La falta de acuerdo aleja que los autónomos coticen según sus ingresos

El Gobierno considera que técnicamente esta propuesta es inviable por ahora

Cerca de 1,5 millones de autónomos han iniciado su actividad con tarifa plana desde 2013

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto al presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor y el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, durante la inauguración de la jornada ayer.
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto al presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor y el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, durante la inauguración de la jornada ayer. EFE

La mayoría de los partidos políticos, a excepción del PP, llevaban en sus últimos programas electorales la propuesta de que los trabajadores autónomos pasaran de elegir su base de cotización, como hacen en la actualidad, a cotizar en función de sus ingresos reales netos. Esta propuesta se está debatiendo en la actualidad en una subcomisión parlamentaria que estudia la reforma del Sistema Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social. Sin embargo, la falta de acuerdo sobre cómo llevar a cabo esta medida aleja la posibilidad de que se implante en este colectivo.

Así se ha puesto este martes de manifiesto en una mesa redonda celebrada entre los portavoces de los grupos parlamentarios que negocian esta reforma en el Congreso en la segunda jornada del III Foro Emprendedores y Autónomos organizado por ATA, la principal asociación del colectivo. La portavoz popular, Carolina España es quien ha rechazado este cambio de cotización para estos trabajadores con más firmeza. Según dijo, además de las dificultades técnicas de adoptar esta medida, su implantación provocaría que el 70% de los trabajadores, aquellos que se lo pueden permitir y aquellos que no, tuvieran que cotizar más.

Asimismo, abandonar la actual libre elección de la base de cotización y fijar una base en función de lo ingresado "haría que esta obligatoriedad no llegara a buen puerto". En su opinión, es preferible informar y hacer pedagogía para que el autónomo sepa que si quiere cobrar una pensión digna, debe cotizar por una base mayor a la mínima.

Y esta es también la postura de los actuales responsables del Ministerio de Empleo, según sugirió el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, tras la clausura de este foro. En concreto, explicó que en la actualidad sería imposible técnicamente saber en tiempo real cuáles son los ingresos de estos trabajadores para adecuarles su base mensualmente, que es lo que necesitaría la Seguridad Social. Si bien ha considerado que los autónomos deben cotizar más, ya que en la actualidad solo el 63% del gasto en prestaciones contributivas del colectivo se financia con sus cuotas, algo que en el Régimen General de asalariados está al borde del equilibrio.

En opinión del portavoz de Ciudadanos en esta subcomisión, Sergio del Campo, la mayor dificultad para llevar a cabo este cambio radica en cuestiones técnicas, ya que habría que esperar entre un año y 18 meses para que la Seguridad Social recibiera de la Agencia Tributaria y de las agencias forales, los ingresos que realmente han declarado tener los autónomos.

Desde el PdCat, su portavoz en el Congreso, Carles Campuzano, aún abogando por una mayor flexibilidad en el sistema de cotización de los autónomos, apostó por aumentar la transparencia en la información de la Seguridad Social hacia los trabajadores con simulaciones de las cuantías de pensión que están generando sus distintas aportaciones al sistema. "Esta transparencia sería incluso más necesaria para los autónomos, que pueden decidir por la base que cotizan, que para los asalariados", ha dicho Campuzano. Además, ha reclamado la obligatoriedad en la cotización por cese de actividad, al tiempo que se debería facilitar el acceso a esta prestación (similar a la del desempleo de los asalariados).

Sin embargo, los socialistas sí creen que pueda implantarse un sistema de cotización más modulado para los autónomos, que permita, con la fijación de tramos, por ejemplo, que sus aportaciones se acerquen más a sus ingresos, como ocurre con el régimen general. Así lo ha explicado en este foro, la portavoz del PSOE en la subcomisión de reforma del RETA, María Jesús Serrano, que también ha mostrado su preocupación por el efecto de las tarifas planas de cotización para el inicio de una actividad como autónomo. "Hay una burbuja del emprendimiento que está generando un agujero en las cuentas de la Seguridad Social", ha indicado.

Precisamente, Burgos ha dado hoy un dato: desde la creación de las tarifas planas en 2013 se han dado de alta en el Régimen de autónomos casi 1,5 millones de trabajadores. Con los datos de la Seguridad Social de los que dispone ATA, calculan que alrededor del 57% de estos autónomos sigue en activo. Este porcentaje está en línea con las cifras que indican que aproximadamente el 50% de los nuevos autónomos cesa su actividad en los primeros tres años.

Por su parte, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha coincidido con Burgos y con Del Campo en destacar las dificultades técnicas de adecuar las cotizaciones a los ingresos y ha resaltado que apenas 700.000 autónomos de los más de tres millones que cotizan en el RETA, tienen ingresos regulares todos los meses.

Normas