El Banco de España rebaja la previsión de crecimiento por Cataluña

Rebaja al 2,4% y al 2,1% el alza del PIB en 2018 y 2019

Los efectos se verán "parcialmente compensados" por la mejora exterior

elecciones cataluña
Protestas en la provincia de Barcelona durante una visita de Mariano Rajoy AP

El Banco de España ha rebajado al 2,4% la previsión de crecimiento del PIB en 2018 y al 2,1% la de 2019, una décima menos de lo estimado inicialmente en ambos casos, como consecuencia de la "incertidumbre asociada a la situación de Cataluña", cuyos efectos se verán "parcialmente compensados" por la mejora de las perspectivas de los mercados exteriores.

En su último informe sobre las proyecciones macroeconómicas de la economía española (2017-2020) presentado este viernes, el Banco de España incorpora por primera vez la estimación de PIB para 2020, cuando calcula que la actividad avanzará a un ritmo del 2,1%, y mantiene en el 3,1% el alza del PIB prevista para este año.

Según la autoridad monetaria, la expansión de la economía española seguirá apoyándose en la demanda nacional, para la que, no obstante, prevé una desaceleración en los próximos años, a la vez que la demanda exterior neta continuará ejerciendo una contribución positiva, aunque ligeramente decreciente.

Respecto a los precios, el regulador continúa previendo una ralentización del IPC, como consecuencia de la desaparición de los efectos base ligados al componente energético. Con posterioridad, se proyecta un repunte gradual de la inflación general, en consonancia con el uso creciente de los factores productivos.

Así, el Banco de España estima que a finales de este mes la inflación general se situará en el 2%, una décima más de lo calculado en septiembre pasado, el próximo año se reducirá hasta el 1,5%, seguirá a la baja, en el 1,4%, en 2019 y finalizará ligeramente por encima, en el 1,7%, en el año 2020. Se trata de una décima más en todos los años sobre lo proyectado en el informe de septiembre.

En cuanto a la evolución que se espera para el empleo y el paro, el informe sostiene que la ocupación seguirá registrando tasas de crecimiento elevadas, "aunque menores que en el pasado reciente", en línea con la desaceleración de la actividad. Este aumento del empleo permitirá descensos adicionales de la tasa de paro, situándose en el entorno del 11% a finales de 2020.

El estudio concluye con un apartado en el que identifica los riesgos que podrían dar al traste con estas positivas perspectivas. En el ámbito externo y a corto plazo el más inminente es la posibilidad de que la economía mundial (y en particular, el área del euro) cobren un mayor dinamismo.

A medio plazo el riesgo lo constituyen las incertidumbres relacionadas con las elevadas valoraciones registradas por algunos activos financieros, el proceso de reconducción de los desequilibrios de la economía china y el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea.

De vuelta al ámbito interno, la mayor incertidumbre está asociada a la evolución política futura en Cataluña, con la posibilidad de que, por un lado, un alivio de las tensiones, como el que ha comenzado a percibirse, pueda conducir a un escenario más favorable para el conjunto de la economía española, "pero también que un hipotético rebrote de las tensiones en los próximos meses podría llevar a un impacto más pronunciado sobre las decisiones de gasto de los agentes privados".

A este respecto, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha recalcado este viernes cómo según las cifras oficiales, el PIB de Cataluña se habría reducido casi a la mitad y habría registrado un crecimiento de en torno al 0,4%, o el 0,5%. No obstante, el ministro también ha asegurado que el Gobierno está convencido de que la normalidad regresará y Cataluña volverá a ser motor de crecimiento, por encima de la media española, contribuyendo de ese modo de nuevo al avance de la actividad nacional.

Normas