Hacienda lanza una campaña de control de las criptomonedas y pide datos a 60 entidades

Emite requerimientos para bancos, intermediarios y empresas

La Agencia Tributaria valorará si inicia procesos de investigación

Hacienda lanza una campaña de control de las criptomonedas y pide datos a 60 entidades
AFP

La Agencia Tributaria ha lanzado una campaña de control sobre las criptomonedas. En concreto, ha enviado requerimientos de control a 60 entidades que intervienen en la adquisición o venta de divisas virtuales como el bitcóin. Entre las compañías afectadas se encuentran entidades financieras, intermediarios y empresas que admiten pagos con criptomonedas.

Fuentes de la Agencia Tributaria han informado de que los requerimientos pretenden obtener información adicional y realizar un análisis más exhaustivo. Tras este proceso, Hacienda valorará el inicio de posibles aperturas de investigaciones o inspecciones. 

En total, son 16 entidades financieras, que cuentan con sede social o sucursales en España, las que han sido requeridas por la Agencia Tributaria. El objetivo de Hacienda es obtener información sobre cuentas bancarias que sean origen o destino de transferencias que, a su vez, tengan como destino u origen cuentas bancarias de casas de cambio de criptomonedas. La Agencia Tributaria ha exigido a las entidades financieras que faciliten datos sobre la titularidad de las cuentas, el número e importe de los cargos y la identificación de tarjetas.

Respecto a los intermediarios, la Agencia Tributaria ha emitido una decena de requerimientos de información a casas de cambio, pasarelas de pago y compañías relacionadas con cajeros automáticos que permiten el intercambio de euros y criptomonedas. En este caso, Hacienda reclama información sobre su actividad, la identificación de compradores y vendedores y los importes de las transacciones. También quiere saber la Agencia Tributaria qué tipo de cambio se utiliza y las comisiones en euros que se cobran. Además, se solicita información sobre los contratos de arrendamiento y gestión de los cajeros.

Hacienda también ha remitido requerimientos de información a 40 empresas que ofrecen en internet a sus clientes la posibilidad de pagar con criptomonedas. Los funcionarios de la Agencia Tributaria quieren conocer el volumen de facturación cobrado con las divisas virtuales, las facturas y tiques de los productos que han sido pagados con criptomonedas, la identificación de los clientes y los criterios de contabilización y del tipo de cambio aplicado. 

El Plan de Control Tributario de 2018, que marca las líneas generales de la actuación de Hacienda en su lucha contra el fraude fiscal ya puso la lupa sobre este negocio. "La utilización por el crimen organizado de la internet profunda, o deep web, para el tráfico y comercio de todo tipo de bienes ilícitos, así como el empleo de criptomonedas tipo bitcóin o similar como medios de pago, es uno de los desafíos más exigentes en la actualidad", sostiene el documento de la Agencia Tributaria. Hacienda le preocupa especialmente el uso de criptomonedas en el blanqueo de capitales.

Riesgo de blanqueo de capitales

Fuentes financieras aseveraban ayer que la banca tradicional no opera directamente con criptomonedas. A falta de conocer la petición concreta de Hacienda, el sector entiende que la lupa se pondrá en sus contrapartidas y en los clientes que operen con monedas virtuales. El foco será más intenso, prevén, sobre las nuevas firmas financieras tecnológicas (fintech), especializadas en criptodivisas.

El incremento del control fiscal de las monedas virtuales se enmarca en una ofensiva general de las autoridades para elevar la vigilancia sobre este nuevo modelo de pagos. Ante el auge en la negociación de divisas como el bitcoin, y su repercusión mediática, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) emitieron un comunicado conjunto el pasado febrero advirtiendo al mercado que “hasta la fecha, ninguna emisión de criptomoneda” ha sido “registrada, autorizada o verificada por ningún organismos supervisor en España” por lo que carecen de “las garantías o protecciones previstas en la normativa relativa a productos bancarios o de inversión”. Esta situación, alertaban las autoridades, hace que las inversiones en criptodivisas sean “especialmente vulnerables al fraude, a la manipulación de precios o a otras actividades ilícitas”, incluyendo casos detectados “estafas y esquemas piramidales” así como su uso para “blanquear capitales”, que es el ámbito que más preocupa a Hacienda.

El Banco de España y la CNMV destacaban además que ni las criptomonedas ni los actores implicados en su comercialización directa están regulados en la Unión Europea, lo que también ha suscitado advertencias de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) y de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO).

Nueva tecnología, trazabilidad y burbujas

El blockchain. Las criptomonedas están basadas en una novedosa tecnología llamada blockchain (cadena de bloques) que permite generar, transferir y almacenar archivos únicos con seguridad. Aunque sus aplicaciones son múltiples, y no falta quien lo compara con la revolución que supuso Internet, de momento sus características han impulsado su uso para la creación de monedas virtuales. Estas nacen con una enorme trazabilidad, que permite seguir su recorrido una vez identificadas, pero la falta de regulación mantiene de momento buena parte de la operativa por debajo del radar de las autoridades.

Volatilidad. La criptomoneda más célebre es el bitcoin, que ha ganado presencia mediática por su alta volatilidad. Tanto el Banco de España como la CNMV han advertido a los inversores que su cotización refleja “patrones propios de burbujas especulativas, acompañadas de variaciones extremas de sus precios”. Un bitcoin valía 850 dólares a comienzos de 2017 pero a finales de año se situaba en los 19.000 dólares. Desde ahí ha caído al entorno de los 6.700 de ayer con descensos de hasta el 20% en una sola sesión.

Normas