El patrimonio de los fondos en Bolsa está en cifras récord al superar el 25% Ampliar foto

El patrimonio de los fondos en Bolsa está en cifras récord al superar el 25%

Hay más de 65.000 millones de euros invertidos en renta variable

Las categorías con más riesgo han atraído 11.250 millones este año

La política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) ha obrado el milagro. Los españoles que tienen fondos de inversión han aceptado que meter el dinero en deuda no es la mejor alternativa –especialmente cuando la mayoría de bonos renta menos del 1%– y han apostado por la Bolsa. Este tipo de activo acapara más del 25% del patrimonio que hay en fondos de inversión en España, una proporción nunca vista.

La acción expansiva del BCE ha provocado que la deuda pública de la zona euro rente mayoritariamente por debajo del 0% y que los depósitos tampoco ofrezcan ninguna rentabilidad. Esto ha llevado a un intenso flujo de dinero hacia los fondos de inversión y, dentro de los fondos, hacia los vehículos con más riesgo, aquellos que compran acciones bursátiles.

En lo que va de 2017, los fondos de renta variable nacional, de renta variable internacional y los de renta variable mixta (que incluyen un porcentaje pequeño de bonos) han atraído 11.250 millones de euros de dinero nuevo. De hecho, una gestora especializada en Bolsa, Cobas AM, ha logrado colarse entre las diez firmas que más dinero han captado en el año.

Los flujos de fondos en 2017

  • Bolsa española. Esta categoría de fondos de inversión ha atraído 834 millones de euros entre enero y noviembre y suma un patrimonio de 7.030 millones de euros.
  • Bolsa internacional. Los fondos de renta variable de otros países han captado 5.452 millones de euros, hasta alcanzar los 27.500 millones.
  • Globales. Es la categoría que más dinero ha atraído (11.516 millones), pero también es la familia más heterogénea, aunque predominan los fondos superventas de los grandes bancos, con un perfil de inversión bastante conservador.

“Estamos viviendo un movimiento como nunca hemos visto hacia activos de riesgo”, explica José Luis Manrique, director de estudios de Inverco, la asociación de las gestoras de fondos de inversión y planes de pensiones. “La política del BCE ha hecho que el partícipe español rompa la inercia de siempre y se anime a invertir en activos que tienen mayor volatilidad”.

El dinero invertido en Bolsa puede estar tanto en fondos especializados en renta variable como en fondos de otras categorías (mixtos, globales e incluso algún garantizado).

La renta variable española representa el 4,04% del patrimonio total que hay en las carteras de los fondos de inversión, de acuerdo con los últimos datos facilitados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), correspondientes a junio de 2017. La renta variable internacional supone otro 9,56%. En total, un 13,6% invertido en acciones. Una cifra nunca vista ya que el anterior máximo, de 2015, fue del 12,3%.

Sin embargo, la compra directa de acciones no es la única exposición de los fondos a renta variable. Las gestoras españolas cada vez invierten más en otros fondos de inversión (especialmente de gestoras extranjeras). Esta categoría suma el 25,1% del total del patrimonio de los fondos. También un máximo histórico.

Teniendo en cuenta que en esos fondos de gestoras extranjeras la mitad está invertido, a su vez, en Bolsa, se deduce que la exposición a acciones de los partícipes de fondos de inversión españoles supera con creces el 25% de total, lo que representa más de 65.000 millones de euros.

“La industria de gestión de activos tiene una oportunidad histórica de convencer al inversor español de que es bueno que tenga una mayor proporción de su dinero en Bolsa porque, a largo plazo, acaba siendo el activo que mejores rendimientos produce”, explica Beltrán de la Lastra, presidente de Bestinver, otra gestora española que destaca por sus fondos de renta variable.


El precedente del año 2000

Solo hay un precedente de un nivel tan alto de inversión en Bolsa, justo antes de la crisis puntocom, el año 2000. Entonces, los fondos de inversión españoles llegaron a tener el 22% de su patrimonio invertido en acciones, aunque el dinero total acumulado en fondos ascendía a 183.000 millones de euros, frente a los más de 260.000 millones que hay en la actualidad.

La tendencia a invertir en activos de más riesgo se percibe en otras variables. Por ejemplo, en la proporción del patrimonio de los fondos que está en depósitos bancarios (uno de los activos más seguros). Hace un año era el 9% del total y ahora tan solo un 4%.

Además, aunque la mitad de las carteras de los fondos sigue invertida en deuda pública y deuda corporativa, el perfil de estos activos también ha evolucionado hacia bonos que conllevan mayor riesgo, como la deuda en empresas sin la máxima calificación crediticia, los bonos híbridos emitidos por bancos y la deuda pública de países emergentes.

Normas
Entra en EL PAÍS