¿Qué se busca en el coche para trabajar?

Esta modalidad cumple con unos requisitos muy específicos demandados por un público de lo más exigente

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

El renting de coches lleva años ganando adeptos. Todavía está lejos de las compras de particulares, pero sigue creciendo en una clara línea ascendente gracias a la posibilidad de cambiar de vehículo cada poco tiempo o a que gastos de reparaciones y mantenimiento ya están incluidos en la cuota mensual que se paga. Cada día más automovilistas se decantan por esta fórmula, pero la cuestión es: ¿qué se busca en un coche de renting? Para responderla, hay que tener en cuenta el público al que va dirigido, por norma general conductores que recorren una gran cantidad de kilómetros anuales.

Entre los puntos que mejoran el atractivo de un modelo, la comodidad es primordial, por lo que se valora un buen aislamiento acústico y la presencia de asientos ergonómicos. Dado que el kilometraje va a ser alto, se priorizan motores que combinen una potencia solvente con un consumo ajustado. Es clave que sean fiables porque los usuarios necesitan contar con su vehículo casi en todo momento. Por último, ha adquirido cada vez más relevancia la conectividad, puesto muchos clientes de renting son autónomos o profesionales liberales, por lo que su coche se convierte en una oficina móvil.

El cliente valora aspectos como el confort, la fiabilidad o la conectividad

Todo eso se valora, pero que un modelo tenga más o menos éxito depende directamente de las marcas. Hay que tener en cuenta que el usuario firma el contrato con una empresa de renting, que le ofrecerá determinadas condiciones para cada automóvil en función de los acuerdos previos que haya establecido con el fabricante del vehículo.

Así, una política de precios atractiva con descuentos o promociones para que las operadoras los adquieran a mejor precio, rebajará la cuota que el usuario pague por ellos y, por ende, su popularidad. Otra causa, aunque quizá no tan directa, es la percepción que el público tenga de la marca: si se considera que ofrece una red de talleres y un servicio posventa de calidad, sumará puntos a la hora de tomar la decisión.

Nissan Qashqai, el precursor de la categoría de moda

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

Con la tendencia SUV actual no es de extrañar que lidere la lista el modelo que lo empezó todo en el mercado español. El Qashqai es el líder de los todocaminos compactos del segmento C y, por sus características, satisface las necesidades de un público muy amplio: es espacioso, versátil, cuenta incluso con versión de siete plazas y tiene una amplia oferta de motores muy fiables.

Renault Clio, un nombre imperecedero y con buenos argumentos

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

El popular utilitario francés lleva bastante tiempo en el mercado (desde 2012), pero una puesta al día el año pasado, que incluyó ligeros cambios estéticos y una ampliación de equipamiento, ha prolongado su vida útil. La presencia de motores de baja cilindrada y potencia contenida, con un consumo de lo más ajustado, es una de sus principales bazas.

Renault Kangoo, la opción preferida por los profesionales

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

Los autónomos son un sector importante que recurre al renting, por lo que no es sorprendente encontrar en posiciones altas un comercial como el Kangoo. En muchas ocasiones utilizado para el transporte de mercancías, no hay que olvidar que también tiene una variante pensada para el de personas, siendo una opción para familias que prioricen el espacio.

Volkswagen Golf, cosechando éxitos una generación tras otra

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

Es uno de los compactos más regulares en estas listas: lleva años cosechando ventas sin paréntesis. Además, en 2017 ha estrenado generación, lo que le beneficia por partida doble: hay un interés renovado por hacerse con esta evolución y, además, las últimas unidades de la precedente fueron objetos de sensibles rebajas y ofertas que mejoraron su precio e impulsaron las ventas.

Seat León, un superventasque presume de serlo

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

El León es un superventas que tiene en la variedad su mejor aliado. Con la actualización de este año, dos motores de 115 CV, uno gasolina y otro diésel, son los protagonistas mecánicos; ha añadido un nuevo acabado, sigue vendiéndose en tres carrocerías (familiar, tres y cinco puertas) y ha ampliado el número de asistentes de conducción con los que cuenta.

