EPA

El empleo recupera fuerza con el avance de asalariados en los servicios privados

La ocupación sube un 2,82%, lo que indica que el PIB puede crecer el 3%

El empleo por cuenta ajena crece un 3,6%, mientras cae el autónomo

El empleo ha renovado su fortaleza en el segundo trimestre del año por el tirón de la ocupación asalariada en las actividades de servicios de titularidad privada. La Encuesta de Población Activa (EPA) revela un avance del empleo de 469.900 personas en los meses de la primavera (5.220 diarios), una cifra jamás registrada en la serie histórica de Estadística, que lleva a un crecimiento del número de ocupados en los últimos doce meses de 530.800 (1.450 cada día), lo que supone una aceleración relativa hasta el 2,82%, prácticamente el mismo comportamiento que el producto interior bruto. Tal avance de la ocupación invita a pensar que el tirón del PIB en el segundo trimestre habrá sido más intenso de lo estimado inicialmente (0,7 puntos) y a que la tasa final de crecimiento real de la economía este año podría superar de nuevo el 3%. Con este desempeño de la actividad y del empleo, el paro descendió en 306.000 personas en los meses de la primavera y en 424.200 en los últimos doce meses, (nada menos que un 10,8%) para reducir la tasa de desempleo hasta el umbral del 15% (15,28%), doce puntos menos ya que el máximo cíclico de 2014. El número de parados es ahora de 3,49 millones.

La generación de empleo ha sido muy intensa en los sectores de servicios durante la primavera, circunstancia ya tradicional en un país con intensa actividad turística. El avance absoluto es de 371.400 nuevos empleos (un 2,61%) en tres meses, cuando el de los últimos doce es de solo 373.000 (2,62%).

Consecuencia de tal sobreactividad en el sector, la contratación temporal sube un 5,6% en el segundo trimerstre, casi el triple que la fija. No obstante, en números absolutos la cifra es muy similar (233.700 temporales y 231.400 fijos), si bien en el año completo (junio de 2018 sobre junio de 2017) el avance relativo es similar, pero la ocupación indefinida experimento un tirón de casi el triple que la temporal. La tasa de temporalidad (contratados eventuales sobre total de asalariados) asciende hasta el 26,8% a junio.

Tomando el año completo el desempeño es más equilibrado, con una fortaleza notable en la industria, con un avance del 3,2%, y comportamiento cuasi exhuberante en la construcción: 7,2%, aunque en términos absolutos la cifra es modesta, pues avanza en 81.000 trabajadores.

Pero llama la atención como síntoma del avance cualitativo del empleo el tirón de los asalariados, que lo hacen en 3,61% en el año, con comportamiento relativo muy similar entre fijos y temporales. Eso sí, mientras que en el trimestre de referencia se dispara la contratación del sector privado (turismo por encima de todo), en el año hay un sesgo ya más vigoroso en el sector público, con un aumento del empleo del 3,8%, por un 2,6% del sector privado. El colectivo de trabajadores por cuenta propia desciende en el año en un 1,1%, con casi 36.000 personas ocupadas menos.

Triple de tiempo completo

Y aunque hay un repunte de la utilización del tiempo parcial en la primavera, en los doce últimos meses la ocupación a tiempo completo (3,14%) triplica el avance del tiempo parcial (1,03%).

Las mujeres siguen marcando un nuevo récord de empleo, con 8,81 millones de puestos de trabajo, con un crecimiento superior al 3% en el año, pero siguen con un diferencial notable con los 10,52 millones de hombres ocupados, cuyo colectivo solo crece un 2,6%.

Este diferencial se reproduce también en las tasas de paro. Mientras que la de los hombres es de un 13,72%, la de las féminas es de un 17,08%, con un descenso de casi dos puntos en ambos colectivos. Los hombres desempleados son 1,67 millones, mientras que las mujeres en tal situación llegan a 1,81.

Normas