados por la indemnización percibida por infracción de patentes. Viscofan cobró inicialmente 8,4 millones de euros como acuerdo al litigio que mantenía con Mivisa Envases (en la actualidad Crown Food España), y en julio ha percibido un segundo pago de 6,7 millones.

Renta 4, que aconseja mantener el valor, opina que la empresa “parece estar bien posicionada para cumplir con la proyección para el conjunto de 2018, que refleja un incremento de los ingresos entre el 4% y 6%, y del resultado neto entre el 2% y 5%”.

Este año será un ejercicio clave. Según Axesor, afronta tres grandes retos; el auge del proteccionismo mundial impulsado por Trump; el impacto en los resultados del dólar, y el alza del precio de las materias primas. Aun así, considera que “se encuentra en excelentes condiciones para asumir los desafíos del mercado”. Le otorga un rating, no solicitado, de AA (AAA es el de máxima solvencia) con perspectiva estable.

Normas