¿Por qué en Cádiz hay cinco veces más fraude al seguro que en Madrid?

Las trampas contra aseguradoras se han duplicado desde 2012

Axa detectó en 2017 cerca de 20.000 siniestros fraudulentos

La tasa de fraude mide el número de siniestros fraudulentos detectados por una aseguradora en relación al total de siniestros. En la provincia de Cádiz, este índice de la picaresca llega al 4,7%, la tasa más alta de toda España. Mientras tanto, en la comunidad autónoma de Madrid se registra el menor dato del país, un 0,8%.

Esta estadística, correspondiente a 2017, procede del V Mapa AXA del Fraude en España, e incluye trampas en todo tipo de seguros (autos, hogar, comercios, responsabilidad civil...). La enorme diferencia entre Cádiz y Madrid no es algo puntual. Año tras año se repite pero, ¿por qué?

La incidencia que tiene la situación económica de cada provincia es evidente. Una mayor renta per capita está ligada a menos casos de fraude (como ocurre con las tres provincias del País Vasco -Álava, Vizcaya y Guipuzcoa) y Barcelona, que están junto a Madrid entre las zonas con menor tasa de fraude).

En paralelo, las zonas con tasas de desempleo más altas, como ocurre con varias provincias de Andalucía, presentan una tasa de fraude mayor a la media nacional. Ahora bien, este factor no es concluyente. Huesca tiene la menor tasa de paro de España, pero está ligeramente por encima de la media en tasa de fraude.

Otro factor que explica las diferencias es el tamaño. En aquellas zonas más pobladas hay una mayor dilución de la actuación de las tramas mafiosas. En la comunidad de Madrid, con más de seis millones de habitantes, un repunte de la actuación de estas tramas pasará más inadvertido que si ocurre en una provincia pequeña.

"Un caso paradójico es lo que sucede en Ceuta y Melilla. Aunque su situación económica y su estructura social pueden ser similares, la tasa de fraude de Melilla cuadriplica a la de Ceuta, pero es que con unos pocos casos esa tasa puede variar mucho, en ciudades con poca población", explican fuentes del sector.

Más allá del impacto de la situación económica o de la cantidad de habitantes que tenga una provincia, hay un efecto ligado a la tipología de los seguros que hay en cada zona. En España, los fraudes en el seguro de automóviles representan el 60% del total. Es una modalidad que concentra tanto el fraude ocasional u oportunista (de un particular que mete en el parte daños que no se han producido en el siniestro), como el fraude premeditado y el de las tramas organizadas.

Si en una provincia el seguro de coches tiene un mayor peso en el mix de segros de lo que tiene en la media nacional, también es lógico que presente una mayor tasa de fraude.


¿Por qué en Cádiz hay cinco veces más fraude al seguro que en Madrid?

Evolución del fraude

En el conjunto de España, la tasa de fraude al seguro aumentó hasta el 1,73% en 2017, lo que supone cerca de 20.000 casos detectados entre un millón de siniestros reclamados por los clientes. Axa se ha evitado pagar más de 63 millones de euros al detectarlos, un 6% más que el año pasado.

Los intentos de fraude detectados han crecido un 9,3% respecto al año pasado y la tasa de fraude casi se ha duplicado desde 2012 al pasar del 0,95% al 1,75%.

En cuanto a la tipología del fraude, hasta el 55% de las reclamaciones falsas fue de tipo ocasional, es decir, aquellas interpuestas puntualmente y sin premeditación, que en su mayoría (65%) no sobrepasan los 600 euros.

En solo un año, este tipo de fraude ha pasado de suponer el 52% del total al 55%, una aumento contrario a la tendencia registrada en los años anteriores, algo que, según el estudio, estuvo condicionado por una cierta recuperación económica.

Por su parte, los siniestros falsos planificados con antelación concentraron el 41% del total, seguidos por los llevados a cabo por bandas o tramas organizadas, que coparon el 3%, después de crecer un 20% en el último año.

Según el informe de AXA, las condenas de cárcel declaradas por los tribunales respecto a estos fraudes crecieron un 17% y hasta el 88% de las reclamaciones tuvo consecuencias penales para los defraudadores detectados.

Normas