Sindicatos y oposición piden a Escolano que lidere un cambio de política económica

El PSOE espera que sea capaz de convencer al Gobierno de una actualización de las pensiones

UGT considera que su nombramiento debería poner fin a la política de recortes

Román Escolano
Román Escolano, nuevo ministro de Economía.

La salida de Luis de Guindos del Ministerio de Economía y la llegada de Román Escolano ha reavivado las esperanzas de los sindicatos y los partidos de la oposición de que el Gobierno ponga en marcha una nueva era en su política económica.

El PSOE espera que Escolano sea capaz de convencer al Gobierno de que es "legítimo y factible" actualizar las pensiones conforme a la subida del IPC, como reclaman los socialistas, en lugar del 0,25% que plantea el Ejecutivo. Uno de sus primeros retos será intentar "aportar una visión un poco más coherente" a la postura del Gobierno sobre el futuro de las pensiones, ha afirmado el secretario de Política Económica y Empleo del PSOE, Manuel Escudero.

Por su parte, UGT ha reclamado que este nombramiento suponga "un punto y aparte" en la política económica del Gobierno tras la crisis y los ajustes de los últimos años. En un comunicado, el sindicato le ha deseado "éxito" en su nuevo puesto, al tiempo que ha exigido un "giro" en la política de su departamento como demandan pensionistas, mujeres, jóvenes o investigadores.

Asimismo, desde el propio partido del Gobierno, han coincidido que Escolano tiene la "gran responsabilidad" de seguir con el crecimiento económico y el empleo.

Por otra parte, el presidente de la asociación de autónomos ATA, Lorenzo Amor, ha pedido al nuevo ministro que siga apoyando a este colectivo de trabajadores como hizo cuando era presidente del ICO, puesto que durante esta etapa abrió una "importante línea de financiación para los autónomos".

No obstante, el enfrentamiento ha llegado de parte de Ciudadanos. El líder del partido, Albert Rivera, dijo que la la elección de Román Escolano, hasta ahora vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), como nuevo ministro de Economía, "implica perder otra pieza en Europa". "No es positivo para el peso de España en Europa. Al final, lo que habíamos ganado en el Banco Central Europeo con De Guindos lo perdemos en el BEI", ha subrayado. 

El Ejecutivo no ha tardado en responder a las acusaciones de la formación naranja y el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha recalcado que España no perderá un puesto en el BEI. "Hay que hacer declaraciones con conocimiento de causa, sabiendo de qué se habla, porque es bueno no causar a la gente inquietudes", ha indicado a Rivera. 

Entre los retos a los que se enfrenta el nuevo ministro de Economía, que jurará o prometerá su cargo este jueves por la tarde, se encuentra apuntalar la recuperación económica, reducir la deuda pública, concluir la venta de Bankia o aprobar la ley del mercado hipotecario. En este sentido, la Asociación Española de Banca (AEB) ha expresado su "plena disposición" para trabajar con él.

No obstante, una de las primera tareas será la elaboración del nuevo cuadro macroeconómico que acompañará al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, que el Gobierno aprobará en el Consejo de Ministros del próximo viernes 23 de marzo. En concreto, está previsto que la nueva previsión de crecimiento se eleve al menos al 2,5%, según han avanzado ya el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el propio De Guindos, con el impacto derivado de la crisis en Cataluña aún por cuantificar. 

Normas