Las ciudades más caras del mundo para vivir

Datos de UBS sitúan a Zurich, Ginebra y Oslo como las urbes con un coste de vida mayor

Wellington, en Nueva Zelanda, es la que tiene mayor calidad de vida, según Deutsche Bank, mientras que Madrid pierde puntos por el precio de la vivienda

Las ciudades más caras del mundo para vivir pulsa en la foto

El aumento del precio de la vivienda en Madrid ha llegado a los oídos de los economistas de Deutsche Bank que cada año elaboran el informe Mapping the World’s Prices. Este estudio, en el que se evalúa la calidad de vida de diferentes ciudades de todo el mundo, deja entrever que Madrid no ha hecho las cosas del todo bien en los últimos meses. En la edición de este año, la capital retrocede siete puestos respecto a la clasificación de la pasada edición. Así, Madrid se sitúa en el puesto número 23, por delante, no obstante, de grandes núcleos como Nueva York, París o Londres. La calidad de la atención sanitaria, el clima y el tiempo invertido en ir de casa al trabajo son algunas de las fortalezas de la localidad española, y que la mantienen dentro del top 25.

Lejos de analizar únicamente variables macroeconómicas, este ranking toma en cuenta también otros factores y medidas, como el precio medio de comprar un coche, cuánto cuesta hacerse con un iPhone, qué hay que gastarse en una escapada de un fin de semana o qué precio tiene salir a cenar. Estos datos se añaden a otras medidas, como la calidad de vida, los sueldos o el coste de la vivienda, y salen a la luz las diferencias entre poblaciones.Otro estudio, elaborado por UBS, sobre el coste de la vida en 77 ciudades de todo el mundo, y difundido ayer, coloca a la capital de España y a Barcelona en la mitad de la clasificación, en los puestos 36 y 34. El informe destaca de ambas que, aunque sus habitantes disponen comparativamente de salarios medios inferiores a los de otras ciudades del mundo, el coste de la alimentación es comparativamente inferior. 

El estudio de Deutsche Bank señala que es el precio medio de la vivienda el que ha hecho que Madrid retroceda puestos. En la capital, los residentes destinan hoy una media de 992 euros, un 24% más que en 2017, al pago mensual de sus alquileres. El índice coge como patrón de medida las casas de dos habitaciones situadas en una zona residencial, y también aquí se ven los contrastes con otras ciudades del planeta. De las estudiadas, la más cara es Hong Kong, donde se pagan 3.234 euros, San Francisco (3.170 euros) y Nueva York (2.469 euros). Les siguen París (2.148 euros) y Londres (2.084 euros).

Más allá de un derecho como la vivienda, el estudio también compara el precio medio de otros caprichos, como una entrada de cine o una pinta de cerveza. Así, mientras que en Dubai una cerveza supera los 10 euros, en Madrid, el consumidor tiene que pagar 4,9 euros. La brecha también es notable a la hora de salir a ver una película. Por ejemplo, Zúrich, Londres y Oslo son las urbes más caras para ello, con un precio que oscila entre los 14 y los 16 euros, mientras que en Madrid, una entrada cuesta una media de 9,5 euros. Y sin palomitas, recalca el informe.
Con todos los datos recabados, el informe de Deutsche Bank sitúa a Wellington (Nueva Zelanda) como la mejor ciudad para vivir, seguida por Zúrich (Suiza), Copenhague (Dinamarca), Edimburgo (Escocia) y Viena (Austria). En los últimos puestos de la clasificación se encuentran Beijing (China), Rio de Janeiro (Brasil) y Manila (Filipinas). “El indicador de calidad de vida siempre es la medida más subjetiva de nuestro estudio”, puntualizan los analistas del banco. “Nuestro análisis no es una guía definitiva, pero sí un buen punto de partida para un debate”. Por su parte, el estudio de UBS, que lleva publicándose desde 1971 y que compara los precios de 128 bienes y servicios, así como el coste de vida medio de 15 profesiones, que representan a la población activa media, coloca a Zúrich (Suiza) como la ciudad más cara del mundo, por delante de Ginebra (Suiza) y de Oslo (Noruega).

En general, y según el Índice del Poder Adquisitivo del estudio, los habitantes de ciudades europeas y norteamericanas suelen disfrutar del mayor poder adquisitivo, mientras que Manama, la capital de Baréin, y Hong Kong constituyen las únicas aspirantes no transatlánticas entre las diez principales. Las capitales financieras del mundo, Nueva York y Londres, se sitúan en los puestos 10º y 23º, respectivamente. Por otra parte, Los Ángeles (Estados Unidos) ostenta el mayor poder adquisitivo del mundo en relación con elsalario de un empleado medio, lo que, por ejemplo les permite una capacidad de compra de casi una cuarta parte superior respecto a los habitantes de Nueva York.

Al aislar un único precio de los 128 analizados, las diferencias mundiales del poder adquisitivo resultan patentes. A modo de ejemplo, un corte de pelo estándar de mujer cuesta 94,32 dólares (81,75 euros) en Zúrich (Suiza), mientras que cuesta 22,60 dólares (19,59 euros) en Kiev (Ucrania), 12,17 dólares (10,5 euros) en Ciudad de México y 7,5 dólares (6,5 euros) en El Cairo (Egipto). No obstante, mientras que una mujer en Zúrich generalmente debe trabajar tan solo 3,05 horas para permitirse este servicio, el mismo gasto requiere 12,09 horas de trabajo en Kiev, 5,86 horas en Ciudad de México y 6,11 horas en El Cairo.

En este sentido, el responsable de inversiones de UBS Global Wealth Management, Mark Haefele, estima que “el poder adquisitivo resulta importante para todos nosotros como individuos e inversores, tanto si está planificando sus próximas vacaciones como si trata de entender los cambios a largo plazo en el poder económico”. Según Daniel Kalt, economista jefe y director de inversiones para Suiza de la firma, además de redactor jefe del estudio, lo relevante, al margan de que Zúrich encabeza la lista como la ciudad más cara del mundo, seguida muy de cerca de su rival suiza Ginebra, el informe indica claramente que “estamos presenciando mayor competencia procedente del extranjero, al quedar únicamente tres ciudades europeas entre las diez principales, las cuales perdieron todas terreno respecto a la edición de 2015 del informe”. Entre las que más posiciones escalan se encuentran ciudades como Doha (Qatar) o Dubai (Emiratos Árabes), además de Copenhague (Dinamarca), Manama (Baréin), Toronto (Canadá) o Taipei (China).

Cinco precios sorpresa


Lo que cuesta un iPhone. El precio es, según el informe de UBS, el doble en São Paulo que en la ciudad de Panamá: 2.002,99 dólares en la ciudad brasileña (1.737,11 euros)por el último modelo de teléfono de Apple en comparación con los 940,20 dólares (815,51 euros) en la capital panameña.

Cenar en Nueva York es caro. Una cena de tres platos para dos en la Gran Manzana cuesta 144 dólares (124 euros), 11 veces más que en la capital de Nigeria, Lagos.

Yakarta es el mejor lugar para ir al cine. En la capital de Indonesia cuesta ver una pelícuka 3,60 dólares (3,1 euros).

Estambul tiene el pollo más barato. En la capital turca un kilo de pollo frito cuesta 1,95 dólares (1,70 euros).

Noruega tiene el precio más alto de la gasolina. Frente los 0.38 dólares (0,32 euros) que cuesta el litro de este combustible en El Cairo (Egipto) en Oslo sube a los 2,01 dólares (1,74 euros).

Normas