Cómo invertir cuando el Brent no para de subir

Los analistas ven acercarse una corrección, pero no de forma inminente

El precio de los futuros del Brent es menor al de la materia prima al contado

Cómo invertir cuando el Brent no para de subir

Algo ha cambiado en el mercado de petróleo. Hace tan solo un año los principales productores mundiales cruzaban los dedos para que el reciente acuerdo entre países los países de la OPEP para recortar el ritmo de bombeo de crudo fuese la bala definitiva que dejase atrás los mínimos de 2015. Y tras 12 meses el grupo de primeros espadas mundiales se congratulan después de que el Brent haya tocado los 70 dólares por barril por primera vez desde diciembre de 2014. Con este panorama los inversores se debaten en cómo sumarse al tren de las alzas y beneficiarse de este momento en las materias primas. O cómo cubrir sus posiciones en el caso de que el petróleo haya tocado techo.

Petroleras americanas: Cómo sacar provecho al rally sin preocuparse por el efecto divisa

Chevron

Los analistas coinciden en señalar las coincidencias entre el rally del petróleo en 2018 con el del euro. Al negociarse en dólares, cuanto más débil esté la divisa estadounidense más caro estará el precio del crudo. Por tanto, cualquier inversor o petrolera que opere en euros y pretenda sacar rédito de sus alzas debe valorar que el tipo de cambio no diluya las ganancias. Esto provoca que los expertos señalen invertir en el sector petrolero norteamericano como la mejor forma de ganar en este momento.

Daniel Lacalle, analista jefe de Tressis, apuesta también por el sector del otro lado del Atlántico en tanto en cuanto son compañías con un matiz más cíclico y que consiguen beneficiarse más de los precios del mercado. En concreto, señala a empresas dedicadas a la exploración o a los servicios petrolíferos. Entre ellas destacan Chevron, Pioneer, Marathon o EOG, todas ellas en pleno rebote tras marcar mínimos de los últimos años en verano. La primera acumula 15 consejos de compra, mientras que Marathon suma más de una veintena. El mayor recorrido es para Pioneer, a la que el consenso de analistas de Reuters le da un potencial del 4%.

Lacalle señala las oportunidades de estas compañías por haber sido las que menos se beneficiaron del alza del petróleo en el segundo semestre de 2017. Óscar Del Diego, analista de Ibercaja, resalta las opciones para subir con el crudo a estos niveles.

Las razones para el optimismo son variadas. En el más corto plazo el Brent ha subido un 5% en las dos semanas de 2018 aupado por un cóctel de noticias de corte geopolítico. Por un lado, las tensiones en Irán han amenazado a la capacidad de producción del país y han hecho subir al crudo solo con la mera insinuación de que la oferta global pueda verse recortada una vez más. También ha favorecido la debilidad del dólar en los primeros compases del año, dado que las materias primas se intercambian en billetes verdes. Y le catapultó el fuerte descenso en los inventarios de crudo en EE UU, en 4,5 millones de barriles, difundidos el miércoles por la Agencia Estatal de la Energía.

Los motivos de las alzas a largo plazo marcan la tendencia del mercado para lo que queda de año. La demanda, de acuerdo a los últimos informes de la Agencia Internacional de la Energía, avanza a buen ritmo favorecida por el crecimiento económico global y sin notar todavía el efecto de la eclosión del coche eléctrico o el cacareado declive en el uso de los combustibles fósiles. En el lado de la oferta, los países miembros de la OPEP más otros externos como Rusia han cumplido con una inusitada fidelidad los pactados recortes de 1,8 millones de barriles al día.

¿Conseguirá el Texas cerrar la brecha con el Brent?

petróleo Wext Texas

Una de las tendencias que han marcado la evolución del mercado del petróleo es la concatenación de noticias que han hecho volar al Brent, si bien no han sido tan positivas para el petróleo de referencia en Estados Unidos. En verano el paso de dos huracanes por las costas de Texas –la zona más prolífica para las empresas dedicadas al shale oil (petróleo de esquisto)– hundía la producción en la zona. A ello se sumó la amenaza de Turquía por cortar el paso a las exportaciones desde el Kurdistán y las tensiones en Irán. Y, finalmente, el rebote provocado por el cierre de un oleoducto en el mar del norte, la zona donde precisamente se extrae el petróleo Brent.

Todo ello ha supuesto que el diferencial entre el Brent y el Texas haya marcado máximos. Si bien el crudo de referencia en EE UU tradicionalmente es más barato que el europeo, esta diferencia ha llegado a marcar máximos de 2013 en noviembre. Entonces, el precio del Brent era siete dólares más caro que el Texas. Un diferencia que ahora se ha estrechada ligeramente hasta los cinco dólares. El viernes el petróleo de referencia en Europa cerró en 69,85 dólares por los 64,30 del Texas. Esto sugiere que el crudo estadounidense recorta esta distancia con el europeo según avance el año, comenta Félix González, de Capitalia Familiar. Por tanto, apunta a que una posibilidad para el inversor puede ser, o bien directamente invertir en ese activo, o bien en aquellos productos como ETF con esa referencia.

