¿Cómo irá la Bolsa con el nuevo Gobierno?

Las empresas con intereses en energías renovables pueden sacar provecho de la agenda verde de Pedro Sánchez

Varias cotizadas con participación pública, como Bankia o Aena, están pendientes de las decisiones del nuevo Ejecutivo

Consejo de Ministros
Consejo de Ministros

El mercado bursátil ha seguido con máxima expectación el cambio fulgurante de Gobierno en España. Son muchas las compañías cotizadas que dependen directa o indirectamente de las decisiones que vayan a tomar el nuevo presidente, Pedro Sánchez, y sus ministras. Desde las primas a las renovables al posible impuesto a la banca, son muchos los aspectos que inciden en la cotización de muchas empresas.

“La reacción del mercado a la llegada de un nuevo Ejecutivo ha sido bastante buena, al considerar que la mayoría de las políticas van a ser continuistas. El nombramiento de dos mujeres solventes, rigurosas y europeistas para dos carteras tan importantes como Economía y Hacienda ha sido una buena señal”, explica David Ardura, director de inversiones de la gestora Gesconsult.

El sector que más se puede ver beneficiado por las políticas que ponga en marcha el Gobierno de Sánchez es el de energía, una industria hiperregulada que depende mucho del BOE. En este sentido, la apuesta del nuevo ejecutivo socialista por mantener las subvenciones para las energías renovables, ha hecho que se dispare la cotización de algunas empresas con intereses en este ámbito. En el caso de Acciona, líder mundial en energía eólica y fotovoltaica, sus títulos bursátiles se han disparado un 10% desde que se vio que Sánchez ganaría la moción de censura planteada a Mariano Rajoy. También Iberdrola, una de las eléctricas españolas que más ha apostado por las fuentes de energía renovable, ha subido cerca de un 6% desde entonces. Y su expectativa bursátil es positiva ante la decisión del Gobierno de derogar el impuesto al sol y de buscar el fin de la energía nuclear y el carbón, duro caballo de batalla de las compañáis eléctricas con el anterior Ejecutivo.

Otra industria que está muy pendiente de cuáles van a ser los primeros pasos del nuevo Gobierno es la financiera. Cuando aún era solamente líder del PSOE (sin escaño en el Congreso de los Diputados), Sánchez propuso la creación de un impuesto específico para la banca, que contribuyera a cubrir el déficit de las pensiones. Su objetivo era recaudar 1.000 millones de euros.

“En este aspecto, hay que tener en cuenta que el Gobierno tiene una posición muy débil en el Parlamento, y no tendrá fácil sacar adelante sus propuestas. Me cuesta ver que vaya a aprobar un nuevo impuesto a la banca, o un recargo a las transacciones financieras, como también prometió Sánchez. Creo que no tendrá ni el tiempo ni los apoyos para hacer nada de calado”, reflexiona Ardura.

La mayoría de los inversores no cuenta con que ese impuesto a los bancos vaya a salir adelante, y la cotización del sector ha subido desde la moción de censura. En el caso de CaixaBank, una entidad bancaria cuya cuenta de resultados depende fundamentalmente de España, sus títulos han subido un 5,67% (siendo el segundo mejor valor del Ibex 35 en este periodo, solo por detrás de Acciona).

También ha tenido una buena evolución Bankia (+3,05%), aunque en este caso la llegada de un nuevo Ejecutivo tiene otra incidencia. El Estado es el máximo accionista y tiene el compromiso con Bruselas para salir del capital antes de 2020. El mercado considera que con la llegada de Sánchez, se redoblarán los esfuerzos para conseguir el visto bueno de la Comisión Europea para retrasar la privatización, lo que le resta presión vendedora al valor y le puede impulsar en Bolsa.

Bankia no es la única gran compañía que tiene al Estado en su accionariado. En el caso del gestor aeroportuario Aena (que tiene un 51% de su capital en manos del sector público), ha registrado importantes caídas en Bolsa porque la compañía ha tenido que aplazar la presentación de su nuevo plan estratégico y los inversores temen que el nuevo Gobierno elija a un nuevo presidente, que pudiera optar por reducir el reparto de dividendos.

Normas