Figueruelas,otro ejemplo de responsabilidad y capacidad de diálogo

El acuerdo en la factoría de Opel apuesta por la flexibilidad para mejorar la competitividad

Entrada de la factoría de Opel en Figueruelas.
Entrada de la factoría de Opel en Figueruelas.

Pese a que hace apenas una semana las posiciones para el diálogo entre la dirección y los trabajadores de la planta de Opel España en Figueruelas parecían irreconciliables, la responsabilidad y la sensatez se han abierto camino y han permitido llegar a un acuerdo sobre el futuro de la factoría aragonesa. La amenaza del grupo francés PSA de trasladar la fabricación del nuevo Opel Corsa a otra fábrica y los dañinos efectos que esa medida hubiese tenido para la plantilla de la planta de Zaragoza y de sus proveedores tensó las negociaciones al máximo, pero finalmente estas han desembocado en la firma de un preacuerdo de convenio colectivo.

El texto, que ha sido apoyado por el 60% de la plantilla, impone una congelación salarial para 2018, así como la desaparición de varios pluses, como el de nocturnidad, y la aplicación de una nueva política de contratación. El convenio contempla también alzas del 50% del IPC en 2019 y 2020 y del 60% en los dos años siguientes. Se trata de un esfuerzo por parte de la plantilla que está condicionado no solo a la producción del nuevo Corsa, sino también al desarrollo de un nuevo plan industrial para Figueruelas y a que PSA utilice a plena capacidad la factoría.

No es la primera vez que la industria del motor en España se erige en un ejemplo a imitar en cuanto a capacidad de diálogo y flexibilidad a la hora de ajustar de costes laborales. Desde el estallido de la crisis económica, los sindicatos del sector se han distinguido por su esfuerzo para adaptarse a los vaivenes de los ciclos de producción, así como por saber entender la necesidad de modular las posiciones como medio para aumentar la competitividad, mantener la producción y conservar los puestos de trabajo. Esa racionalidad y responsabilidad es lo que ha llevado a esta industria no solo a sobrevivir a una crisis que hizo caer a más de un sector, sino a consolidarse en el conjunto de España y lograr atraer inversión productiva y tecnológica. El acuerdo alcanzado ayer en Figueruelas se enmarca en este modelo de cooperación a corto plazo, con el sacrificio que ello implica, para buscar una ganancia a largo plazo.

 

Normas