Azora prevé ingresar 454 millones con su OPS al fijar un precio inicial de 9,62 euros

La CNMV registra el folleto de salida a Bolsa que se llevará a cabo entre inversores institucionales

Previsiblemente empezará a cotizar el 11 de mayo

Fernando Gumuzio y Concha Osácar, fundadores de Azora.
Fernando Gumuzio y Concha Osácar, fundadores de Azora.

La compañía Azora Altus, firma de inversión y gestión de activos inmobiliarios, se acerca a su salida a Bolsa. La CNMV ha registrado el folleto de la empresa fundada en 2003 y liderada por Fernando Gumuzio y Concha Osácar para su oferta de suscripción de nuevas acciones, dirigida a inversores institucionales. Los coordinadores de la colocación son Goldman Sachs y UBS, mientras que en un segundo escalón están Fidentiis, ING, JB Capital,Jefferies y Kempen. También participan Norbolsa y Santander. 

Valoración

El documento señala que el precio "indicativo" se situará en 9,62 euros por acción lo que supone un importe aproximado de 454 millones de euros y valora el total de la empresa en 716,45 millones. La empresa emitirá 47,25 millones de nuevas acciones a un nominal de 1 euro. Los bancos coordinadores de podrán ampliar la oferta en un 10% en la denominada opción green shoe

La oferta se llevará a cabo mediante el procedimiento conocido como book building un sistema que permite al emisor recibir ofertas para comprar acciones de compradores potenciales antes de la colocación. Se espera que la compañía reciba estas propuestas de compra entre el 25 de abril y el 9 de mayo, en las que los interesados comunicarán el número de acciones que está dispuesto a pagar y el precio. El precio final se determinará al final de este periodo, el 9 de mayo. Al día siguiente se prevé la ejecución de las propuestas de venta de manera que inicie la cotización el 11 de mayo. 

La operación supondrá que los principales socios de Azora, Baztán Consultores (Concha Osácar) y Hermanos Béquer 10 (Fernando Gumuzio), que actualmente controlan el 50% de la compañía cada uno, diluirán su participación hasta el 32,26% entre los dos en caso de que se ejecute la opción de ampliar la oferta. Si no se agranda, retendrán el 34,9%. Ambos accionistas quedarán, sujetos a determinados compromisos de permanencia (lock up, en la jerga) durante los 360 días siguientes al día en que comiencen a cotizar las acciones.

En resumen, tras la ampliación de capital, Osácar se quedará entre el 15,51% y 16,56%; Gumuzio entre el 17,18% y el 18,34%; Canepa el 14,43% y 16,94%, miembros del consejo de administración entre el 0,15% y el 0,16%; miembros del equipo gestor entre el 1,30% y el 1,38%, y finalmente como free float (los inversores que acudan a la OPS) retendrán entre el 47,36% y 50,70%.

Compromisos de compra

El family office Canepa, creado en 2004 por Glenn Koach yTom Krasnecon, con sede en Miami  (Florida) y unos 275 millones de dólares bajo gestión se ha comprometido a entrar en el capital. La pactada, directamente y a través de la sociedad Tamerlane, filial de Canepa, asciende a cerca de 110 millones de euros. Así, entre ambas firmas controlarán el 15,17% del capital si Goldman y UBS amplían la operación.

El capital que cotizará libremente en Bolsa de Azora oscilará entre el 47,4% y el 50,7% en función de si se ejecuta esa opción de ampliar la colocación. 

La gestora Azora es conocida por ser el gestor externo de la socimi Hispania, que tiene unos activos inmobiliarios superiores a los 2.400 millones de euros y que actualmente se encuentra afectada por una opa de Blackstone que la valora en 1.900 millones. Además, Azora gestiona diversos fondos inmobiliarios con recursos de terceros y diversas propiedades. Por ejemplo, las socimis Colón Viviendas, Encasa Cibeles (en alianza con Goldman Sachs), el vehículo de inversión Lazora (creado en 2004) o Témpore (la socimi de la Sareb). En la actualidad, Azora gestiona, para sus fondos y para terceros, más de 11.000 viviendas en toda España.

La gestora salta al parqué con el objetivo de duplicar su cartera de activos inmobiliarios gestionados en los próximos cinco años, de forma que alcance los 8.000 millones de euros en 2022, frente a los 4.400 millones con que cerró 2017.

Una comisión millonaria

Azora se llevará una comisión de 173 millones de euros si triunfa la opa de Blackstone sobre Hispania, socimi de la que Azora es gestor externo. Así lo explica la compañía en su folleto, recogiendo los cálculos hechos por Blackstone en su anuncio de opa.

De esos 173 millones, el 50% irán a la compañía y el resto a varios beneficiarios. El 5,55% irá a Gumuzio y una cantidad similar a Osácar.

Dividendos

Una vez que el resultado de explotación se haya estabilizado, lo que espera que tenga lugar en 2022, Azora tiene la intención de distribuir dividendos a sus accionistas de una forma estable y recurrente por un importe al menos equivalente al 50% de los fondos de operaciones generados durante el año natural. Los fondos de operaciones son el resultado de restar al ebitda diversos impuestos y añadirle el efectivo derivado de la actividad de inversión. A modo de ejemplo, en 2017 este importe ascendió a 40,1 millones de euros. 

Azora explica que el 50% restante de los fondos de operaciones generados "se utilizará para financiar nuevas inversiones, en la medida en que haya oportunidades de inversión que aconsejen o recomienden mantener los fondos restantes, así como para el crecimiento general del negocio, con el objetivo de mejorar el retorno de los accionistas". 

Azora será la segunda compañía, después de Metrovacesa, que se estrene en Bolsa este año, un ejercicio en el que el sector inmobiliario seguirá teniendo un claro protagonismo en el parqué tras los estrenos en 2017 de Neinor Homes y Aedas Homes.

En los próximos meses también está previsto que empiecen a cotizar Testa Residencial, Vía Célere y Haya Real Estate, el servicer inmobiliario español propiedad del fondo estadounidense Cerberus. En paralelo, han debutado en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) socimis como Témpore, y la compañía a través de la que los March ostentan el centro comercial ABC de Serrano.

Qué comprará

Los 454 millones de la la ampliación de capital permitirán a Azora pasar a una nueva fase en la que más allá de gestores sean propietarios. Se espera que las áreas clave en las que se centre Azora continúen siendo principalmente los hoteles y los activos residenciales, así como en deuda con colateral inmobiliario.

Azora concreta que utilizará parte de ese dinero en "la adquisición de oportunidades de inversión".

“El objetivo final es ofrecer a los inversores una exposición a temáticas de inversión aún sin explotar, con el fin de alcanzar retornos del entorno del 15%", aseguró en el anuncio previo de su ampliación remitido a CNMV.

Negocio

Azora genera ingresos de tres segmentos de negocio. Primero, la gestión de inversiones y de activos inmobiliarios, que generó unos ingresos de 76,9 millones en 2017. Segundo, la conversión, que generó 12 millones y, tercero, la inversión directa (0,7 millones). La firma cerró el ejercicio 2017 con ingresos de 77,6 millones de euros, un 21,4% más que el año anterior, un beneficio bruto de explotación de 37,4 millones de euros, un 33,9% más y un resultado neto de 35,9 millones, lo que representa un 111,6% más.

Normas