Google y Amazon, dos colosos digitales y multisectoriales

De buscador y tienda de libros online a tejer dos imperios en la red

Su dominio en múltiples mercados les lleva a sumar un valor en Bolsa de casi 1,5 billones de dólares

Logo de Amazon en un edificio de San José, Costa Rica.
Logo de Amazon en un edificio de San José, Costa Rica.

Ni Google ni Amazon son sombra de lo que fueron en sus orígenes. Y ello pese a su juventud. La primera fue fundada por Larry Page y Sergey Brin en 1997, con la misión, decían, de organizar la información del mundo, y lanzaron un buscador. La segunda nació como una tienda online de libros en 1994 de la mano del entonces desconocido Jeff Bezos (hoy el hombre más rico del mundo). Desde entonces, la diversificación de sus negocios ha sido tal que se han convertido en poco tiempo en gigantescas corporaciones holdings multisectoriales y planetarias.

Google –cuenta ya con una matriz llamada Alphabet– es hoy el mayor gigante de internet. Junto a su omnipresente buscador, dispone de la mayor plataforma de vídeo del mundo (Youtube), que es además una enorme red social. Y ha pasado también a ser líder en movilidad con Android (en España más del 90% de los terminales móviles usa el sistema operativo de Google). La compañía, que encabeza el negocio de la publicidad digital, es igualmente un jugador muy relevante tanto en el área de servicios en la nube como en las de inteligencia artificial y el coche autónomo. Parcelas clave para dominar el futuro.

Amazon también evolucionó a una velocidad de vértigo, revolucionando el sector del retail (apostando por la personalización, su servicio de suscripción Amazon Prime y su modelo de servicio posventa) y cambiando la forma en que hoy compramos. En la actualidad, casi ninguna categoría de producto escapa a la tienda del rey del ecommerce: muebles, electrodomésticos, ropa, comida, bebidas, juguetes… Pero, tras comprar Whole Foods en junio de 2017, ahora ambiciona controlar el mundo físico. Además, lidera negocios como la computación en la nube y la logística, y acelera en finanzas y domótica. 

El protagonismo de estas dos compañías en la era digital les ha llevado a ser dos de las empresas más valiosas del mundo junto a Apple. Google vale hoy en Bolsa más de 701.000 millones de dólares y Amazon, unos 670.000 millones.

Ambas empresas, que en un principio no chocaban en ningún mercado, se encuentran cada vez en más frentes comunes. Las dos ofrecen servicios en la nube (Google Cloud y Amazon Web Services), las dos están haciendo importantes inversiones en inteligencia artificial, las dos rivalizan en contenidos audiovisuales (Youtube y Amazon Video) y ambas se baten en duelo con sus altavoces y asistentes virtuales (Alexa y Google Home), conocedoras de que pronto los usuarios interactuaremos con todos los dispositivos mediante la voz.

Pero una de las mayores batallas las libran en su negocio más tradicional: Amazon se ha convertido en un buscador de productos (y empieza a competir con Google por la publicidad digital) y Google Shopping y Google Express son un agregador de productos y una plataforma de envío rápido que rivalizan con las propuestas de Amazon. Así que tanto en sus negocios tradicionales como en los de futuro, las que a día de hoy son probablemente las compañías más innovadoras del mundo están llamadas a encontrarse y, por supuesto, esto no es una casualidad.

Normas