teletrabajo
Getty Images

El teletrabajo no seduce: los españoles prefieren la oficina

Solo el 20% de los empleados trabajaría en casa

Los compañeros son más importante que el tiempo de desplazamiento a la empresa

El trabajo a distancia, comúnmente conocido como teletrabajo, que gracias a las nuevas tecnologías permite llevar a cabo las tareas del día a día de la empresa desde casa o cualquier otro lugar, no termina de arrancar. Y no solo porque las compañías avancen lentas en esta transformación, sino porque los propios profesionales no están del todo convencidos de los supuestos beneficios que algo así encarna. Así se desprende del informe What Workers Want (Qué quieren los trabajadores), elaborado por la Asociación Española de Oficinas (AEO) y Savills, junto a Espacio Aretha, Experis, Merlin Properties y Steelcase, y presentado hoy en Madrid. De él se deduce que únicamente el 20% de los empleados elegiría trabajar desde casa.

La razón, ha explicado la directora de consultoría de espacios y obras de Savills, Delia Fernández, es que "los españoles le damos más importancia al aspecto social del trabajo". Por eso, otras razones como compartir experiencias con los compañeros y aprender de ellos en la oficina pesan más que los cerca de 33 minutos de media que los españoles tardan en llegar al trabajo, principalmente en Madrid y Barcelona. De esta forma, solo el 35% de los millenials va a su puesto de trabajo por obligación. Para el resto de los jóvenes son más importantes otras razones, como colaborar con colegas en la empresa (18%), aprender de los compañeros (13%), aumentar la productividad (10%) o concentrarse con más fuerza (9%).

Estas cifras, además, cambian totalmente según avanzan las franjas de edad, desplazando el teletrabajo a números más bajos. Solo el 26% de los pertenecientes a la Generación X y el 21% de los Baby Boomers van a la oficina por no poder teletrabajar. Para ellos pesan mucho más las otras causas, como colaborar con los compañeros del día a día en un 28% y 31% respectivamente.

Las relaciones sociales en las organizaciones son, por lo tanto, la mayor baza a explotar de las compañías, y lo que motiva en mayor medida que a los profesionales no les importe acudir cada jornada a su puesto. De hecho, según se deduce del citado informe, lo que más valoran los profesionales, en un 35%, es a sus compañeros, seguido de la localización de la oficina, de su espacio de trabajo y del diseño del espacio. 

En este sentido, las empresas ya tienen ganada la parte más complicada, ya que según el informe solo el 4% de los empleados cambiaría a sus compañeros de trabajo. Donde los empleadores sí tienen que ponerse las pilas en el resto de aspectos que hacen más llevadera y agradable la rutina laboral. Un 25% de los profesionales cambiaría con urgencia el diseño de su oficina, tanto la distribución interior como el mobiliario. Un 23% haría lo propio con su espacio de trabajo más inmediato, entre mesa, silla y colocación. El 22%, por su parte, reclama que la localización de su puesto de trabajo sea más cómoda y accesible, tanto en cercanía como en la posibilidad de utilizar el transporte público.

No son estos los únicos aspectos valorados por los trabajadores, y muchos de ellos no suelen tener de la importancia que se merecen. La calidad de la red Wifi y la iluminación de la oficina son cruciales para el 90% de la muestra. No se quedan muy atrás otros puntos como la temperatura (89%), el nivel de ruido (88%), la capacidad de poder contar con luz natural en el puesto (87%), los olores (85%), las vistas (40%) o los colores del espacio de trabajo (36%).

Normas
Entra en EL PAÍS