Las empresas se preparan para volver a emitir deuda antes de fin de año

La rebaja de la tensión en Cataluña y el fin de la campaña de resultados allanan el terreno

Las compañías se adelantan a vencimientos futuros y amortizan deuda

BCE Ampliar foto

Octubre ha sido un mes perdido para las empresas españolas en el mercado de capitales. El desafío independentista y los intensos acontecimientos políticos que han desembocado en la suspensión de la autonomía catalana y la convocatoria de elecciones el 21 de diciembre han disuadido a las compañías españolas de acudir al mercado, con la excepción de las dos emisiones de deuda senior no preferente realizadas en dólares por Banco Santander.

A la inquietud por la crisis política se sumaron las dudas ante la reunión que a finales de mes celebró el BCE –y que se resolvieron al conocerse que las compras se prolongarán durante 2018 pero en menor cuantía– y las restricciones a la hora de emitir que impone la campaña de publicación de resultados del tercer trimestre. Sin embargo, la situación vuelve a ser propicia para que las empresas españolas aprovechen la ventana de liquidez que puede abrirse antes de que concluya el año y sigan aprovechando para financiarse al precio más barato posible.

“En noviembre se puede abrir otra ventana de liquidez, una vez las empresas hayan presentado resultados. Las compañías españolas se están planteando emitir antes de fin de año, el tono del mercado es bueno, hay demanda y se puede obtener financiación con normalidad”, explica Francisco Carmona, director general de Unicredit en España.

Distintas fuentes del mercado de capitales coinciden en que la crisis política en Cataluña no es obstáculo para buscar financiación. Ala vista está el descenso registrado por la prima de riesgo en los últimos días, en que ha vuelto a niveles de principios de septiembre por debajo de los 110 puntos básicos. Y su tensionamiento durante los días en que estalló el procés no llegó a superar los 133 puntos básicos.

“Cataluña no tiene por qué ser un problema. Las empresas pueden aprovechar lo que queda del año para emitir, los tipos son muy propicios para financiarse a largo plazo”, añade Javier Guzmán, codirector de mercado de capitales de Société Générale.

El último mensaje del BCE augura tipos bajos para todo 2018 pero el proceso de repliegue de estímulos que comenzará en enero –aunque muy gradual pero con un recorte en las compras mensuales de deuda a la mitad– supone que el coste de financiación tenderá inevitablemente a encarecerse. “Las empresas están aprovechando para amortizar anticipadamente emisiones y para prefinanciar vencimientos del año que viene. El coste de liquidez es muy bajo y compensa adelantarse a un entorno más caro el próximo año, aunque sea poca la diferencia”, añade Carmona. Un fenómeno que promete prolongarse durante el mes de noviembre.

“Las próximas semanas pueden ser muy propicias para emitir deuda, los diferenciales han mejorado y han vuelto a los niveles previos al 1 de octubre”, apunta Javier González, de BNP Paribas. Los meses de septiembre y octubre han dejado ya numerosos ejemplos de emisiones de empresas europeas, ajenas al conflicto político catalán, en las que dominan los plazos largos.

Telecom Italia colocó 1.250 millones de euros a principios de octubre a 10 años al 2,375%; Heineken lanzó a finales de septiembre 800 millones a 12 años al 1,5% y Danone ha colocado el pasado 23 de octubre 1.250 millones de euros en deuda híbrida perpetua con un cupón del 1,75%. “Es el cupón más bajo visto nunca en una emisión corporativa europea. Recibió demanda por 7.000 millones de euros”, explica González.

El apetito de los inversores avala la estrategia de financiación de las empresas. Por un lado, están amortizando de forma anticipada emisiones que vencen en 2018 y 2019 y lanzando deuda a plazos largos a menor coste. Y por otro, están anticipándose a esos vencimientos futuros –sin recurrir a su recompra anticipada– con nuevas emisiones. Así, el nuevo bono, de menor coste, convive durante unos meses con el que vence y que tiene un cupón más elevado. Esta estrategia también se está trasladando a los créditos sindicados, con renegociaciones en las que se extienden los plazos, según reconocen fuentes financieras.

El Tesoro regresa hoy al mercado

El Tesoro subasta hoy deuda en el entorno más propicio de las últimas semanas. Será la primera emisión desde que se activara la suspensión de la autonomía en Cataluña, el viernes pasado, y se convocaran elecciones autonómicas para el 21 de diciembre. Estas medidas han contribuido a calmar los ánimos de los inversores y a rebajar la prima de riesgo española a niveles de principios de septiembre, anteriores a la aprobación en el Parlament de la ley de ruptura con España.

La institución ofrecerá hoy a los inversores bonos y obligaciones por un importe de hasta 5.250 millones de euros. En concreto, el Tesoro subastará bonos a cinco años con cupón del 0,45%, obligaciones a 10 años al 1,45% y obligaciones con vencimiento en 2040. También se ofertarán obligaciones a 10 años ligadas a la inflación.

En las subastas de octubre, el Tesoro acusó la tensión política con un coste de emisión ligeramente superior a subastas anteriores.

Normas
Entra en El País para participar