El mercado quita hierro al cambio de Gobierno: la economía resiste los envites políticos

Hay confianza en el mantenimiento de los PGE, ya aprobados en el Parlamento y a la espera de refrendar en el Senado a final de mes

Moody's y Standard and Poor's creen que la actual incertidumbre política en España no tendrá un impacto "inmediato" en la nota de solvencia española

El mercado quita hierro al cambio de Gobierno: la economía resiste los envites políticos

Tranquilidad entre los inversores y los analistas en el arranque de la semana. Y es que el mercado digiere con ganancias el relevo en la Moncloa a la espera de que se conozcan los nombres de los que conformarán el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez después de que el pasado viernes saliera adelante la moción de censura.

Con las Bolsas en positivo y la prima de riesgo relajándose -tanto que ha vuelto a los niveles previos a la jornada que se presentó la moción de censura- los analistas valoran el nuevo entorno al que se enfrenta la economía. “La incertidumbre política afecta a la economía mucho menos de lo que pensamos”, explicaba hace unos días Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano, que recuerda como el año en que España no tuvo gobierno (estaba en funciones) se registró el mejor crecimiento económico de los últimos 10 años.

Esta opinión es compartida por la agencia de rating DBRS que explica que el resurgir de la inestabilidad política podría "socavar la confianza y tener un impacto en el dinamismo económico. Si persiste, la incertidumbre sobre las políticas económicas en España podría tener un efecto negativo en el crecimiento. Sin embargo, la economía española tiene demostrado ser muy resistente a los períodos de mayor incertidumbre, como el estancamiento político durante la mayor parte de 2016 y crisis institucional en Cataluña".

De la misma opinión participan las agencias de calificación Moody's y Standard and Poor's (S&P), que creen que la actual incertidumbre política en España a raíz de la moción de censura que ha convertido en presidente al líder socialista, Pedro Sánchez, no tendrá un impacto "inmediato" en la nota de solvencia española, 

"El cambio de Gobierno trae consigo un periodo de mayor incertidumbre política, pero no es probable que tenga ningún impacto material en el perfil de crédito de España dada la limitada capacidad del nuevo Gobierno para emprender iniciativas políticas de importancia o revertir las anteriores reformas", según la vicepresidenta senior de Moody's, Kathrin Muehlbronner.

En este sentido, la calificadora de riesgos no espera que el nuevo Gobierno del PSOE presente iniciativas significativas y, tras comprometerse a respetar el presupuesto para 2018 formulado por el Gobierno anterior, confía en "cierto grado de continuidad en las políticas".

Por otro lado, Moody's considera que la postura de Sánchez "más constructiva" sobre el conflicto de Cataluña podría aportar "cambios positivos", aunque reconoce que encontrar una solución al problema tomará un tiempo y esfuerzo considerable.

"En nuestra opinión, es improbable que los acontecimientos políticos hagan descarrilar el robusto crecimiento de la economía española, que sigue beneficiándose de una sólida demanda doméstica y fuertes exportaciones como consecuencia de la recuperación de la zona euro", añade Muehlbronner. "Esperamos que la economía se muestre resiliente a la incertidumbre política,
como ha demostrado en el pasado reciente", apostilla.

La percepción del riesgo respecto a España ante esta nueva situación política tendrá un impacto moderado, a juicio de MacroYield por varias razones. En primer lugar, por la percepción de que el nuevo gobierno, “ni durará mucho, ni tendrá mucha capacidad de acción”. En segundo lugar, “lo previsible, según las encuestas actuales, es que el centro derecha vuelva a gobernar tras unas hipotéticas elecciones adelantadas (aunque no se sabe cuándo serían esas elecciones”. Además, en tercer lugar, estos expertos destacan que el riesgo político en España tiene un carácter en esencia interno y su posible contagio a Europa es mucho menor que el que continúa aportando Italia. "En España, los principales partidos son pro europeos y el propio Pedro Sánchez ha señalado que se ajustará a las reglas europeas", añade esta firma de análisis.

Por su parte, Paula Sampedro, analista de Link Securities, está de acuerdo en que la situación de España no es comparable a la de Italia, ya que en España ya se han llevado a cabo "reformas estructurales, su ratio de endeudamiento es mucho menor, al tiempo que la economía registra mayores tasas de crecimiento y, finalmente, la permanencia en la Zona Euro no está cuestionada, al menos en la mayor parte del espectro político".

Ignacio de la Torre, de Arcano, añade a este respecto que tanto "PP, PSOE y Ciudadanos coinciden en una parte relevante en sus programas de Gobierno, son pro-europeos y su estimación de voto en conjunto ronda el 70%. Al mismo tiempo, en España ya se ha llevado a cabo la reforma bancaria, algo que aún continúa pendiente en Italia".

Otra cuestión ya será analizar el impacto de las posibles nuevas medidas que quiera sacar adelante el nuevo Gobierno en minoría. "Existe el temor de que el PSOE recupere una propuesta de imponer un impuesto sobre las transacciones bancarias– así como la probabilidad de que sean aprobadas por el Parlamento", añade Sampedro.

Durante esta semana se anunciarán los ministros del nuevo gobierno tras la moción de censura al ya ex-presidente Rajoy. Un cambio de gobierno que no ha provocado demasiada incertidumbre en los mercados por la confianza en el mantenimiento de los presupuestos generales del Estado, ya aprobados en el Parlamento y a la espera de refrendar en el Senado a final de mes. Renta 4 explica que seguirán de cerca la aprobación de los mismos, así como las posibles medidas del nuevo gobierno, que tendrá su primer examen ante los mercados el próximo jueves en la subasta del Tesoro, que buscará colocar bonos a 3 y 5 años, bonos a 5 años indexados a la inflación.

