El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, durante un mítin.
El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, durante un mítin. REUTERS

La retórica anti-euro asoma la cabeza en Italia

La ruptura con la moneda única: caladero de votos de cara a las elecciones de marzo

Los opositores al euro están asomando la cabeza nuevamente, pero esta vez en Italia. Matteo Salvini, líder del partido antiinmigración Liga Norte, ha reiterado su oposición a la moneda única. El creciente descontento italiano con la Unión Europea podría ayudar a que este tema sea un caladero de votos en las elecciones del próximo 4 de marzo. A pesar de la reactivación económica generalizada, el euro sigue siendo un blanco político.

Los inversores pensaban que el riesgo de ruptura de la unión monetaria había quedado aparcada, después de que sus opositores fueran derrotados en las elecciones francesas, holandesas y alemanas del año pasado. Pero las amenzas están brotando en otros lugares.

Salvini, que tiene posibilidades de convertirse en el próximo primer ministro de Italia, dijo esta semana al diario La Repubblica que seguía convencido de que el euro era un error y se comprometió a rectificar el error. En su manifiesto, Salvini se compromete a renegociar los tratados de la UE para recuperar la soberanía política y monetaria. También ha hablado de introducir una moneda paralela.

Los italianos, tradicionalmente eurófilos, se han vuelto más escépticos: solo el 34% confía en la UE según el Eurobarómetro

La táctica probablemente esté diseñada para robarle votos al Movimiento 5 Estrellas (M5S)–que lidera las encuestas con el 28% de los votos– y que ya había prometido con anterioridad un referendum sobre el tema. No obstante, por temor a perder a los votantes mas moderados, el líder de M5S acabó señalando el año pasado que el referéndum sería solo el último recurso.

Atacar a Bruselas puede generar rédito político en el país. Los italianos, tradicionalmente eurófilos, se han vuelto ahora más escépticos con la Unión. Según una encuesta del Eurobarómetro publicada en noviembre, solo el 34% de los encuestados italianos decían confiar en la UE, el nivel más bajo, exceptuando a Grecia, Reino Unidoy Francia.

Sin embargo, la retórica anti-euro puede ser contraproducente, como le ocurrió a Marine Le Pen en Francia, quien acabó perdiendo votos en las elecciones presidenciales del año pasado. Si la amenaza de un retorno a la lira se vuelve demasiado real, podrían entrar el miedo entre los ahorradores. Aun así, las elecciones de Italia se perfilan como otra prueba política para el euro.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Elisa Castillo Nieto, es responsabilidad de CincoDías.

Normas
Entra en EL PAÍS