Por qué están las tecnológicas de EE UU en el ojo del huracán

Los inversores han sentido vértigo por el prolongado rally bursátil

Los expertos descartan que haya una burbuja como la de las puntocom

bolsa pulsa en la foto

Las grandes compañías tecnológicas de Estados Unidos han sido las protagonistas bursátiles de las últimas semanas. El escándalo de Facebook por revelar datos personales de millones de usuarios y las amenazas del presidente Donald Trump contra Amazon por abusar del sistema postal han provocado el desplome de las acciones de estas empresas, y han arrastrado a otras corporaciones que ofrecen servicios a través de internet. Desde el 16 de marzo, cuando estalló el caso Facebook, las cotización de las grandes tecnológicas norteamericanas (Alphabet -matriz de Google, Facebook, Amazon, Netflix y Apple) se ha reducido en más de 300.000 millones de dólares (245.000 millones de euros).

Esta fuerte caída tiene dos vertientes. Por un lado, están los casos particulares de Facebook y Amazon, cuya imagen pública se ha visto dañada y que pueden afrontar en los próximos meses revisiones de sus perspectivas de negocio. La segunda, en cambio, es más técnica, y tiene que ver con el prolongado rally alcista que han vivido las compañías tecnológicas.

El recuerdo de la crisis de las puntocom, el año 2000, está muy presente en el ánimo de los inversores. Entonces, las excesivas valoraciones de las nuevas compañías que utilizaban internet para prestar servicios acabaron explotando, llevándose por delante al índice tecnológico Nasdaq.

Pero las cosas han cambiado mucho desde entonces. Los nuevos reyes de internet ya no viven de promesas, sino de realidades. Facebook facturó en 2017 más de 40.000 millones de dólares y generó un beneficio de casi 16.000 millones. Como estos valores cotizan a múltiplos altos, algunos inversores han sentido vértigo y han aprovechado para recoger parte de las plusvalías que tenían.

“Facebook afronta riesgos reputacionales, pero los factores que convirtieron a la compañía en una de las mayores del mundo siguen intactos. Creemos que volverá a recuperar su valor objetivo”, explica Julián Pascual, presidente de la firma Buy & Hold.

Amazon, por más que tenga problemas con el actual presidente de Estados Unidos, genera unos ingresos de 178.000 millones de dólares, tiene presencia en todo el mundo y hasta ha comprado una cadena de supermercados por 14.000 millones de dólares.

Cinco de las 10 mayores compañías de Estados Unidos tienen un marcado perfil tecnológico: Apple, Microsoft, Amazon, Facebook y Alphabet. Las primeras son las dos mayores compañías del mundo en la actualidad y han tenido una corrección bursátil inferior al resto. Los inversores valoran su componente industrial y su enraizada base de clientes. Apple tiene una valoración bursátil de casi 900.000 millones de dólares y Microsoft de casi 700.000 millones.

Facebook: afronta un calvario procesal, pero con un negocio consolidado

Por qué están las tecnológicas de EE UU en el ojo del huracán

El caso Facebook tardará meses, e incluso años en resolverse. Su fundador, Zuckerberg, tendrá que comparecer ante el Congreso de Estados Unidos para explicar por qué los datos personales de 80 millones de usuarios de la red social fueron utilizados sin permiso, con fines políticos. También el Parlamento Europeo ha pedido su comparencia, y se avecinan regulaciones específicas para limitar el almacenamiento y el uso de información personal.
Pese a todo, “los efectos que el escándalo pueda tener en el crecimiento de la compañía y en el número de usuarios creemos que pueden ser marginales”, explica la firma Valentum. De momento, prácticamente no ha tenido impacto en cuanto a descargas de las aplicaciones del grupo (Facebook, Instagram y WhatsApp) en la plataforma de Apple, y la campaña para darse de baja de Facebook ha tenido por ahora 200.000 bajas, frente a los 2.000 millones de usuarios que tiene la compañia. “Pensamos que el escándalo acabará quedando en el olvido”, apunta la firma. La gran incógnita es el papel de los anunciantes, que representan el 95% de las ventas de Facebook, pero por ahora muy pocos han anunciado que dejarán esta red social.

