Predicciones para 2018: frivolidad y frustración

La ira populista que hizo ganar a Trump y al ‘brexit’ aún se cuece a fuego lento

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, en Riad.
El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, en Riad. REUTERS

Hay mucha disconformidad e incertidumbre ahora que comienza el segundo año del mandato de Donald Trump. Pero el dinero es barato, la economía global se mueve y los mercados están en efervescencia. Esa mezcla explosiva podría llamarse “frivolidad y frustración”. La forma en que este irónico contraste social, digno de Jane Austen, se resuelva será clave para 2018.

Diez años después del colapso de Lehman Brothers, la economía está en auge. Esto no es todo palabrería. La recuperación mundial está ganando fuerza: el Banco Mundial calcula que el crecimiento global alcanzará el 2,9% en 2018. Los bancos centrales apenas han comenzado a elevar las tasas de interés o a vender activos. Y los gigantes de internet, como Alibaba y Alphabet, siguen creciendo y generando enormes ganancias.

Los inversores parecen estar adoptando el mismo punto de vista mercenario que uno de los personajes de Austen: “Los grandes ingresos son la mejor receta para la felicidad”. Sin embargo, las cosas parecen menos tranquilizadoras vistas de cerca.

La ira populista que hizo posible la victoria de Trump y del brexit aún se cuece a fuego lento, alimentada por la desigualdad, la disrupción, la inmigración y el eco en las redes sociales. Una América impredecible que ya no está comprometida a avanzar hacia un orden mundial liberal basado en reglas. China se está volviendo cada vez más fuerte bajo el mando de Xi Jinping, mientras que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, está haciendo una demostración de fuerza en el Golfo. El riesgo de un gran conflicto en la península de Corea es demasiado real. Las empresas están lidiando con los escándalos autoinfligidos y los ataques de los activistas, y se está formando una reacción contra el poder desmesurado de las grandes tecnológicas.

Estados Unidos, impredecible, ya no está comprometido a avanzar hacia un orden mundial liberal basado en reglas

Ese es el telón de fondo de las predicciones para 2018. Es una verdad universal, de nuevo citando a Austen, que hacer previsiones es un duro trabajo. Sin embargo, es un ejercicio útil y quizás también rentable, al menos para que los lectores puedan enmarcar los grandes debates que se avecinan.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Elisa Castillo Nieto, es responsabilidad de CincoDías.

Normas