El ‘háztelo tú mismo’ con la migración debilita a la UE

Alemania o Italia podrían tomar medidas parciales e ineficaces por la opinión pública

Migrantes del barco Aquarius esperando a desembarcar en Valencia, el pasado domingo.
Migrantes del barco Aquarius esperando a desembarcar en Valencia, el pasado domingo.

La inmigración se ha convertido una vez más en el principal reto político de la UE. Aunque llegan menos personas que hace unos años, será central en la reunión de líderes de la próxima semana. Un enfoque unificado podría ayudar a evitar que se repita la crisis de 2015. El peligro es que el sentimiento antiinmigrante empuje a países como Alemania e Italia hacia soluciones parciales e ineficaces.

El nuevo Gobierno italiano ha vuelto a situar el tema en el orden del día. El rechazo del derechista Matteo Salvini, ministro del Interior, a permitir que el Aquarius atracara en puerto italiano, ha abierto una brecha diplomática con los vecinos europeos. Mientras, una propuesta de su homólogo alemán, Horst Seehofer, de rechazar a los inmigrantes registrados en otros países de la UE ha provocado un enfrentamiento con la canciller Angela Merkel.

Según el Eurobarómetro de marzo, los ciudadanos de 21 Estados de la UE consideran que la inmigración es el mayor problema del bloque, frente a los 14 de noviembre. Esto a pesar de que el número de solicitantes de asilo en el bloque se redujo en un 44%, hasta 730.000, en 2017, y en un 15% más en el primer trimestre de 2018. Los países siguen examinando casi un millón de solicitudes, la mayoría en Alemania e Italia.

Encontrar un enfoque único costará. Algunos Estados miembros, especialmente de Europa del Este, preferirían dejar el asunto en manos de los países a los que llegan los inmigrantes en primer lugar, como exigen las normas actuales. Hungría y Austria han construido barreras a lo largo de sus fronteras.

Este enfoque es miope. Los Estados individuales están mal equipados para hacer frente a la afluencia de inmigrantes que huyen de la guerra y de las malas condiciones económicas. Además, patrullar las fronteras nacionales es menos eficaz que poner en común recursos para reforzar la policía de fronteras común.

Los acuerdos con terceros para albergar refugiados, como hizo la UE con Turquía en 2015, también podrían funcionar. Italia ha propuesto que la UE establezca y gestione centros de control de asilo en países de tránsito como Libia o Níger a cambio de dinero.

La inmigración es un problema complejo, y requiere un enfoque conjunto. Las soluciones “hágaselo usted mismo” solo pueden ser temporales.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas