Rajoy logra el respaldo de la UE y evita la mediación de Bruselas

El Gobierno impide que el conflicto catalán entre en la angenda oficial del Consejo Europeo

Los socios europeos cierran filas con España a una horas de activar el artículo 155

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, conversa con la primera ministra británica, Theresa May, durante la segunda jornada del Consejo Europeo en Bruselas. EFEJulien Warnand
El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, conversa con la primera ministra británica, Theresa May, durante la segunda jornada del Consejo Europeo en Bruselas. EFE/Julien Warnand

Doble objetivo conseguido. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha logrado en el Consejo Europeo celebrado este jueves y viernes en Bruselas el respaldo generalizado de los socios europeos y ha evitado que la UE asuma un papel protagonista como reclama el ejecutivo de Carles Puigdemont.

A pesar de los esfuerzos de los independentistas por elevar el conflicto hasta la mesa del Consejo Europeo, el Gobierno español ha esquivado la colocación del asunto en la agenda oficial. España insiste en que se trata de un asunto interno en el que otros países no tienen nada que opinar salvo confirmar su apoyo al orden constitucional vigente.

"El asunto de Cataluña no figuraba en la agenda y yo estoy de acuerdo en que no figure porque es un asunto de índole nacional, un asunto interno de España", ha señalado Rajoy tras la conclusión de la cumbre.

El debate en el Consejo Europeo hubiera visualizado las diferentes sensibilidades "regionalistas" que conviven en la UE, con países muy centralizados, como Francia, otros federales, como Bélgica, y algunos, proclives a la autodeterminación, como los bálticos, que recuperaron su independencia en 1991 tras la implosión de la Unión Soviética.

El mínimo matiz en una declaración del Consejo podría haber sido aprovechado por el govern catalán como una señal de apoyo. Y el debate oficial hubiera obligado al Gobierno de Rajoy a sufrir un desgaste diplomático para garantizar que la línea oficial de Bruselas coincide punto por punto con la de España

"Todos nosotros tenemos emociones, opiniones y valoraciones", reconocía en relación con Cataluña el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras la primera jornada de la cumbre. Pero tras sus contactos con Rajoy previos a la cumbre, descartaba incluir el asunto en la agenda. Y cerraba la puerta a cualquier tipo de intervención de Bruselas. "No hay margen para ningún tipo de mediación, iniciativa o acción internacional", zanjó Tusk, que se define a sí mismo como "regionalista" y "perteneciente a una minoría étnica" dentro de Polonia.

El portazo de Bruselas a las peticiones independentistas de mediación llega acompañado del aluvión de declaraciones a favor del Gobierno español a solo unas horas de la anunciada activación del artículo 155 de la Constitución española. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, en particular, cierran filas con Rajoy y dan su visto bueno tácito a las medidas que pueda adoptar el Ejecutivo para garantizar el orden constitucional en Cataluña.

"Apoyo pleno y total de Francia en esta situación", ha señalado Macron este viernes, tras celebrar el día antes un encuentro bilateral con Rajoy. Merkel también ha reiterado su apoyo y ha abogado "por una solución dentro de la Constitución". La primera ministra británica, Theresa May, también ha insistido en que "a postura de Reino Unido es muy clara. Creemos que la gente debe respetar la legalidad y la Constitución española".

Rajoy ha agradecido el apoyo de los principales líderes europeos y ha atribuido el cierre de filas con el Gobierno español al hecho de que "estamos en el siglo XXI y estamos en Europa". "Figúrense ustedes", ha añadido Rajoy, "que Renania del Norte-Westfalia o cualquier otra región europea declarara unilateralmente la independencia. Nadie lo entendería".

Arremetida contra Puigdemont: "incapaces e irresponsables"

El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, sale del palau de la Generalitat después de mantener una reunión con los consellers. EFEQuique García
El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, sale del palau de la Generalitat después de mantener una reunión con los consellers. EFE/Quique García

A solo unas horas del Consejo de Ministros que activará el artículo 155 de la Constitución, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dirigido desde Bruselas duras palabras contra los responsabies del govern catalán.

"No se pueden hacer las cosas peor", ha señalado Rajoy, tras acusar al equipo de Carles Puigdemont de haberse negado a buscar una salida para no llegar al extremo de la intervención de la administración autonómica. "Hemos llegado a esta situación porque han querido", acusa Rajoy. Y ha calificado a los responsables de la Generalitat de "incapaces estar a la altura de las circunstancias".

Rajoy les culpa de la fuga de más de 900 empresas del territorio catalán desde el frustrado referéndum del 1 de octubre, una huida que el presidente del Gobierno asegura que es "producto de decisiones irresponsables".

Tras la diatriba contra Puigdemont, Rajoy ha asegurado que "con otras personas, con una forma similar de pensar, esto no hubiera sucedido". Y ha rematado su tácita alusión al ex presidente Artur Mas, defenestrado por la CUP, añadiendo que "cuando uno deja que los radicales y los extremistas te cambien el candidato a la presidencia de Gobierno, pasa esto".

Normas