Pedro Sánchez: “El sistema fiscal hace agua, la gran empresa debe tributar como mínimo al 15%”

Defiende elevar el impuesto sobre sociedades, gravar más a la banca y subir el IRPF a las rentas altas para recaudar más

No descarta presentar una moción de censura a Rajoy y defiende que el Gobierno debería adelantar las elecciones si no se aprueban los Presupuestos

Los tiempos convulsos que ha vivido el PSOE han dejado cicatrices. Una de ellas se refleja en que el líder del partido de la oposición no es diputado. No puede enfrentarse así ante el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Pleno del Congreso, en el debate del Estado de la nación o en el de totalidad de los Presupuestos de 2018 que se celebrará a finales de abril. Hacer oposición fuera del hemiciclo es complicado y lo sabe bien Pedro Sánchez.

Sin poder enfrentarse a Rajoy, el secretario general del PSOE propuso batirse ante el director de Cinco Días, Ricardo de Querol, y el de El Economista, Amador García Ayora, en un encuentro retransmitido en directo, para dar su visión sobre los Presupuestos pactados por el Gobierno con Ciudadanos.

Sánchez empezó tajante y aseguró que su partido votará en contra de unos “Presupuestos ideológicos que son lesivos para la clase media trabajadora”.

Buena parte de la conversión giró en torno a los ingresos fiscales y, en particular, acerca de si es posible mantener una política social de peso sin caer en desequilibrios en las cuentas públicas y elevando el déficit público. Sánchez respondió que sí.

“Nosotros creemos que hay que hacer una reforma fiscal. Tenemos un sistema fiscal que hace agua”, defendió. Entre las medidas que propuso destacó establecer un pago mínimo del 15% a las grandes empresas en Sociedades, cuyo gravamen efectivo se sitúa hoy en torno al 7%. “Me parece que las grandes corporaciones de este país deberán pagar como mínimo un 15%. Claro que hay margen de mejora en la recaudación sin tocar los impuestos a la clase media trabajadora”, apuntó.

Sánchez defendió elevar el IRPF a las rentas altas. ¿Y cuáles son? No quiso dar detalles, pero sí que sugirió que el umbral se fijaría en niveles elevados. “En la reforma fiscal que proponemos somos partidarios de subir los tipos a las rentas más altas. El límite estará muy por encima de 60.000 euros”. Una medida así afecta a pocos contribuyentes y, por lo tanto, la capacidad recaudatoria es escasa.

Más allá del detalle, el líder del PSOE defendió que el proyecto del Gobierno de Rajoy es equivocado en la medida en que dibuja un escenario en el que los ingresos públicos suponen en torno al 38% del PIB, un nivel que acerca a España a países anglosajones o de Europa del Este como Bulgaria. “Necesitamos una reforma fiscal para ingresar por encima del 40% del PIB”, concluyó.

Ante las dudas de los periodistas a sus planes, insistió en que su proyecto es creíble. “Se puede reducir la deuda, cumplir el objetivo de déficit y hacer políticas más redistributivas”, insistió. Cuando le preguntaron si no era mejor negociar con Rajoy a que España se quede sin Presupuesto, Sánchez aseguró que el proyecto del Gobierno “no redistribuye el crecimiento, redistribuye la desigualdad.”

El debate subió de tono cuando llegó el turno de las pensiones. “No se puede convertir en mercancía lo que es un derecho”, señaló respecto a la propuesta del Gobierno, que contempla elevar un 3% las pensiones mínimas y no contributivas, un 2% las de viudedad y en torno a un 1% y un 1,5% las contributivas más bajas.

–“Si el Gobierno lleva al Congreso un decreto con la subida de las pensiones, ¿el PSOE lo apoyará?”, preguntó Querol.

–“No podemos pronunciarnos sobre hipótesis”, evitó responder Sánchez. Pero sí que señaló que si un Gobierno no puede aprobar los Presupuestos debería adelantar las elecciones, como hizo Felipe González cuando no logró apoyos en 1995. O, como mínimo, presentar una cuestión de confianza. “No descartamos una moción de censura a Rajoy”, avisó. Ante la posibilidad que su propuesta fuera apoyada por los independentistas, Sánchez señaló que buscaría el apoyo de Ciudadanos y Podemos.

El PSOE presentará la próxima semana un proyecto de Presupuestos alternativo, que contempla establecer un recargo del 8% en el impuesto sobre sociedades que recaería sobre la banca. Se trata de una figura idéntica, con el mismo tipo nominal, que el tributo que ya existe en el Reino Unido. Los socialistas también abogan por un impuesto sobre transacciones financieras. La recaudación de ambas medidas fiscales iría a financiar las pensiones. “Soy contrario a subir las cotizaciones sociales y proponemos eliminar el factor de sostenibilidad para acabar con la dictadura de las subidas del 0,25%”, señaló.

El director de Cinco Días afeó que el PSOE se levantara de la mesa de la reforma del sistema educativo. “Nos levantamos porque el Gobierno planteaba gastar el 3,7% del PIB frente a casi el 5% de la media europea”, se defendió Sánchez. Y señaló que su propuesta no es que España alcance el promedio de un año para otro, pero sí incrementar progresivamente. “Si el Gobierno nos asegura la inversión en educación de un 5% del PIB para los próximos años nos sentaremos otra vez”, dijo.

Sobre la decisión de la Justicia alemana de dejar en libertad bajo fianza al expresidente de la Generalitat de Cataluña, Sánchez reclamó que “se forme un Gobierno cuanto antes en Cataluña”. Y fue claro respecto al futuro que espera para el político catalán. “Defiendo que se extradite a Puigdemont para que rinda cuentas con la justicia”. Y añadió: “El independentismo tiene que emanciparse de Puigdemont”.

En clave madrileña, Sánchez defendió la moción de censura contra la presidenta Cristina Cifuentes. “Cada segundo que pasa queda más claro que no hizo el máster. Vamos a hacer todo lo posible para que no termine la legislatura”, señaló.

El líder del PSOE también mostró el rumbo que quiere para su partido tras las elecciones. ¿Llegar a algún entendimiento con la derecha como en Alemania? “No, una coalición de izquierdas como en Portugal”.

Normas