El Gobierno premia a funcionarios y jubilados en un Presupuesto preelectoral

Montoro presenta un proyecto de ley con rebajas del IRPF y subidas del gasto que no tiene el apoyo garantizado del Congreso

Moncloa fía el cumplimiento del déficit comprometido con Bruselas al incremento de la recaudación tributaria

El Gobierno premia a funcionarios y jubilados en un Presupuesto preelectoral pulsa en la foto

Fiesta. Los españoles pagarán menos impuestos y al mismo tiempo, los pensionistas cobrarán más dinero del que indica el factor de sostenibilidad y los funcionarios verán aumentada su nómina. Además, todo ello será posible reduciendo la deuda y el déficit público y cumpliendo la senda de estabilidad comprometida con Bruselas. Así son las líneas generales de los Presupuestos Generales del Estado que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó hoy en el Congreso de los Diputados.

El Proyecto de Ley ha sido negociado con Ciudadanos, pero el Gobierno precisa de más apoyos para superar el trámite parlamentario y no será sencillo que los obtenga. Para que las cuentas que presentó Montoro lleguen al Boletín Oficial del Estado (BOE) es preciso la participación del PNV. Y los nacionalistas aseguran que no moverán un dedo mientras dure la intervención de la Generalitat de Cataluña a través del artículo 155. Otra opción es que el PSOE se abstuviera, una opción que su líder, Pedro Sánchez, rechaza con contundencia.

Las claves del Presupuesto

Pensiones. El proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2018 que el Gobierno presentará hoy en el Congreso contempla un incremento de las pensiones mínimas y no contributivas del 3%. Las prestaciones contributivas aumentan entre un 1% y un 1,5%.

Rebaja fiscal. El umbral de tributación se eleva de 12.000 euros a 14.000 euros en el IRPF. Además, el impuesto se reducirá para los que ganan menos de 18.000 euros.

Funcionarios. El Presupuesto contempla un incremento del 1,75% del sueldo de los funcionarios. El aumento forma parte del pacto alcanzado con los sindicatos. El acuerdo incluye una subida salarial acumulada de como mínimo el 6,1% y que podría llegar al 7,42% en función de la situación económica.

Déficit público. España se ha comprometido con Bruselas a rebajar su déficit público al 2,2% del PIB a finales de este ejercicio, lo que supone un ajuste en torno a los 10.000 millones. Hacienda confía en que la recaudación tributaria aumente un 6%.

Empieza ahora un juego parlamentario, cuyo desenlace dependerá en buena medida de lo que suceda en otro Parlamento, el catalán. Si los independentistas forman Gobierno, Rajoy levantará el 155 y el pacto con el PNV será más factible.

Con independencia de que superen o no el trámite parlamentario, los Presupuestos de 2018 que entregó Montoro bien pueden servir como aval electoral al PP y Ciudadanos, los dos partidos que han negociado el proyecto. Y ello es así porque el Presupuesto contempla medidas populares. A pesar de que no estaba previsto inicialmente, las masivas protestas de los jubilados en distintas ciudades españolas han logrado que Hacienda incluya una subida de las pensiones no contributivas, mínimas, de viudedad y las contributivas bajas. El envejecimiento demográfico también provoca que el peso electoral de los jubilados sea cada vez mayor.

En concreto, la pensión mínima y no contributiva subirá un 3% con carácter retroactivo desde enero. El aumento será del 1,5% para pensiones contributivas hasta 700 euros mensuales y del 1% para aquellas que se encuentran entre 700  euros y 860 euros. También las pensiones de viudedad aumentarán en 450 euros al año de media. Los beneficiarios del incremento de las prestaciones suman 5,7 millones de pensionistas. 

También las rebajas fiscales suelen ubicarse en períodos prelectorales y esta vez no ha sido una excepción. El proyecto de Presupuestos contempla elevar el mínimo de tributación de 12.000 euros a 14.000 euros en el IRPF y rebajar el impuesto a quien gane menos de 18.000 euros. Esta medida beneficia a asalariados y también a pensionistas. La prestación de jubilación tiene la consideración de rendimiento del trabajo en el IRPF. Un millón de pensionistas verán su prestación neta aumentada como efecto de la rebaja fiscal. La reducción de impuesto sobre la renta beneficiará a 3,5 millones de contribuyentes, incluyendo a asalariados y jubilados.

Para los funcionarios, los Presupuestos también llevan buenas noticias. En concreto, la mayor subida salarial desde 2009. Los sueldos públicos aumentarán un 1,75%. El incremento será muy superior para guardias civiles y policías nacionales, que verán como su sueldo se homologa a las cuerpos de seguridad autonómicos. Hacienda señala que por primera vez se creará empleo público neto. 

Para hacer posible el aumento del gasto y la rebaja fiscal, Hacienda confía en que la economía española crecerá más de lo estimado inicialmente y ello generará a su vez un aumento notable de la recaudación tributaria. El cuadro macroeconómico contempla que la economía crezca un 2,7%, cuatro décimas más que en la anterior estimación oficial. El impacto de la crisis política en Cataluña ha sido inferior a la que se auguró y el Ejecutivo cree que no se volverán a los picos de tensión registrados el pasado octubre. Si se tiene en cuenta los precios, el PIB nominal avanzará un 4,3%, el incremento más elevado desde 2007.

Hacienda defiende que el avance de la actividad y de los precios provocará que los ingresos tributarios aumenten un 6% y la recaudación alcance los 210.015 millones de euros, el importe más elevado en números absolutos.

Montoro aseguró que estos son los Presupuestos “más sociales de la historia”, donde se destinan 196.782 millones a gasto social, el 56% total de las cuentas consolidadas. La mayor parte de esta cifra se la llevan las pensiones. Las prestaciones por jubilación son la única partida social que no ha sufrido ningún recorte durante la crisis económica. En 2018, el Estado gastará 144.834 millones en pensiones, la mayor cifra de la historia y un 3,7% más que el año anterior.

La educación y la sanidad, dos de los pilares del Estado de bienestar son gestionados por las comunidades. Los Gobiernos autonómicos recibirán transferencias del Estado por 105.020 millones, un 4% más. La mejora para los ayuntamientos es menor y su financiación aumenta un 1,4%.

Normas