La gasolina destrona al diésel en las matriculaciones europeas

Las ventas de coches con motor diésel caen un 8% en 2017 en la UE, acaparando su cuota más baja de la década

En España, particulares y empresas optan por la gasolina y arrebatan también al diésel su posición dominante

matriculaciones Ampliar foto

El diésel ya no es el combustible preferido de Europa. Las ventas de vehículos equipados con motores de combustión diésel han caído un 8% en 2017, hasta los 6,76 millones de unidades. Esto supone la cuota de mercado más baja registrada por estos vehículos de los últimos 10 años, un 43,7%, según los datos extraídos de las matriculaciones por la consultora especializada Jato. En el mes de diciembre, las ventas de este tipo de motorizaciones cayeron un 20,5%, su mayor descenso en el conjunto del año.

Los vehículos de gasolina, y no los alternativos, fueron los más beneficiados y los que consiguieron capitalizar esta caída. Con un incremento del 11% en sus matriculaciones, la cuota de mercado de los vehículos de gasolina supera el 50% por primera vez en los últimos 10 años. Se han vendido 760.000 unidades más de estas motorizaciones.

Sin embargo, los vehículos alternativos cierran el año 2017 con una cuota de mercado del 4,8% y unas ventas de 737.400 unidades entre los 27 países de la Unión Europea, “repartidos entre híbridos, híbridos enchufables y eléctricos”, apunta Jato. Si bien es un crecimiento del 46% respecto de sus matriculaciones del año anterior, es un volumen aún muy pequeño para los automóviles en los que la industria y los Gobiernos se miran de cara a la reducción de emisiones contaminantes en las ciudades y en busca de una movilidad más sostenible.

Porque el problema del diesel en Europa es, en gran medida, de reputación, relacionada con la contaminación de las partículas que emiten (y que muchas ciudades quieren dejar fuera de su centro urbano) y a los escándalos relacionados con el fraude en la medición de las emisiones contaminantes. El caso de 2015 del software fraudulento que instaló el grupo Volkswagen en más de 11 millones de vehículos en el mundo levantó sospechas sobre todos los motores diésel de la industria.

Este fraude provocó que la Unión Europea haya aprobado, con un año de antelación, las nuevas medidas de medición de emisiones contaminantes (WLTP, por sus siglas en inglés) que son capaces de determinar con más precisión lo que contamina un coche en conducción real. El nuevo escándalo de las investigaciones sobre los efectos nocivos del diésel que un grupo europeo, sufragado por las principales automovilísticas (Volkswagen, Daimler y BMW, entre otros), realizaba con monos y humanos ha sacado de nuevo a la palestra el dieselgate.

Vuelco en España

En España, las matriculaciones también han favorecido a la gasolina sobre el diésel. Aunque en 2017 cerraron con cuotas de mercado muy similares, un 46% para la gasolina y un 48% para el diésel, en enero la diferencia es muy grande. La gasolina se ha hecho con el 51% del mercado frente al diésel, que se quedó con un 41%. Los vehículos eléctricos e híbridos registraron su mejor cuota, un 6%.

Aunque los expertos señalan que el cambio de mentalidad hacia la gasolina “está en la calle”, este vuelco de enero en España se debe “a las compras de las alquiladores”, señalan desde Anfac y Faconauto. Estas empresas han incrementado sus adquisiciones un 24% en enero respecto del mismo periodo del año anterior y el 61% han sido motor gasolina, según los datos de MSI para Faconauto. Sin embargo, y según estos mismos datos, los particulares han incrementado sus compras de motores gasolina en un 33% y también suponen el 61% de las entregas en este canal de enero. Las empresas han comprado un 117% más de coches de gasolina. El cambio está ya en la calle.

El Golf sigue líder en un mercado dominado por los todocaminos

N. NavasMadrid

“La mayor parte del crecimiento del mercado en Europa viene de los todocaminos, que ha registrado un volumen de matriculaciones de 3,81 millones de unidades, un 20% más”, destaca el analista jefe de Automoción en la consultora especializada Jato, Felipe Muñoz. Esto supone que estos vehículos conocidos como SUVs por sus siglas en inglés ya acaparan el 29,3% de cuota de mercado frente al 25,2% de 2016.

Un salto impresionante del que se benefician prácticamente todos los segmentos, sobre todo los de tamaños medios. Los todocaminos urbanos incrementaron sus entregas un 17,5%, los SUVs compactos, un 21% y los de tamaño equivalente a una berlina, un 34%, el mayor incremento.

Y en medio de todo este crecimiento, el vehículo que se sigue imponiendo mes a mes, año tras año, es el Volkswagen Golf, un compacto y no un todocamino en un momento en el que parece que estos modelos se van a comer todo el mercado.

Eso sí, el rey acusa la competencia, como no podría ser de otra manera, y reduce sus entregas en Europa un 2%, hasta los 483.105 vehículos. Fue el vehículo más vendido solo en cinco de los principales mercados europeos el año pasado mientras que en 2016, consiguió el primer puesto en ocho países, destaca Jato.

Más de la mitad de las matriculaciones de este modelo se realizaron en Alemania y en Reino Unido, lo que le hace muy sensible a la caída del mercado británico por el efecto del brexit y la devaluación de la libra frente al euro. Además, la caída de las ventas de los motores diésel también le ha impactado severamente, con un descenso del 14,6% de sus comercializaciones de este tipo. El año pasado, el diésel representó solo el 41% de sus entregas mientras que en el año anterior acaparó el 47%.

Tras él, el vehículo más aceptado ha sido el Renault Clio, que ha incrementado sus ventas en 2017 en un 4%, hasta las 327.395 unidades “ampliando así la distancia que le separa del Volkswagen Polo y del Ford Fiesta”, señalan desde Jato, que reducen sus ventas en un 12% y en un 15%, respectivamente.

El todocamino más vendido en Europa fue el Qasqhai por segundo año consecutivo. El automóvil logra mejorar su posición “pese al crecimiento en volumen de su rival, el Volkswagen Tiguan, que se quedó a sólo 13.000 entregas del Qasqhai”, explicaron.

El grupo PSA“no se ha visto favorecido este año por la compra de Opel”. “Gracias a que Peugeot y Citroën han subido en ventas, se ha logrado paliar la caída de Opel y el grupo cierra con un leve descenso en ventas, de solo el 0,7%”, explica Muñoz. Las entregas de Opel han caído en Europa un 5% en 2017.

Normas