Cuáles son las mayores emisiones de deuda de empresas de la historia

Las operaciones de fusión y adquisición son imprescindibles para el mercado de capitales

CVS desafía las turbulencias de la renta fija

Cuáles son las mayores emisiones de deuda de empresas de la historia
REUTERS

Los temores a una subida acelerada de los tipos en EE UU hizo tambalear al mercado a mediados de febrero. La Reserva Federal, que desde que en 2014 iniciara la retirada de estímulos había conseguido aunar la normalización monetaria con subida de las Bolsa y crecimiento sólido, se enfrenta este año a un nuevo reto: seguir transmitiendo confianza a la vez que mantiene bajo control la inflación.

A finales de diciembre las estimaciones del banco central estadounidense incluían tres alzas del precio del dinero este año, pero un brusco repunte de la inflación salarial en enero llevó a muchos a especular con cuatro repuntes. Desde entonces el temor de muchos como el gestor Janus Henderson, Bill Gross empezaron a poner en cuestión la capacidad de recuperación del mercado. Con las empresas inmersas en la presentación de sus cuentas, el mercado de capitales se cerró a cal y canto, pero una vez concluido este periodo, las compañías regresan con las pilas cargadas. Tal es así que ayer CVS Health efectuó la tercera mayor emisión de deuda corporativa de la historia. El top tres de las colocaciones de mayor tamaño queda compuesto de la siguiente forma:

  • CVS Healt

La cadena de farmacias CVS Health desafía los temores y hoy ha efectuado la tercera mayor emisión de deuda corporativa de la historia. La compañía captó 40.000 millones de dólares (32.234 millones de euros) para financiar la compra de la aseguradora sanitaria Aetna. 

La operación de adquisición, que está sujeta al visto bueno de los reguladores al tratarse de una fusión vertical (acuerdo entre empresas que no son competidores directos), espera cerrarse en la segunda mitad del año. No obstante, si finalmente se rechaza, la mayoría de los valores emitidos pueden ser rescatados, según la información publicada por Financial Times.

La emisión tuvo una gran aceptación en el mercado con una demanda récord de 120.700 millones de dólares. En ella CVS Health incluye hasta siete referencias diferentes con una calificación crediticia otorgada por Mooy’s de Baa1. Para los bonos a cinco años la rentabilidad exigida fue del 1,3889%, un margen de 125 puntos básicos sobre los bonos del Tesoro de EE UU al mismo plazo, mientras que para los títulos a diez años la rentabilidad fue del 4,475%, unos 160 puntos básicos más que la renferencia del Tesoro al mismo plazo. Es decir, los diferenciales en los rendimientos se sitúan en línea con las emisiones gran tamaño efectuada en los últimos meses.

Para llevar a buen puerto la operación la empresa ha contratado los servicios de Barclays, Goldman Sachs, Bank of America, Merill Lynch, JP Morgan y Wells Fargo.

  • Anheuser Busch InBev

La cervecera se corona con el broche de plata al cerrar en 2016 la segunda mayor emisión de deuda por importe de 46.000 millones de dólares. En aquella ocasión la demanda alcanzó los 110.000 millones y como suele ser normal en este tipo de operaciones se emitieron títulos con vencimientos que van de los tres a los 30 años. La emisión estaba destinada a financiar la adquisición de su competidora SAB Miller y aunque el objetivo inicial eran 25.000 millones, la elevada demanda llevó a la firma a ampliar el importe. AB Inveb pagó 108.000 millones por hacerse con su competidora, la cuarta adquisición más cara de la historia. Para financiarla, además de la emisión, la cervecera solicitó un préstamo de 75.000 millones de dólares.

  • Verizon

En septiembre de 2013 el gigante estadounidense de telecomunicaciones, Verizon, emitió bonos por importe de 49.000 millones de dólares, cifra récord hasta el momento. Como en el caso anterior, la fuerte demanda (101.000 millones) llevó a la compañía a situar la emisión en la parte alta de la horquilla (45.000-49.000 millones). Con esta operación, Verizon logró desbancar del primer puesto a Apple, que en abril de 2012 colocó 17.000 millones de dólares en obligaciones corporativas. El objetivo de la compañía era obtener en el mercado una parte de los 130.000 millones de dólares que acordó pagar por la compra del 45% que poseía Vodafone en Verizon Wirelines.

Normas