Renault Mégane, un buen diseño para un conjunto equilibrado

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

La actual generación del Mégane entra por los ojos, su estética ha ganado enteros (incluso la versión Sport Tourer está muy conseguida) y es uno de los compactos del segmento C que ofrece un apartado tecnológico más completo. Además, sus versiones deportivas (GT y RS) cuentan con detalles bastante interesantes, como el eje trasero direccional.

Peugeot Partner, polivalencia con opcionesde mecánicas eléctricas

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

Una opción a tener muy en cuenta por los profesionales autónomos, se comercializa en versiones Partner y Partner Tepee que, además, tienen variantes eléctricas. Estas últimas aúnan la espaciosidad del modelo con mecánicas de potencia ajustada (67 CV), pero de cero emisiones y con una autonomía de 170 kilómetros según el ciclo NDEC.

Citroën Berlingo, una apuesta segura en cualquiera de sus versiones

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

El Berlingo es de lo más versátil: está a la venta en carrocería Furgón y Multispace, ambas con sus correspondientes versiones eléctricas de 67 CV y 170 kilómetros de autonomía, y tiene un catálogo de motores de combustión bastante amplio, con una presencia testimonial de los bloques de gasolina y un predominio de los diésel. Una apuesta segura para muchos profesionales.

Seat Ibiza, su quinta generación comienza a escalar posiciones

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

El presente ha sido el año del Ibiza: el utilitario español ha estrenado su quinta generación, que recorta distancias con el León más que nunca. Ya que su comercialización no comenzó hasta junio, sus cifras de ventas todavía no reflejan todo su potencial, pero con todas las novedades que aporta seguramente acabe el ejercicio unas cuantas posiciones más arriba.

Volkswagen Passat, la única berlina entre los diez primeros clasificados

¿Qué se busca en el coche para trabajar?

Que entre el top 10 de coches más vendidos solo se encuentre una berlina es un ejemplo representativo del mercado actual, en el que la mayor parte de las ventas se reparten entre todocaminos, compactos y comerciales. El Volkswagen Passat se mantiene como una excepción a la regla y su actualización, prevista para 2018, debería incluso mejorar sus resultados.

Las marcas más vendidas en lo que va de año

En los primeros nueve meses del año se ha diversificado el mercado del renting: las diez marcas más vendidas copan el 57,86% de las matriculaciones, mientras que en el mismo periodo del ejercicio anterior alcanzaban el 77,15%. Renault sigue dominando la lista, volviendo a ser el fabricante más popular tanto en septiembre como en los nueve primeros meses del año; en segundo lugar se encuentra Volkswagen, y cierra el podio en tercera posición Peugeot. Eso sí, no son, ni de lejos, las firmas que han experimentado un mayor despegue respecto a 2016. La española Seat ha sido la que ha incrementado más su presencia, concretamente un 29,86%, seguida de cerca por Audi (29,67%) y con Nissan algo más descolgada, con un 26,28%, pero siendo la poseedora del modelo más demandado en esta modalidad.

La industria química y farmacéutica, en cabeza

Prácticamente cualquier actividad puede beneficiarse de las ventajas de esta fórmula de utilización de un vehículo, siendo cada día más los profesionales (y también los particulares) que se decantan por el renting. En todo caso, la Asociación Española de Renting de Vehículos ofrece datos sobre los sectores que más han recurrido a esta solución durante 2017 y es la industria química y farmacéutica la que lidera las matriculaciones en los nueve primeros meses del año. A continuación figura el comercio al por mayor y los intermediarios de comercio, por delante de las empresas dedicadas al transporte, almacenamiento y comunicaciones. La duración media de los contratos realizados es de 44,96 meses, algo por debajo de lo que ocurría en 2016 (45,21 meses).

Y en cuanto al tipo de combustible preferido por los usuarios del renting, las estadísticas no dejan lugar a dudas: el 75,95% se decanta por el diésel, frente al 21,50% que elige la gasolina. Un fenómeno que merece ser seguido con atención es el crecimiento de las motorizaciones eléctricas en sus distintas variables (puros, de autonomía extendida e híbridos enchufables), que han alcanzado en esos tres primeros trimestres las 1.196 unidades, un 0,64% más respecto a 2016.

Normas