Las mejoras de las pensiones oscilan entre 100 y 450 euros más al año de media

Los empresarios y trabajadores pagarán un 3,9% más para pagar prestaciones

Las bases máximas de cotización crecerán un 1,4% y los salarios una media del 1,1%

pensiones pulsa en la foto

El Gobierno ha incluido en su anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 su propuesta para mejorar cerca de 6 millones de pensiones más bajas y de viudedad. Estas subidas anunciadas por el Ejecutivo recientemente supondrán 1.000 millones de euros, con lo que el gasto total en pensiones ascenderá este año a 144.834 millones de euros, 5.188 millones más que lo presupuestado para el año pasado.

Pero ¿cómo se distribuirán estos 1.097 millones de mejoras de pensiones? En concreto, estas subidas supondrán unos 450 euros más al año de media para medio millón de pensiones de viudedad; 250 euros más al año para 2,4 millones de perceptores de pensiones mínimas; y 100 euros más al año para otros 2,4 millones de beneficiarios de pensiones de menos de 9.800 euros brutos al año y aquellos que cobran entre 9.800 y 12.040 euros anuales.

De esta forma, a la revalorización mínima generalizada del 0,25% de todas las pensiones contributivas tal y como marca la ley, habría que sumar estas mejoras que supondrán que las pensiones mínimas crecerán un 3%; las de viudedad aumentan su base reguladora dos puntos, al 54% y las más bajas (de menos de 9.800 euros al año) un 1,5% y un 1% el resto (aquellas de entre 9.800 y 12.040 euros al año). Asimismo, 450.000 beneficiarios de pensiones no contributivas verán aumentar su prestación un 3%.

Las grandes cifras

En total, incluyendo las operaciones financieras, la Seguridad Social tendrá un presupuesto total de 149.967 millones de euros para este año, lo que supone un 3,5% más que el año anterior y representa el 12,4% del PIB. Este presupuesto incluye el crédito de 15.164 millones de euros del Estado a la Seguridad Social para pagar pensiones contributivas, este préstamo que otorga el Tesoro es un 49% superior al concedido en 2017.

La principal fuente de financiación del sistema siguen siendo las cotizaciones sociales de donde salen casi ocho de cada diez euros que se destinan al pago de pensiones. El Ejecutivo prevé que en 2018 se recaude por medio de estas cuotas que pagan empresarios, trabajadores un total de 114.916 millones de euros, un 3,9% más que el año pasado. Esta previsión es más modesta que en 2018 cuando se estimó que empresarios y trabajadores aportarían un 6,9% más al pago de pensiones. Dentro de este capítulo de ingresos se incluye también las cotizaciones que el Estado paga por las cotizaciones de los desempleados que cobran prestación por valor de 6.607 millones de euros, un 0,2% más que el año pasado.

Para llegar a este incremento de los ingresos por cotizaciones, los técnicos de la Seguridad Social han calculado un crecimiento económico del 2,7%, un aumento del empleo del 2,5%, y el crecimiento de los salarios y, por tanto de las bases de cotización, del 1,1%. Asismismo, prevén que las bases máximas de cotización crezcan un 1,4% respecto a 2017.

Junto a las cotizaciones sociales, la otra gran fuente de financiación de la Seguridad Social son las transferencias que le realiza el Estado. Este año este capítulo de ingresos ascenderá a 13.558 millones de euros, un 3,6% más. Dentro de esta partida destacan los 7.329 millones de euros que se destinarán a financiar complementos a mínimos, un 2% más. Se trata de las ayudas --financiadas con impuestos y no con cotizaciones-- destinadas a que las personas que no han cotizado lo suficiente para llegar a la pensión mínima reciben para poder cobrar dicha cuantía mínima legal.

Normas