Indra, cautela tras batir las previsiones del tercer trimestre

Los analistas celebran las cuentas del grupo pero aguardan al día del inversor para despejar dudas sobre la reducción de deuda y el crecimiento orgánico

Indra Ampliar foto

Indra sorprendió el martes con la presentación de los resultados del tercer trimestre, que fueron mejores de lo que los analistas vaticinaban. Sin embargo, a pesar de destacar el buen comportamiento del valor en general y algunos aspectos positivos como la reducción de la deuda, los expertos mantienen cierta cautela.

A la espera del día del inversor, el próximo 30 de noviembre, en el que la compañía podría ofrecer pistas acerca de la reducción de la deuda y la recuperación del dividendo a partir de 2018, la incertidumbre sobre la capacidad del valor de mantener el crecimiento el año que viene hace que los analistas llamen a la prudencia.

La tecnológica sube en Bolsa casi un 17% en lo que va de año. Según los datos del tercer trimestre, los ingresos aumentaron un 8,5% y sobrepasaron los 2.115 millones de euros. La empresa obtuvo un beneficio de 85 millones hasta septiembre, un 75,7% más que el año pasado. Los números positivos hechos públicos por Indra no acaban aquí, el ebitda creció un 13% con un margen sobre ebitda que ha pasado del 7,8% al 8,1%.

Si bien estos datos han sobrepasado las expectativas, las acciones de Indra han tenido un peor comportamiento que el Ibex en los dos últimos meses. Mientras el índice bursátil experimenta una bajada del 2% desde finales de agosto, coincidiendo con la tensión política, Indra cae casi un 8% en el mismo período de tiempo.

Tras conocer los últimos números de la tecnológica, Credit Suisse redujo el precio objetivo por acción a 12 euros y mantuvo el rating neutral. Para el grupo de analistas de la financiera suiza “es difícil confiar en que Indra pueda conseguir un crecimiento significativo a medio plazo a la vez que mejora el margen”. Según Credit Suisse, Indra tiene dificultades a la hora de generar cash, “como viene sucediendo los últimos siete años”.

Para Alberto Hernández de XTB, la reducción de la deuda neta a 680 millones de euros, un 8,7% menos, es el aspecto más destacable de los resultados: “Si sacamos de la ecuación la compra de Tecnocom, la reducción de la deuda sería mayor (estaría en 460 millones), pero, al fin y al cabo, compensa por la contribución de esta a las ventas”. Tecnocom –sobre la que Indra lanzó una opa en enero– ha aportado 167 millones en ventas al conjunto y ha supuesto 4,7 millones de beneficio operativo.

Hernández sigue calificando de “atractivo” este valor, sobre todo a largo plazo, si no se rompe la trayectoria ascendente. En XTB esperan que después del día del inversor Indra siga en la misma línea. “El valor se está tomando un respiro que busca ser un empujón hacia la continuidad de la tendencia alcista”, cuenta Hernández. XTB sitúa la zona de soporte en 13,7 euros a 14, que de perforarse, llevaría al valor a retroceder hasta los 11,8 euros. “Si esto sucede, sería un buen momento para salir”, recomienda Hernández.

A la compra de Tecnocom hace referencia Javier Mielgo, de Mirabaud, para explicar los números revelados por la empresa. “El crecimiento experimentado por Indra no es real, viene por el cambio de perímetro tras la consolidación de la compra de Tecnocom”, asegura. “El crecimiento orgánico es prácticamente plano”, añade.

Mirabaud por su parte, y hasta ver qué sucede el día del inversor, recomienda vender. Mielgo defiende que la recuperación del margen en términos orgánicos es más lenta de lo que se podía esperar y que será complicado que Indra crezca en este sentido en 2018. “Todavía hay cierto riesgo de que la revisión de estimaciones siga a la baja, sobre todo en lo que a resultados operativos se refiere”, asegura. Una facturación menor unida al freno en el impulso del programa Eurofighter son “lastres” con los que les será difícil lidiar el año próximo.

Vender también es la apuesta que defienden los analistas de Sabadell. El banco con sede en Alicante prefiere “mantener la cautela por la débil evolución en ventas y la lenta expansión en márgenes”.

Los expertos de Bankinter consideran que los datos positivos que merecen especial atención son el crecimiento de ingresos en el área de TI y el buen comportamiento del margen sobre ebitda.

En cuanto a la deuda, Bankinter se aleja del brillo de los números y asegura que “el endeudamiento continúa siendo más elevado que en otras compañías del sector y la evolución del negocio de transporte y defensa sigue siendo débil”. Los expertos del banco sitúan el precio objetivo por acción en 14,7 euros. “Creemos que la cotización debería consolidar niveles hasta el día del inversor”, afirman los analistas de Bankinter en su informe.

 

Normas