Una huelga de personal no exime a las aerolíneas de compensar a los pasajeros afectados

El Tribunal de Justicia de la UE rechaza que sea una “circunstancia extraordinaria” ajena

Las indemnizaciones pueden ir de 250 a 600 euros en función de la distancia

Avion de la aerolínea TUI.
Avion de la aerolínea TUI.

Las aerolíneas deberán indemnizar a sus pasajeros por la cancelación de vuelos, o los importantes retrasos, generados por huelgas de su personal, según ha sentenciado el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

La Corte de Luxemburgo ha aclarado que un paro organizado por los pilotos u otros empleados de una compañía aérea no son una “circunstancia extraordinaria” o ajena a la empresa que le permita librarse de compensar a sus clientes.

El Reglamento de la UE sobre los derechos de los pasajeros establece indemnizaciones de 250, 400, o hasta 600 euros a los pasajeros afectados por huelgas en el seno de las aerolíneas, en función de la distancia a recorrer por el vuelo afectado.

La resolución del TJUE se enmarca en un aluvión de demandas contra la compañía TUIfly que se negó a compensar a sus pasajeros alegando que sufría una “huelga salvaje” e inesperada de trabajadores entre el 1 y el 10 de octubre de 2016.

TUIfly había anunciado un severo ajuste de personal a lo que la plantilla respondió elevando el índice de absentismo por enfermedad hasta el 89% entre el personal técnico de navegación y del 62% entre el personal de cabina.

Ni la huelga, ni su espontaneidad, aclara el Tribunal, eximen a la compañía de asumir su compromiso con los pasajeros que se vieron afectados durante aquellos 10 días de paros, puesto que la reestructuración de plantilla y la conflictividad laboral son parte de la actividad normal de cualquier compañía, aclara el fallo.

Desde reclamador.es, plataforma online de reclamaciones, recuerdan que los jueces españoles ya venían dando la razón a los consumidores prácticamente de forma unánime ante este tipo de conflictos.

Sin embargo, la jurisprudencia no estaba tan clara en otros países europeos como Alemania, que sí venían aceptando las huelgas de personal como una causa de fuerza mayor que puede impedir a las compañías ofrecer sus servicios.

Normas