El Gobierno dedicará el plan PIVE solo a vehículo alternativo y a electrolineras

La ministra de Agricultura, Isabel Tejerina asegura que el transporte es el único sector que contamina más ahora que en 1990

Anfac pide una fiscalidad orientada a emisiones y poder adquisitivo

La ministra de Medio Ambiente, Agricultura, Pesca y Alimentación, Isabel García Tejerina
La ministra de Medio Ambiente, Agricultura, Pesca y Alimentación, Isabel García Tejerina EFE

El Gobierno tiene previsto aprobar un nuevo plan de impulso a los vehículos impulsados con energías alternativas y a la red de infraestructura de recarga, similar al anterior Movea, y que contará con un presupuesto total de 50 millones de euros.

El nuevo Plan ProMovea contará con una dotación presupuestaria de 50 millones de euros, de los que 30 millones de euros irán a parar a impulsar la infraestructura de recarga y la I+D+i, mientras que los 20 millones restantes se destinarán a ayudas a la compra de vehículos con sistemas de propulsión alternativos, según informó Europa Press de fuentes del sector. Fuentes del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital apuntaron que este plan estará ligado a vehículos con energías alternativas y no a los de combustión, como se hacía en el antiguo PIVE, que subvencionaba la compra de coches nuevos a cambio de achatarrar uno antiguo.

Dichas fuentes apuntaron que el nuevo plan, independientemente de su nombre, "pondrá el acento" en el apoyo a las infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos y las actividades de I+D+i, con el fin de asegurar el futuro de la movilidad sostenible.

Esta nueva iniciativa ha sido implementada por parte del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y será gestionada por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), en lugar de por Tragsa como el anterior Movea. En estos momentos es el consejo de dirección del IDAE el que tiene que aprobar el nuevo Plan ProMovea. Este organismo se reúne la última semana de cada mes y una vez sea aprobado, el programa no tendría que pasar por el Consejo de Ministros para ser puesto en marcha.

La anterior edición del Plan Movea, cuyas ayudas se podían empezar a solicitar el pasado 3 de agosto, agotó en apenas 24 horas su presupuesto de 14,26 millones de euros, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado de 2017 y asignado al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

En el momento de la puesta en marcha del Plan Movea, el Gobierno ya mostró su intención de dar continuidad a esta iniciativa con una aportación adicional de 50 millones de euros para el segundo semestre de 2017. 

En este sentido, la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, destacó esta mañana que el sector del transporte por carretera ha sido uno de los pocos que ha aumentado las emisiones desde 1990, por lo que apostó por impulsar el vehículo eléctrico para reducir el impacto sobre el medio ambiente. En el marco del IV Congreso Europeo del Vehículo Eléctrico impulsado por Aedive, Tejerina apuntó que la llegada del vehículo eléctrico representa "una oportunidad" en términos de mejora de la competitividad de España, a la hora de crecer de una forma sostenible y al tiempo que se promueven nuevos modelos de producción y de consumo que fomenten la innovación y el desarrollo.

En este sentido, demandó un "esfuerzo colectivo" por parte de todas las administraciones y también del sector privado ante el reto del cambio climático. Además, señaló que el transporte representa el 25% de las emisiones contaminantes, mientras que el transporte por carretera copa el 20% del total de las emisiones.

Por ello, Tejerina defendió ante este reto la implementación de medidas a corto plazo, como la restricción de la circulación en las grandes ciudades ante episodios de alta contaminación, y también estructurales a largo plazo, como el Plan PIMA Aire, que impulsa su Ministerio o el Movea.

"El vehículo eléctrico va a ser una pieza importante en la mejora medioambiental", subrayó la ministra, al tiempo que resaltó la necesidad de comunicar las ventajas de la movilidad eléctrica y de poner en marcha las medidas necesarias para aumentar la red de recarga.

Por su parte, el director general de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive), Arturo Pérez de Lucia, solicitó la puesta en marcha de un marco regulatorio beneficioso para la movilidad eléctrica, así como de un sistema de incentivos "apropiado".

"Esto es un proyecto de nación que el Gobierno debe impulsar de forma ambiciosa y que sean fáciles de poner en marcha y que manden un mensaje de que la movilidad eléctrica es algo en lo que se está apostando", apuntó el directivo de Aedive, al tiempo que solicitó a todas las administraciones que sean "ejemplificadoras" en la compra de coches eléctricos.

Una fiscalidad orientada a las emisiones

El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, ha solicitado la puesta en marcha de una fiscalidad para el automóvil que reunifique los impuestos y que gire en torno al dióxido de carbono (CO2), al óxido de nitrógeno (NOx) y vinculada al poder adquisitivo de los españoles.

En su comparecencia en la Comisión para el Estudio del Cambio Climático en el Congreso de los Diputados, Armero afirmó que la transición hacia la nueva movilidad requiere un cambio total de la fiscalidad del automóvil. Así, destacó que esta petición llega desde Bruselas y también desde las ciudades que quieren una fiscalidad que tenga en cuenta la calidad del aire. "No podemos seguir con una superposición de impuestos cuando se compra un coche: pagas el IVA y el Impuesto de Matriculación" aseguró.

En este sentido, el directivo citó como ejemplo el plan británico de ayuda a la movilidad alternativa, dotado con 1.100 millones de euros de presupuesto, para ayudas a estimular el mercado de vehículos alternativos y las infraestructuras destinadas a la recarga. "Un plan así es lo que hace falta para España", explicó, al tiempo que resaltó en la Comisión para el Estudio del Cambio Climático que España tiene que seguir trabajando por un futuro con vehículos de cero y bajas emisiones.

Además, destacó la importancia hacer la transición hacia la movilidad sostenible de una forma rentable, tanto en lo que se refiere a empleos, como a fábricas y desde el punto de vista medioambiental. En esta línea, aseguró que esta transición no puede ser natural, sino que tiene que estar influenciada por las políticas industriales y legislativas y que no se puede dejar solo al "alineamiento de los mercados". 

Por otro lado, el vicepresidente ejecutivo de Anfac afirmó que los fabricantes tienen el compromiso de seguir mejorando la eficiencia de sus vehículos, para lo que están haciendo "grandes inversiones". "Un vehículo de hace más de diez años emite un 85% más de óxido de nitrógeno, lo que es esencial para la calidad del aire", añadió.

Armero señaló que dicho vehículo emite un 98% más de partículas que uno actual y un 10% más de CO2, lo que, en su opinión, es una reducción "espectacular". También subrayó que las factorías de producción en España también han reducido un 12% el consumo energético en la última década.

"Pocas industrias han logrado este recorte, fabricando más hemos reducido el consumo energético. Las emisiones de CO2 han caído un 24%. Es decir, los coches son más eficientes y las fábricas que los producen también lo son", resaltó.

Normas