Amazon: acosada por las amenazas de Donald Trump

Por qué están las tecnológicas de EE UU en el ojo del huracán

El gigante de las ventas por Internet fue acusado esta semana por Donald Trump de estar pagando demasiado poco al servicio postal norteamericano por los paquetes que reparte, de destruir empleo y de arruinar al pequeño comercio. El mandatario también ha arremetido contra el diario The Washington Post, propiedad del fundador y máximo accionista de Amazon, Jeff Bezos. Las acciones de la compañía, que ya habían tenido unas semanas difíciles, tuvieron varios días de caídas, tras las amenazas de Trump. Sin embargo, ¿hay alguna base real para esta corrección bursátil? Muchos expertos creen que no. “Hemos aprovechado las caídas para aumentar nuestra posición, porque no creemos que los tuits del presidente Trump vayan a tener un impacto sobre las cuentas de la compañía”, explicaba recientemente James Wang, analista de la firma ARK Invest. A su juicio, a pesar de que pueda haber unas semanas de volatilidad, la cuenta de resultados de Amazon va a seguir viéndose impulsada por su fuerte diversificación geográfica y la tendencia imparable de aumento de la compraventa de artículos a través de internet. Además, la firma tiene una gama de productos y servicios cada vez más amplia.

Google: un potencial de revalorización del 24% en un año

otor de búsqueda de google.
otor de búsqueda de google.

Alphabet, la matriz de Google y propietaria de Youtube, es una de las firmas que más directamente ha sufrido los avatares de Facebook. Al igual que la red social, el buscador y todas sus aplicaciones (Google Maps, Gmail...) acumulan una cantidad ingente de datos de sus usuarios y sus ingresos dependen en buena medida de la pubilicidad que insertan las compañías anunciantes. Un potencial cambio regulatorio que exigiera mayor prevención en la protección de datos personales podría afectar al grupo. Sin embargo, sus fuentes de ingresos cada vez son más diversas y el grado de penetración de sus aplicaciones es enorme. El año pasado generó ingresos por 110.885 millones de dólares, y los analistas consideran que tiene los mimbres para mantener tasas de crecimiento superiores al 10%. Con las ingentes cifras de generación de caja, Alphabet está aprovechando para invertir en sectores con potencial de desarrollo, como las biotecnologías (Calico, que investiga sobre longevidad) o el desarrollo de coches autónomos. De los 44 analistas que emiten informes sobre Alphabet, 38 recomiendan incrementar la posición. El potencial de revalorización estimado en un año es del 24%.

Netflix: vértigo tras multiplicar por 10 su valor en cinco años

Por qué están las tecnológicas de EE UU en el ojo del huracán

Las acciones de Netflix valían hace cinco años 23 dólares. Hoy cotizan en cerca de 300 dólares. Su evolución ha sido una de las más fulgurantes de Wall Street en los últimos años. La plataforma de emisión de películas y series a través de internet ha sacudido los cimientos de la industria audiovisual y se ha convertido en una de las mayores productoras de contenidos del mundo. Su imparable ascenso provocó que cotizara con unos múltiplos muy caros, por lo que, cuando se conocieron los problemas de Facebook, Netflix sufrió una importante corrección. En pocas sesiones, la compañía llegó a perder casi un 20%, lo que provocó que los cazadores de gangas entraran en el capital. “Algunos analistas han puesto el foco en la desaceleración del número de suscriptores en Estados Unidos, pero la clave de esta compañía es su capacidad de seguir aumentando su penetración en otros países, especialmente en países en vías de desarrollo”, explican desde la firma MKM Partners. La compañía registró el año pasado unos ingresos de 11.690 millones de dólares y su capitalización bursátil asciende a 123.000 millones de euros. La mayoría de firmas recomienda mantener o aumentar la inversión en Netflix aunque, a los precios actuales, tampoco esperan mucho margen de revalorización.

Normas