¿Cómo afecta el nuevo escenario político en España a la Bolsa?

La posibilidad de un adelanto de las elecciones acelerará la corrección en el corto plazo

Los analistas descartan semejanzas con Italia

 AFP PHOTO  PIERRE-PHILIPPE MARCOU
/ AFP PHOTO / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

El ruido político vuelve a convertirse en el lastre para la Bolsa española. La posibilidad de una convocatoria elecciones tras la presentación de la moción de cesura del PSOE aceleró las ventas en el parqué madrileño. Si hasta el momento la estabilidad política de España hacía equilibrios, la sentencia por el juicio de la trama Gürtel ha sido la gota que colma el vaso y abre la puerta a la convocatoria de nuevos comicios.

“Los mercados estaban muy complacientes en las últimas semanas”, afirma Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4. Desde los mínimos anuales el Ibex 35 había logrado recuperarse y avanzaba más de un 6,5%, ascenso que le permitió entrar en ganancias en el año y llegar a superar los 10.100 puntos básicos, una recuperación que empieza a tambalearse. “Los riesgos que existían en el mercado se localizaban fuera de la política española”, apunta la experta. Además de Donald Trump y sus múltiples frentes abiertos, el otro elemento desestabilizador para los mercados, especialmente los periféricos, estaba en Italia. Descartada la salida de Italia del euro ahora los inversores aguardaban con expectación las políticas del nuevo gobierno centradas en el incremento del gasto público.

Gonzalo Sánchez, gestor de renta variable de Gesconsult, considera que el mercado no estaba valorando que el partido de Albert Rivera retirar su apoyo al Ejecutivo. Este movimiento seguirá presionando a la Bolsa en el corto plazo porque tanto si hay moción como si se convocan elecciones anticipadas el resultado es el mismo: una nueva consulta en las urnas para elegir Gobierno. El escenario que dibujan las últimas encuestas sobre intención de voto es visto por el gestor como favorable para el mercado. “En principio Ciudadanos que podría formar Gobierno con el apoyo del PP o del PSOE”, apunta Sánchez. No obstante, el experto no descarta que en el corto plazo la inestabilidad política gane la partida. Eso sí, advierte que España está lejos de ser Italia.

Una idea similar es la defendida por Barclays. La entidad señala en un informe que en caso de que se convocaran elecciones, el resultado sería favorable a una coalición mayoritaria de centro -izquierda (Ciudadanos y PSOE) o centro-derecha (Ciudadanos y PP, pero con un candidato distinto a Rajoy) más estable que el Gobierno actual y propicio a las reformas. “Las últimas encuestas del CIS sugieren que el PP ha estado perdiendo fuerza, un terreno que ha ido ocupando el partido de Rivera y es posible que en siga ganando cuota en los próximos meses” apunta Barclays en su informe.

Felipe López, de Self Bank, defiende que “llegados a este punto, las posibilidades de que el PP agote su legislatura son mínimas. Es cuestión de tiempo que haya un nuevo Gobierno”. El analista señala que el varapalo para el Ibex podría haber sido mayor si no fuera porque estaba parcialmente descontado que pudiera suceder algo así. “El Ejecutivo de Rajoy no ha sido en ningún momento un Gobierno fuerte. Ha encontrado muchas dificultades para promover reformas o para sacar adelante los presupuestos”, subraya. López considera que ante el panorama que se vislumbra muchos inversores se alejarán de la Bolsa española hasta que vean más clara la situación. “Para la renta variable, la incertidumbre política se traduce en incertidumbre regulatoria, de manera que podrían ser los sectores más sensibles a la regulación, como es caso de eléctricas y la banca mediana, los más penalizados”, concluye.

Desde MacroYield consideran que si bien el panorama político pasará factura a los mercados, su incidencia impacto no será tan relevante como los fue en 2015-2016 ante la expectativa generadas por un Gobierno entre PSOE y Podemos. “La incertidumbre política de la moción de censura, con el desafío independentista sin solucionar, elevará las primas de riesgo y perjudicará a los activos de riesgo españoles”, afirman.

Normas