Sin embargo, los analistas tratan de vislumbrar ya cuándo llegará la corrección al crudo tras subir un 54% desde los mínimos de junio. Una señal que antecede posibles caídas del Brent es que el precio del futuro es inferior al de entrega hoy, mientras que hasta hace pocas sesiones ocurría lo opuesto. Esta situación, conocida en el mercado como backwardation, supone que los inversores prevén que en el futuro la oferta de crudo superará a la oferta. Algunos expertos, como Alexander Londoño, colaborador de Activ Trades, empiezan a vislumbrar señales de recalentamiento en el mercado. Félix González, socio director de la eafi Capitalia Familiar, no prevé por su parte que la dinámica alcista que marca la evolución del crudo se diluya en el corto plazo, aunque empiece a vislumbrar que pierde fuerza, y abre la puerta a una recogida de beneficios en los próximos meses. Coinciden en que las razones provienen desde Rusia y Estados Unidos.

Mejor invertir en Técnicas Reunidas que en Repsol

Repsol

Frente al optimismo que marcan las opiniones de los expertos con respecto al sector petrolero estadounidense, el tono cambia cuando se refieren a las europeas. La visión unánime es que han agotado ya gran parte de su potencial y será el más sensible a la corrección del Brent. El consenso de Thomson Reuters da un potencial alcista del 1% para Repsol, del 0,2% para BP y prevé una caída del 3,5% en Shell.
Una de las razones está en la dificultad de estas compañías para aprovecharse de las caídas del dólar. Pero también su alta dependencia del refino, explica Óscar Del Diego. Se trata de un derivado del petróleo cuyo precio sufre cuando el del crudo está más alto. Apunta a que esta es la razón por la que la italiana Eni es el único representante del sector en el fondo de inversión petroquímico de Ibercaja, que sube un 20% desde agosto. No es esta la situación de otros valores también relacionados con la evolución del petróleo, aunque de forma más indirecta. Albert Enguix, de GVC Gaesco, pone el acento sobre las posibilidades para ingenierías como Técnicas Reunidas, en la medida que se ven favorecidas por los avances en la economía de países exportadores. Apunta a que las subidas del crudo permitirán a estos Estados solventar algunos de sus problemas de déficit público y retomar algunos contratos públicos de los que se pueden beneficiar estas compañías. Por ello prevé una mejora en sus cuentas este ejercicio, toda vez que Técnicas Reunidas trata de recuperarse de un reciente profit warning.

Albert Enguix, de GVC Gaesco, comenta que un Brent estable entre los 65 y los 70 dólares por barril da alas a una posición bastante plácida de los frackers estadounidenses. Estos han sido la principal amenaza para que los países de la OPEP consigan recortar la oferta global y presionar los precios al alza. Pese al reciente recorte en los inventarios, los expertos calculan que en el próximo mes la producción de crudo en Estados Unidos supere los 10 millones de barriles al día. Un club del que hasta ahora solo formaban parte Rusia y Arabia Saudí, los dos mayores productores del mundo. Y es que con un petróleo en estos niveles las grandes corporaciones estadounidenses encuentran pocos incentivos para reducir la producción, una vez han limado año a año el umbral del Brent a partir del cual son rentables.

Al mismo tiempo, el mercado juega bajo la sombra de los recelos de Rusia por prolongar más aún los recortes de crudo con el miedo precisamente de que beneficie más a Estados Unidos que a ellos mismos. En la última cumbre de la OPEP presionó para dejar una puerta abierta a que en mayo se sentasen las bases para abandonar el pacto.

Cortos y CFDs: Apostar por una corrección... solo apto para inversores avezados

Evolución del petróleo Brent

Parece que suenan tambores de corrección en el mercado del petróleo. Sin embargo, en un activo tan volátil como este pocos se atreven a pronosticar cuándo llegará la corrección o si una caída concretará será solo una toma de beneficios puntual o el inicio de la debacle. Por ello algunos analistas aconsejan utilizar algunos derivados para cubrir las posiciones de aquellos inversores con una exposición mayor a los vaivenes del crudo.

Félix González apunta a una doble estrategia para ello. Cerrar progresivamente las posiciones largas en petroleras y las directas sobre la materia prima al tiempo que se abren otras cortas. Esto es vender acciones y posiciones sobre los primeros y utilizar derivados para ganar dinero con las caídas del crudo. Para ello, el mercado ofrece o bien CFD, contratos por diferencias en el que el inversor gana lo que dista entre un precio prefijado y al que cotiza el petróleo en un día concreto, o bien futuros, que permiten recomprar crudo en una fecha concreta para luego venderlo.

Sin embargo, los expertos alertan de la complejidad de estos productos y de la no conveniencia para minoristas –un estudio apunta que el 82% de los inversores acaba perdiendo dinero–. Enguix y González aconsejan al pequeño inversor por centrarse en el sector petrolero, mientras que Del Diego pone el acento sobre la necesidad de diversificar la cartera con valores del sector más y menos sensibles a la cotización del petróleo.

Normas