La entrada de Amazon en la Premier debería ser solo una escaramuza

Su posible puja por los derechos de la liga inglesa de fútbol tendrá sentido si es modesta

Comentaristas de fútbol de BT Sport, en un Hull City-Newcastle.
Comentaristas de fútbol de BT Sport, en un Hull City-Newcastle.

Jeff Bezos, de Amazon, puede ser el próximo CEO que llene los bolsillos de los jugadores de fútbol. Su empresa podría pujar por los derechos de la Premier League, según varios medios. Tiene sentido si la oferta es modesta.

Amazon competiría con Sky, de Murdoch, y BT por emitir 200 partidos en directo durante tres años. La puja ya es feroz: la de 2015 llevó los precios hasta los 5.700 millones de euros. El fútbol podría atraer más clientes al servicio Prime de Amazon, aunque a un alto precio.

El grupo de EE UU podría expulsar a sus rivales si decidiera comprar el máximo de 148 partidos, que de otra manera probablemente irían para Sky. Suponiendo que el coste por partido aumente, digamos, un 15%, los pagos anuales de Amazon serían de 1.900 millones de euros. Eso es poco comparado con sus 16.000 millones de flujo de caja libre previstos para 2019, pero más de una cuarta parte de los 7.000 millones que calcula Morgan Stanley que gastará Amazon en películas, espectáculos y deportes para Prime el próximo año. Eso es difícil de justificar para unos derechos que solo afecta a Gran Bretaña.

Una oferta menor podría funcionar. BT paga 360 millones de euros al año por los partidos que no emite Sky. Supongamos que Amazon compra 20, y que el precio por partido aumenta en un 15%, en línea con la inflación de la puja de 2015. Eso le costaría a Amazon 200 millones de euros por año.
Bezos podría recuperarlos captando algo más de 2 millones de suscriptores para Prime, un 28% por encima de sus 8 millones de suscriptores británicos, según los analistas de Cowen and Co. Eso significaría ganar algo más del 15% de la base de clientes combinada de Sky y BT, un objetivo plausible dado que el coste anual de 79 libras de Prime es poco más de una décima parte del precio de la suscripción promedio de Sky.

Incluso si no llega a esa cifra, Amazon podría recuperar el dinero subiendo los precios. Una pequeña pérdida puede ser una forma tolerable de hacer que los clientes gasten más con su negocio principal, el comercio electrónico. Aun así, la primera incursión de Bezos en las guerras de fútbol de Gran Bretaña debería ser una escaramuza, y no un ataque frontal completo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas