La mora del crédito P2P en EE UU podría hacerse viral

Los impagos de préstamos online quizá indican un problema general en el país

El sector es pequeño, pero hay otros signos de deterioro

Billetes de dólar.
Billetes de dólar.

En un mundo donde las noticias saltan primero online, la tendencia de los créditos debería preocupar a los bancos y reguladores de EE UU. Los préstamos entre particulares (P2P) están en tasas de mora de dos dígitos, un nivel inquietantemente similar al de las hipotecas de alto riesgo hace una década, según un estudio del Banco de la Reserva Federal de Cleveland. Aunque el sector es pequeño, el deterioro coincide con el aumento de las pérdidas de las tarjetas de crédito bancarias. Son signos clásicos de final de ciclo entre los consumidores estadounidenses.

Las tasas de morosidad aumentan sin tregua en el mercado P2P. Los prestatarios del 14% de los créditos realizados en 2012 tenían, dos años después, más de 90 días de retrasos en los pagos, y los datos iniciales de la cosecha de 2013 sugieren que el deterioro se ha acelerado.

Los autores también atacan las afirmaciones de los prestamistas online de que ayudan a los consumidores a consolidar deuda a tipos más bajos y de que extienden la financiación a la parte no bancarizada de la población: según el estudio, los préstamos online tienden a fluir hacia códigos postales con tasas de penetración de tarjetas de crédito y ratios de deuda/ingresos relativamente altas. Eso hace que las ofertas de crédito online “se parezcan a los préstamos abusivos”, una acusación potencialmente condenatoria del sector.

Con algo más de 100.000 millones de dólares en circulación el año pasado –menos del 1% de la deuda de los hogares de EE UU–, el crédito P2P es demasiado pequeño para hundir la economía como hicieron las subprime. Sin embargo, los datos coinciden con signos más generalizados de deterioro en la salud financiera de los consumidores. Las pérdidas por deudas de tarjetas de crédito de los grandes bancos aumentaron en el tercer trimestre, por ejemplo.

La crisis no es inminente. Los estadounidenses gastan en torno al 10% de su renta disponible en el pago de la deuda, desde un pico de poco más del 13% durante la crisis. Pero la tendencia está empeorando tras varios años de mejora, y la Fed prevé hasta cuatro alzas de tipos hasta final de 2018. Los problemas de crédito online podrían servir de advertencia.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas