El crac del mercado dinamita los productos estrella de 2017

La subida del índice Vix desata caídas del 90% en los fondos que apuestan en su contra

Los expertos desaconsejan estos vehículos a minoristas

Fondos Ampliar foto

A última hora del lunes y sin previo aviso, el mercado dio un vuelco. El Dow Jones vivió su peor sesión desde 2011 y se dejó un 4,6%. Provocó que la volatilidad, en los suelos durante los últimos años, se disparase un 177% en dos jornadas hasta máximos de 2015, en los 50 puntos. Una revolución que ha dado al traste algunas de las estrategias de gestión más brillantes de los últimos años.

Con la volatilidad bajo mínimos, las apuestas por que este parámetro se mantuviese en el subsuelo ganaban adeptos. Bancos y gestoras –como Barclays, UBS, Citi o Credit Suisse– apostaron por vehículos cotizados como ETF o ETN para sacar provecho de un estado de inusitada calma en los mercados, favorecido por las medidas ultralaxas de los bancos centrales.

A diferencia de los más conocidos fondos cotizados o ETF, los ETN son un producto más oscuro que funciona como un estructurado. Un bono de alto riesgo –algunos los comparan con las titulizaciones que desataron la crisis de 2007– que cotiza según un índice subyacente. En este caso discurren de forma inversa al índice del miedo, el VIX. Cotizado en la Bolsa de Chicago, mide las variaciones del S&P 500 y sube cuando este baja. Por tanto, estos productos cotizan al alza cuando la volatilidad es baja y las Bolsas suben.

Con Wall Street batiendo récord tras récord en los últimos meses, estos productos eran la envidia del mercado. Por ejemplo, el ETN Velocity Shares Daily Inverse subió en 2017 un 126%. La réplica de Proshares subió un 94%. Unas ganancias que fueron dilapidadas en cuestión de horas. El primero acumula pérdidas del 94% en el año y el segundo se dejó solo ayer un 82%. Entre ellos sumaban un patrimonio cercano a los 30 millones de dólares antes del crac, según Morningstar. Como consecuencia, Credit Suisse, Nomura y Nasdaq han cerrado algunos de estos ETN por sus abultadas pérdidas.

Sin embargo, no todos en la industria de fondos estaban tan convencidos de sus bondades. "Los productos cotizados son beneficiosos para los inversores y los mercados, pero estamos preocupados por los inversos y apalancados. Presentan una ausencia elemental de elementos de valoración claros y no están respaldados por un portfolio de activos transparentes", reza un informe de la mayor gestora del mundo BlackRock. El consejero delegado de Barclays, Jes Staley, el primer banco que lanzó estas apuestas, alertó en Davos de sus riesgos: "Si esto se da la vuelta, agárrense que vienen curvas". El riesgo y su complejidad hace poco aconsejable su venta a minoristas, dice José María Luna, de Profim.

Las razones para lanzarse a comprar estos productos están en un mercado carente de altas rentabilidades y un exceso de liquidez en los mercados, explica Paula Mercado, de Vdos. Apunta a que ya eran varios analistas los que vislumbraban una próxima corrección en los mercados. Sin embargo, ha sido la avaricia de algunos por arañar "hasta el último euro" la que les ha condenado a pérdidas millonarias.

Una docena de estos vehículos se disparan

La escalada de la volatilidad ha dejado en cuarentena a los productos que apuestan contra la volatilidad, pero ha provocado también subidas espectaculares para los que preveían que la calma en los mercados duraría poco. Según los datos de Morningstar, una decena de ellos mantienen un saldo positivo en lo que va de semana. De media suben un 50%, pero algunos, como el Proshares UltraVix Short-Term se disparan casi un 90%. A fecha del martes, sumaban un patrimonio que de media superaba los 250 millones de dólares.

La cuestión está en que estos han sido los peores fondos últimamente. El RexVolMaxx Long Vix y el Velocity Shares Daily 2x Vix cedieron en 2017 más de un 70%. En solo tres sesiones recuperan casi todo lo perdido en el ejercicio anterior.

Normas