La banca limita las transferencias inmediatas gratuitas a clientes con alta vinculación

Las comisiones que cobran van desde los 2 a los 17 euros

La ‘app’ de Bizum admitirá pagos de hasta 1.000 euros desde junio

transferencias bancos Ampliar foto

Realizar un pago por transferencia bancaria puede ser una odisea que se retrase hasta tres días si coincide con un fin de semana. Consciente de lo que suponen estas limitaciones temporales, la banca europea inauguró en noviembre de 2017 el sistema de trasferencias inmediatas –disponible los siete días de la semana y 24 horas al día– que garantiza que la operación se completa en 10 segundos. El servicio está disponible para operaciones dentro de la zona SEPA o Zona Única de Pagos en Euros, por sus siglas en inglés, que engloba los miembros del Espacio Económico Europeo, San Marino, Suiza y Mónaco.

La banca española se unió al programa en febrero. Más de una decena de entidades manifestaron su intención de participar pero, dos meses y medio después, solo ocho bancos –BBVA, Banco Sabadell, Banco Santander, CaixaBank, Bankia, Abanca, Liberbank y Kutxabank– tienen el servicio al completo disponible.

En cualquier caso, estas transferencias tienen dos condiciones que pueden reducir su utilidad para los clientes. El importe por operación está limitado a 15.000 euros y conllevan un coste fijado por el banco. BBVA, cobra 90 céntimos por cada transferencia y CaixaBank un 0,6% del importe enviado, con un mínimo de ocho euros, aunque desde el banco aseguran que puede variar según el grado de vinculación del cliente con la entidad. En Banco Santander, la comisión es del 0,6% de la cuantía transferida, con un mínimo de 17 euros.

Otras entidades han optado por ofrecer este servicio de forma gratuita. En Bankia, el servicio no tienen ningún coste para los clientes que tengan su nómina domiciliada, al igual que en Sabadell para los usuarios de la Cuenta Expansión.

Abanca cobra un euro adicional a la tarifa de las transferencias ordinarias, que son gratuitas para algunos clientes en función de su vinculación.

La forma de realizar la transferencia también hace variar el importe de la comisión. Así, Liberbank diferencia entre si la operación es realizada en oficina (con un coste del 0,35% del importe transferido, con un mínimo de cinco euros) o a través de la banca electrónica (gratuita para los clientes de Cuentas Online Sin y con una comisión de dos euros para el resto). También lo hace Kutxabank que reduce el importe a dos euros para los clientes con vinculación que realicen estas operaciones vía móvil o a través de la banca online.

Otras entidades están incorporando el servicio poco a poco. Las cuentas de ING únicamente pueden recibir transferencias inmediatas pero no realizarlas; y los usuarios de Evo Banco podrán recibirlas sin restricciones pero emitirlas solo en oficinas o a través de la banca telefónica.

Pendientes de la hora

Antes de que se pusiera en marcha este servicio, otras cuatro entidades ya ofrecían transferencias intradía dentro de la zona SEPA sin restricciones de importe ni comisiones: ING Direct, Self Bank, Evo Banco y Abanca. Las dos primeras garantizan la transferencia en el día si se realiza antes de las 13:00 horas. Abanca adelanta la hora de corte a las 12:00 y Evo Banco la retrasa una hora.
Este servicio también estaba disponible en el resto de bancos con las transferencias urgentes u Orden de Movimiento de Fondos (OMF). La operativa es distinta a la empleada para las transferencias ordinarias, pues utilizan el sistema TARGET2 de movimientos entre cuentas de tesorería del Banco de España entre entidades financieras. Independientemente del proceso, el cliente debe saber que la hora de corte para realizar estos traspasos son las cuatro de la tarde y la operación tiene una comisión elevada.

Para transferencias menores, la mayoría de los clientes usan Bizum, una aplicación para smartphones que permite el envío de dinero desde el móvil sin conocer el número de cuenta del receptor. Hasta ahora, el servicio permitía transferir entre 50 céntimos y 500 euros, aunque desde junio lo ampliará a 1.000 euros. Para utilizar Bizum, el cliente tiene que activar el servicio en su banco, proporcionarle el número de teléfono y descargarse la app de la entidad o la de Bizum asociada a dicho banco. En el momento de hacer el envío, solo deberá aportar el número de móvil o el correo electrónico del receptor.

ING es de los pocos bancos que no trabajan con Bizum porque cuenta con su propio servicio, Twyp, también disponible para el resto de entidades. Además de permitir la transferencia de dinero (sin límites), permite abonar una compra o retirar dinero en efectivo en algunos establecimientos, como Dia y las gasolineras Shell o Galp. La retirada de dinero está limitada a entre 20 y 150 euros por compra, siempre que la suma de esta y el efectivo no superen los 600 euros.

El servicio Self Money es el disponible para los clientes de Self Bank y, al igual que con Bizum o Twyp, solo hace falta conocer el móvil o correo electrónico del destinatario. Las transferencias están limitadas a 500 euros al día y 1.500 al mes.

Por otro lado, Evo Banco ha puesto en marcha Air Money, un servicio que permite enviar o solicitar hasta 1.000 euros por bluetooth sin coste y en tiempo real.

Los envíos de dinero a cuentas bancarias que no pertenecen a la zona SEPA no han evolucionado igual en los últimos meses. Los bancos informan que estas operaciones se demoran entre dos y cinco días, aunque se pueden realizar de modo urgente para que lleguen en el día, con elevadas comisiones. Santander One Pay FX, lanzado recientemente por el banco presidido por Ana Botín, podría cambiar la situación al ofrecer transferencias internacionales en un máximo de 24 horas. Por el momento, el servicio, que usa tecnología blockchain, solo está disponible para clientes particulares de España, Reino Unido, Brasil y Polonia, aunque cada uno de ellos puede realizar envíos solo a ciertos destinos.

Cuidado con los errores

  • No pueden anular. Si el cliente comete un error al realizar una transferencia inmediata, no podrá anularla, puesto que la operación se realiza en el instante. 
  • Coste de cancelación. Las transferencias ordinarias sí pueden anularse, siempre que el emisor perciba el error antes de la hora de corte establecida por el banco para procesar estas operaciones. Si ya ha sido ejecutada, habrá que notificar a la entidad el deseo de cancelarla, que llevará un coste de entre 20 y 30 euros, independientemente de que el banco consiga dar marcha atrás a la operación.
Normas