Steinhoff podría cambiar la compra de bonos del BCE

Las pérdidas serán pocas, pero es buen momento para replantearse los criterios

Se estima que el banco central tiene 130 millones de deuda del minorista

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, la semana pasada en Fráncfort (Alemania).
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, la semana pasada en Fráncfort (Alemania).

La caída de Steinhoff podría ser una oportunidad para que el BCE reconsidere su programa de compra de bonos. Los títulos por valor de 800 millones de euros emitidos por una entidad del minorista sudafricano en Europa son un pegote para el banco, que compró deuda en julio como parte del programa que pretende reducir los costes de crédito de las empresas de la zona euro. Cinco meses después, el bono ha caído hasta en torno del 50% del valor nominal después de que Steinhoff designara auditores para investigar irregularidades contables.

Por muy embarazoso que sea, los efectos serán modestos. El BCE no revela cuánto posee, pero los banqueros estiman que compra bonos aproximadamente en proporción a su cuota entre los títulos elegibles: unos 800.000 millones con calificación de inversión en total. La cartera del banco suma unos 130.000 millones, lo que implicaría que tiene 130 millones de deuda de Steinhoff. Incluso unas pérdidas totales quedarían 10 veces cubiertas por el rendimiento anual de la cartera, suponiendo un rendimiento medio del 1%.

El ruido, sin embargo, resalta los peligros de que un organismo público haga incursiones en el crédito empresarial. Valorar la deuda con problemas y trabajar en quiebras requiere experiencia específica. Y cualquier pérdida puede convertirse en arma arrojadiza para los críticos con la compra de bonos. Lo ideal sería, quizás, que el BCE no comprara deuda corporativa en absoluto. Pero las reglas de la zona euro limitan la cantidad de deuda soberana que puede acumular.

Incluso los mejores prestatarios con grado de inversión pueden pasar tiempos difíciles. Pero el BCE tiene al menos una manera de limitar su exposición. Las reglas le permiten comprar cualquier bono siempre que una agencia de rating lo valore con grado de inversión, como Steinhoff. Muchos inversores prefieren tener dos ratings, para mayor garantía. Citigroup estima que hay 28.000 millones en bonos con calificación BBB-, la categoría de grado de inversión más baja, y sin más ratings. Excluirlos, para empezar, aún dejaría más de 750.000 millones en títulos para que el BCE pueda elegir.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas