Cambiar de CEO en Volkswagen no basta

Quien sustituya a Matthias Mueller debe tener libertad para hacer reformas

Varios directivos de Volkswagen, entre ellos el CEO, Matthias Mueller (segundo por la izquierda) y el jefe de marca, Herbert Diess (primero por la derecha).
Varios directivos de Volkswagen, entre ellos el CEO, Matthias Mueller (segundo por la izquierda) y el jefe de marca, Herbert Diess (primero por la derecha).

Un nuevo jefe en Volkswagen solo resolvería sus problemas a medias. La compañía hizo pública el martes una críptica declaración en la que afirmaba estar considerando un “mayor desarrollo de la estructura de gestión”, que podría incluir un cambio en el puesto de CEO, ocupado por Matthias Mueller desde hace solo dos años y medio.

Sería un poco raro. El contrato de Mueller acaba en 2020, y los accionistas han obtenido un rendimiento anualizado incluyendo dividendos del 21% desde que asumió el control, al inicio del dieselgate. Eso es más del doble que en BMW y Daimler.

Sin embargo, si Mueller fuera reemplazado por el jefe de marca, Herbert Diess, como sugieren dos fuentes cercanas al asunto, eso aportaría una útil perspectiva externa a un grupo conocido por su introversión. Diess trabajó en BMW hasta 2015.

Eso es clave, ya que los inversores valoran la estructura corporativa del grupo –que incluye las motos Ducati, la marca premium Audi, los superdeportivos Lamborghini, camiones y autobuses– en una cantidad sustancialmente inferior a la suma de sus partes. Evercore ISI calcula que las marcas de camiones Scania y MAN tienen un valor combinado de hasta 30.000 millones, que no aparece en la cotización de VW. Por tanto, la venta o salida a Bolsa parcial de estos y otros negocios podría reducir el descuento del grupo respecto a BMW y Daimler, que cotizan con un múltiplo un 13% más alto.

La trampa es que, para que hubiera un nuevo amanecer, el consejo tendría que dar a Diess suficiente libertad. Según fuentes cercanas, hace dos meses Mueller estaba frustrado por la falta de apoyo a sus intentos de reforma. Los poderosos sindicatos del grupo se opusieron a los planes de venta de Ducati en 2018. Los grandes accionistas, como el land de Baja Sajonia, están menos preocupados por los beneficios que el inversor típico, mientras que el presidente Hans Dieter Poetsch, jefe de finanzas antes del dieselgate, carece de la distancia crítica desapasionada que habría traído un forastero.

Los inversores tienen esperanzas en Diess, pues la acción subió un 4,5% el martes, y es posible que el consejo de luz verde a los preparativos para la salida a Bolsa de las divisiones de camiones en su próxima reunión. Pero el nuevo CEO necesitará una mayor aceptación para tener éxito.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas