La Airef prevé que Cataluña perderá entre 1.400 y 5.700 millones por la crisis política

La incertidumbre puede restar hasta 2,7 puntos de crecimiento

Funcas rebaja una décima las previsiones para 2018

Cataluña
El presidente de la Airef, José Luis Escrivá.

La crisis política en Cataluña puede restar en 2018 entre 0,7 y 2,7 puntos porcentuales al crecimiento de Cataluña en función de si la incertidumbre se agudiza y se prolonga en el tiempo. Esta es la principal conclusión del informe sobre esta comunidad autónoma que ha publicado este viernes la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef). Así, el supervisor de las cuentas públicas estima que Cataluña podría perder entre 1.480 millones y un máximo de 5.721 millones. El hecho de que no se haya producido resistencia a la aplicación del artículo 155 y que estén ya convocadas unas elecciones para el 21D son factores que, en principio, favorecen que la crisis política no se prolongue en el tiempo. 

De hecho, el escenario central de la Airef contempla una resolución a corto plazo y que se mantengan las entregas a cuenta del sistema de financiación que Hacienda anunció en julio. Si ello se cumple, Cataluña está en disposición de cumplir el objetivo de déficit de 2018, fijado en el 0,4% del PIB. En el caso de que los recursos del sistema de financiación se actualizarán a la revisión a la baja del PIB y, por lo tanto, se redujeran, la Airef apunta que sería improbable que Cataluña cumpliera el límite de estabilidad. El último Plan Presupuestario que el Gobierno remitió a Bruselas contemplaba una reducción de la estimación de crecimiento del PIB para 2018 del 2,6% al 2,3%. La Autoridad Fiscal defiende que los recursos del sistema de financiación deberían adecuarse a esta nueva senda para evitar, como sucedió en el pasado, que las comunidades reciban más dinero del que les correspondería. Cuando ello sucede, las autonomías deben devolver la diferencia al cabo de dos años, cuando se liquida el modelo de financiación, generando distorsiones importantes.

A pesar del escenario central, relativamente positivo, la Airef alerta que "existen riesgos a la baja asociados a la dilatación en el tiempo y la intensificación de la incertidumbre derivada de la inestabilidad política catalana y/o a la revisión de los recursos del sistema de financiación autonómico".

El Banco de España también alertó ayer de la posibilidad de que Cataluña entre en recesión en los próximos dos años si la crisis política perdura y se intensifica la incertidumbre. El supervisor calcula que el impacto podría alcanzar los 29.000 millones de euros en toda España entre 2018 y 2019. A pesar de todos los riesgos, la situación económica de Cataluña no se resentirá excesivamente este año y del clima de tensión derivado del intento de referéndum del 1 de octubre y de los acontecimientos posteriores. Todo apunta que la economía catalana crecerá este año un 3,4%, por encima de la media.  

Rebaja de Funcas

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha rebajado hoy una décima su previsión de crecimiento de la economía española para 2018, hasta el 2,6 %, debido a la crisis política e institucional en Cataluña.

Según ha comunicado la Fundación, la previsión de crecimiento para este año se mantiene en el 3,1 %, por lo que la desaceleración en 2018 será de cinco décimas, de las que 2,5 décimas son directamente achacables a la situación en Cataluña. Funcas explica que en Cataluña el crecimiento inicialmente previsto entre el 1 de octubre y marzo de 2018 se reducirá a la mitad, principalmente por el frenazo del consumo, la inversión y el turismo.

La crisis en Cataluña es la principal amenaza a la que se enfrenta la economía española si la incertidumbre se prolonga en el tiempo, dado que "tendría un impacto de magnitudes impredecibles" sobre la estabilidad financiera, la inversión y la actividad económica en Cataluña, lo que afectaría al resto de España.

Normas