Amper desvela su plan estratégico: sus acciones se disparan un 27%

La empresa, con adquisiciones en el punto de mira, multiplicará por cinco sus ingresos

Lanza un plan fiscal para recuperar bases imponibles y deducciones por 177 millones

amper Ampliar foto

El Grupo Amper ha desvelado hoy su plan estratégico 2018-2020, con tres grandes líneas de actividad, industria, tecnología y Latinoamérica y una previsión de fuerte crecimiento hasta 2020. Para lograrlo, la compañía ha asegurado que planea posibles adquisiciones. El mercado ha respondido con euforia. Las acciones de la empresa han subido este jueves más de un 27% hasta 0,24 euros.

Así, dentro del ámbito financiero, el proyecto de Amper contempla multiplicar los ingresos por cinco y el ebitda por diez entre 2017 y 2020. En la presentación, la empresa señala que contempla un beneficio neto de 10,72 millones de euros para este año, unas ventas de 157,87 millones y un ebitda de 13,92 millones. Estas cifras no incluyen el impacto positivo asociado a la plusvalía de venta de los negocios de Pacífico estimado en más de 20 millones.

A su vez, en 2019, el beneficio neto de Amper se situará en 26,91 millones de euros, las ventas alcanzarán los 288 millones y el ebitda será de 29,82 millones. En 2020, la empresa prevé ganar 37,6 millones, unas ventas de 349 millones y un ebitda de 40,6 millones.

En sus líneas de trabajo, dentro del área de tecnología, Amper atacará el segmento de acceso telecom y seguridad, con el desarrollo de productos, la expansión internacional y la apertura de nuevos sectores (logística, infraestructura industrial y energía). La firma prevé un aumento de su fuerza comercial. En Latinoamérica, impulsará las integraciones de soluciones globales de comunicación en colectividades (hospitales, penitenciarías, universidades, organismo públicos y privados), con alianzas estratégicas locales con ingenierías para proyectos llave en mano.

En la unidad industrial, Amper prevé un crecimiento en el sector de energías renovables de la mano de Nervión, adquirida en 2017. Además, impulsará nuevos proyectos en seguridad medioambiental (Fivemasa), y desarrollará nuevas soluciones en tecnología aplicada industrial, a través de su nueva división de I+D, Amper Robotics.

En cualquier caso, Amper ya ha previsto un fuerte crecimiento inorgánico de la mano de adquisiciones. La empresa explica “se encuentra en proceso de análisis y selección de diversas oportunidades de inversión”, que refuercen el plan estratégico en cualquiera de las líneas de negocio y generación de nuevas unidades productivas. Los criterios establecidos por la empresa se basan en las posibles oportunidades de mercado, en nichos de negocio escalables, y startups.

El grupo contempla el desarrollo de un programa de I+D centrado en la robótica, tecnología aplicada al sector industrial y las renovables, el big data aplicado a redes, el diseño de consolas inteligentes de comunicación y la seguridad medioambiental.

Amper ha establecido una estructura financiera para garantizar el cumplimiento del plan estratégico, basada en la financiación de circulante para el crecimiento orgánico, el uso de excedentes de tesorería (cash flow positivo), la normalización de líneas de crédito y el desarrollo y potenciación de líneas de comercio exterior y avales.

Entre otros factores de relevancia, Amper prevé recibir 49 millones de euros con el cierre definitivo de la venta de los negocios de Pacífico previsto para los próximos meses. La firma, que cerró en febrero una ampliación de capital de 4,9 millones, prevé cancelar la totalidad del tramo A de su deuda de 12,9 millones, asociado al cobro del negocio del Pacífico. “Sin deuda financiera sindicada, el Grupo Amper pasará a tener una posición de caja neta positiva superior a 30 millones, que permitirá acometer el crecimiento inorgánico accediendo a nuevas estructuras de recursos financieros de todo orden”, explica la compañía.

De igual forma, Amper ha lanzado un plan fiscal para el aprovechamiento de bases imponibles negativas y deducciones sin plazo de caducidad, que al cierre de 2017 ascendía a 177 millones de euros.

Además, ha señalado que el programa de I+D se financiará a través de programas de Tax-Lease, que la compañía está en proceso de poner en marcha durante este mes.

Amper vive una época de cambios drásticos, tras la llegada a la presidencia de Clemente Fernández, quien sustituyó a Jaime Espinosa de los Monteros a final del pasado año. Además, la empresa reestructuró completamente su consejo de administración, en un audaz movimiento previo a la junta de accionistas. Y es que Fernández acudió con una representación del capital que le daba la mayoría.

Estos movimientos han venido acompañados por cambios en el capital, en el que ha adquirido relevancia el inversor Eduardo Navarro (primer accionista con casi un 6% del capital) y la gestora Auriga, que ha otorgado distintos contratos de financiación a Amper durante los últimos dos años, ayudando a su supervivencia (aunque ha reducido su presencia en el capital en las últimas semanas).

De igual forma, y junto a la citada venta de los negocios en el Pacífico Sur, Amper vendió y liquidó los negocios en Ecuador, Panamá, Centroamérica Norte, Brasil Argentina y Venezuela por el bajo nivel de rentabilidad.

 

 

Normas