UGT llama mezquino al Banco de España por criticar el acuerdo de funcionarios

El sindicato recuerda que el supervisor está desacreditado para dar consejos después de no haber avisado de la crisis

Insiste en que los empleados públicos fueron los primeros sacrificados por el elevado déficit

banco de españa
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en declaraciones a los medios. EFE

El sindicato UGT ha emitido un duro comunicado contra el Banco de España después de las referencias que hizo el supervisor este martes al efecto que puede tener sobre el déficit público el acuerdo para la mejora de los salarios de los funcionarios.

En él, el sindicato pide a la entidad que deje de crear falsas alarmas sobre la recuperación salarial y le reprocha no haber sido capaz de anticipar la crisis económica. "Desde UGT nos parece que una institución que no advirtió en su momento de la crisis económica y que además ha tomado durante la última década decisiones que han agravado su impacto en la sociedad está descalificada para venir ahora a dar recetas rastreras o a impedir que la clase trabajadora se recupere del daño sufrido".

"Las revisiones al alza de los objetivos de déficit no se han producido en 2017, año en el que el límite se ha mantenido en el 3,1%. Y la Administración Pública se encuentra en disposición de cerrar el ejercicio incluso por debajo de ese umbral. Algo inédito. España está a un paso de cumplir el Pacto de Estabilidad de la UE tras llegar a registrar un déficit del 11% del PIB en 2009. El trayecto no ha sido fácil ni indoloro", sostiene el comunicado.

Asimismo, UGT recuerda que los empleados públicos fueron los primeros en ser sacrificados en función del déficit, cuando en 2010 vieron sus salarios recortados en un 5% y en 2012 se les suprimió una paga extraordinaria. Un esfuerzo que, según recalca el sindicato, estuvo acompañado de una sangría de empleo por la práctica congelación de la oferta pública.

Por este motivo, la organización sindical asegura que es "el momento de ponernos en pie y aplaudir a los dos millones y medio de servidores públicos que pese a todas las precariedades coyunturales han estado ahí manteniendo la calidad de nuestros servicios públicos. Y no solo aplaudir, claro está. También restituir derechos y salarios para empezar a hacer justicia a este esfuerzo".

Termina el escrito recordando al supervisor que la subida de casi el 9% en tres años está vinculada al PIB y al cumplimiento del déficit, por lo que se producirá en un "escenario de máximos". "No se alarmen ni difundan la idea de que la recuperación de los trabajadores implica un desfalco o un peligro, no sean tan mezquinos. Es el momento de que nuestras instituciones económicas dejen de poner palos en las ruedas de la recuperación de los trabajadores y pensionistas. Es el momento de repartir riqueza; los índices macroeconómicos indican que es posible. La UGT seguirá luchando por ello".

Normas