Último intento para resucitar el pacto de las pensiones

Los partidos deberán fijar sus posiciones la próxima semana

PSOE y Podemos mantienen sus exigencias de revalorización

pensiones
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante la sesión de control al Ejecutivo celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados. EFE

Los portavoces de los partidos en la Comisión del Pacto de Toledo, que estudia las futuras reformas del sistema de pensiones, mantuvieron este miércoles su reunión semanal. El objetivo de la mayoría de estos diputados era ayer intentar recomponer la negociación de las recomendaciones que esta comisión hará al Gobierno actual y a los que vengan en los próximos cinco años para reformar y hacer sostenible la Seguridad Social.

Esta negociación había quedado notablemente resquebrajada en las últimas semanas por el encallamiento de las conversaciones en una sola cuestión: la revalorización de las pensiones según el IPC u otros indicadores que logren que los pensionistas mantengan el poder adquisitivo, tal y como demanda la mayoría de la oposición con distintos matices.

El PP y el Gobierno se han resistido a esta exigencia y quieren reconducir las negociaciones del Pacto de Toledo hacia reflexiones más generales que permitan llegar a un consenso.

Y es que esa ha sido hasta ahora la metodología de trabajo en las sucesivas comisiones que han renovado desde 1995, cada cinco años, las recomendaciones del Pacto de Toledo. Tras consensuar las recomendaciones en el seno del Congreso de los Diputados, son los Gobiernos, con mayor o menor consenso parlamentario y de los agentes sociales, los que plasman los consejos acordados en medidas legislativas concretas.

Debido a la hegemonía que habían tenido tradicionalmente PP y PSOE el consenso entre ambos partidos había sido la base de estos acuerdos del Pacto de Toledo, pero la diseminación de las fuerzas del arco parlamentario esta legislatura “parece que está cambiando la filosofía de trabajo de esta comisión”, se queja uno diputados que ha estado presente en la negociación de varios acuerdos previos.

“El Pacto de Toledo no está para cerrar medidas concretas, como la revalorización puntual de las pensiones un año, sino para consensuar las líneas generales por dónde deberán ir las reformas en los próximos años”, aseguraba otro diputado.

Por eso, este miércoles los portavoces de esta comisión llegaron a un acuerdo que aparentemente les hace retroceder a la casilla de salida pero que, en realidad, es un último intento de resucitar el espíritu de lo que ha sido el Pacto de Toledo hasta la fecha. Este acuerdo alcanzado les compromete a que, en su reunión del próximo martes, todos deberán fijar sus posturas acerca de cuatro grandes temas: suficiencia de las pensiones y mantenimiento de poder adquisitivo; sostenibilidad futura del sistema; brecha de género; y, por primera vez, introducen una consideración sobre “el factor de desconfianza de los ciudadanos en el sistema de pensiones”.

“Se trata de que hagamos un intento serio de ver dónde podemos llegar en el acuerdo de estas cuatro cuestiones; cediendo todos para buscar lugares de encuentro”, indicó el portavoz del PNV en el Pacto de Toledo, Íñigo Barandiaran.

Sin embargo, no todos los representantes de esta comisión confían en que la negociación sobre la reforma de pensiones pueda reconducirse por esta vía de la búsqueda de consensos generales.

Es el caso de la portavoz socialista en esta comisión, Merce Perea, quien siguió defendiendo que las recomendaciones del Pacto sí deben concretar una revalorización de las pensiones según el IPC. Igualmente consideró que el Gobierno y el PP “ningunean al Pacto de Toledo” por no haber llevado a ese foro la concreción de las medidas propuestas por Mariano Rajoy para subir las pensiones mínimas, las de viudedad o la intención del Gobierno de mejorar la fiscalidad de los pensionistas que cobren menos de 17.000 euros al año.

Tampoco la portavoz de Unidos Podemos, Aina Vidal, se mostró satisfecha con lo acordado. “No salimos nada contentos de la reunión”, dijo ayer, tras lo que criticó que el PP pretendiera apartar la discusión sobre la revalorización de las pensiones. Si bien, aseguró que a su formación “le preocupa más” lo que pueda hacer el PNV, en referencia a un posible apoyo de los nacionalistas vascos a unos Presupuestos que incluirán la revalorización de las prestaciones del 0,25% con carácter general.

Dónde sí hay consenso

Intensificar las reuniones. Los portavoces del Pacto de Toledo estuvieron ayer de acuerdo en reunirse con más asiduidad a la vuelta de la Semana Santa, tal y como propuso la presidenta de la comisión, la popular Celia Villalobos. De esta forma, el Pacto de Toledo se podría reunir más de una vez a la semana, como ocurre en la actualidad.

Recomendaciones. Antes de que el Pacto Toledo pusiera el foco mediático y de las negociaciones en la revalorización de las pensiones (recomendación número dos de dicho pacto), dentro de los trabajos de esta Comisión ya se habían abordado varias de las 21 recomendaciones del texto vigente. En ese punto, los portavoces de los grupos habían alcanzado ciertos consensos en cuestiones como la financiación con impuestos de los gastos de gestión de la Seguridad Social; de las bonificaciones de cotizaciones para incentivar la contratación o las pensiones de viudedad u orfandad. Es más, el portavoz del PP aseguró ayer que también hay consenso para que las nuevas recomendaciones recojan una nueva mejora de las pensiones mínimas.

Normas