En cuanto a su visión de mercado, tras la corrección vista en los mercados europeos, la "cuestión es si el recorte que se ha producido es suficiente, y en este sentido, todavía parece pronto para pensar que la corrección se puede dar por concluida".

Aún así los expertos explican que el fondo de mercado es "bueno y la macro sigue fuerte pese a la ralentización", por lo que aprovecharían correcciones para tomar posiciones en sus valores recomendados.

Futuro del nuevo Gobierno

Desde Arcano Research añaden que un gobierno apoyado en mayorías más estables, sí puede tomar decisiones necesarias para el medio plazo en España: pensiones, I+D, legislación laboral, educación, financiación autonómica y la debilidad del PP le impedía avanzar en ninguna de estas reformas.

"En nuestra opinión, la inercia de la economía española es fuerte. Y el PIB seguirá creciendo a un ritmo del 2-2,5% al menos hasta 2020, con riesgos acotados (desempleo a la baja, salarios al alza, deuda total sobre PIB reduciéndose y superávit de cuenta corriente). Es cierto que la economía europea se está ralentizando al inicio del año pero esperamos que en el año completo 2018, su evolución suponga un apoyo significativo finalmente para la economía española", añade el economista jefe de la firma de análisis.

La economía española crecerá este año algo más de lo previsto inicialmente por Bank of America Merrill Lynch (BofAML) como consecuencia del impacto del presupuesto proyectado, lo que ha llevado a la entidad a mejorar una décima su pronóstico de expansión del PIB en 2018, hasta el 2,7%, mientras que para el año siguiente anticipa una moderación del crecimiento al 2,2%.

"Estamos incorporando el impacto del presupuesto expansivo para 2018 aprobado hace unos días", señalan los analistas del banco estadounidense, añadiendo que esta mejora no supone que España sea capaz de soportar mejor las potenciales perturbaciones que acechan a la zona euro, cuyas previsiones de crecimiento para 2018 y 2019 han sido revisadas a la baja por la entidad.

Italia ayuda

La formación de Gobierno en Italia el pasado viernes también está contribuyendo a reducir la incertidumbre. M5E y la Liga alcanzaron un nuevo acuerdo de gobierno para el que Conte vuelve a ser candidato a primer ministro. Este nuevo acuerdo de un gobierno populista está siendo considerado como un mal menor por el mercado, que temía que en las próximas elecciones el partido euroescéptico (la Liga) consiguiera salir reforzado.

"La propuesta de nuevo gobierno, no es que sea la perfecta para la UE; pero sí es menos peligrosa, con Savona ‐el candidato euroescéptico que provocó el veto de Mattarella‐ en un ministerio con menos poder que el de Economía. Savona se encargará de dejar claros los criterios euroescépticos de la Liga desde el ministerio de Asuntos Europeos, que será “molesto”, pero no tan peligroso, o así creemos que lo verá el mercado", explican desde MacroYield.

"El nuevo ministro de economía propuesto, Giovanni Tria, sí ha pasado la criba de Mattarella. Seguro que Tria no es el candidato favorito de Mattarella, pero la situación política y financiera que se ha producido en el país en los últimos días le obliga a “abrir la mano”, añade.

En este contexto, estos analistas esperan que pueda mantenerse la reducción de las primas de riesgo de la periferia, sobre todo de la italiana, y el rebote en el sector Bancos, que ha sido uno de los más castigados en esta crisis.

Moody’s y S&P mitigan el impacto del cambio de Gobierno

Las agencias de calificación Moody's y S&P se han pronunciado acerca del relevo en el Ejecutivo. Moody's cree que el cambio de Gobierno abre un nuevo periodo de elevada incertidumbre política, pero prevé que la economía española resista el envite. La firma considera que la capacidad del Gobierno para aprobar reformas importantes es limitada pues solo cuenta con 84 de 350 escaños del Congreso.

Asimismo, la agencia señala que con la solidez mostrada por el crecimiento económico, con un ritmo anual del 3%, es improbable que la economía pueda "descarrilar", a lo que se suma además el hecho de que Sánchez se ha comprometido a mantener los Presupuestos del PP para el presente ejercicio. Esto último está siendo muy bien valorado por el mercado, dejándose sentir tanto en la Bolsa como en la renta fija. "Esperamos que la economía se muestre resiliente a la incertidumbre política, como ha demostrado en el pasados reciente", afirma la agencia. La mejor prueba de ello fue el periodo de Gobierno en funciones que se prolongó desde diciembre de 2015 a octubre de 2016, momento en el que la economía española registró su mejor crecimiento en 10 años.

Moody's no deja pasar por alto las tensiones en Cataluña y ve con buenos ojos la postura de Pedro Sánchez a la que califica de "más constructiva". Esto podría aportar cambios positivos en la relación entre el Gobierno central y el regional, aunque ve complicada y laboriosa encontrar una rápida solución al problema.

Por su parte, S&P no descarta la posibilidad de que se convoquen elecciones anticipadas. La agencia advierte que si la deuda supera el 100% del PIB, si se deteriora la balanza por cuenta corriente o se produce una nueva escalada de las tensiones independentistas, podría rebajar la nota a España, actualmente en A-. Eso sí también deja la puerta abierta a una mejora su el Ejecutivo consigue “mayor consolidación de las finanzas públicas” o una mejora de la relaciones con el Govern.

La agencia afirma que aunque existe una "falta de visibilidad" de los detalles de política económica del Gobierno socialista, el compromiso de Sánchez a mantener los presupuestos permite a la firma asegurar que no se producirá una desviación en la consolidación presupuestaria a largo plazo.

Normas