Volatilidad de doble filo para Credit Suisse, Deutsche Bank y Barclays

Su aumento debería provocar más compras y ventas, pero desmonta una útil excusa para el bajo rendimiento

John Cryan, CEO de Deutsche Bank, el pasado día 2.
John Cryan, CEO de Deutsche Bank, el pasado día 2.

Sonrisas falsas en Credit Suisse, Deutsche Bank y Barclays. En teoría, sus traders estarán encantados con el alza reciente de la volatilidad, al igual que sus ejecutivos. El problema es que desmonta una útil excusa para el bajo rendimiento.

En principio, una mayor volatilidad debería provocar más compras y ventas, mayores diferenciales de precios entre oferta y demanda, y una mayor demanda de estrategias de cobertura en tipos de interés y divisas. Eso a su vez debería elevar las ganancias de los tres bancos respecto a sus pares, dado que los ingresos de financiar y negociar renta fija, divisas y acciones representan en torno al 32%, el 28% y el 19% de sus ingresos, respectivamente.

Dicho esto, la historia proporciona pronósticos encontrados. La medida favorita para Wall Street de la volatilidad a corto plazo –el índice VIX– estuvo por encima de 50 en agosto de 2015 por última vez, tras la devaluación del yuan chino. Los ingresos del trimestre por renta variable de los bancos de inversión globales subieron entonces un 7% interanual, ayudados por un aumento en la intermediación bursátil. Sin embargo, los ingresos por renta fija –una fuente mucho mayor para los bancos de inversión en general– cayeron en una décima parte.

Si el impulso no se materializa, los jefes podrían simplemente buscar otras excusas. Los banqueros suelen distinguir entre la volatilidad “mala”, cuando los giros del mercado hacen que los grandes inversores se queden al margen, y la “buena”, cuando los cambios les inducen a negociar más. El aumento de los ingresos por trading se verá compensado en parte por la caída de las comisiones de asesoría y fusiones, ya que los acuerdos se retrasan hasta que vuelve la calma del mercado. Y la volatilidad de los bonos se ha mantenido tranquila en comparación con las acciones. Por tanto, los bancos centrados en renta variable, como UBS, podrían superar a sus pares orientados a la renta fija.

Aún así, en los últimos dos años Credit Suisse, Deutsche Bank y Barclays han estado un 11%, 29% y 16% peor que el Stoxx Europe 600 Banks, respectivamente. A los inversores no les hará gracia que el nuevo impulso de volatilidad no provoque más que imaginativas excusas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas