Evita errores en la inversión en pensiones

El ahorro e inversión para acumular un capital para la jubilación es una decisión financiera de gran importancia a la que, sin embargo, no siempre dedicamos el suficiente tiempo. Ese dinero nos servirá para mantener el nivel de vida deseado durante la jubilación, que se prolongará, con probabilidad, más de dos décadas.

Si analizamos las cifras de la industria de pensiones, observamos que los inversores españoles cometen algunos errores, cuyo efecto en el largo plazo puede provocar que no consigan su objetivo para la jubilación.

La inversión para la jubilación debe partir siempre de la elaboración de un plan en el que tengamos bien definidos nuestros objetivos, expectativas de ahorro, horizonte temporal, perfil de riesgo y rentabilidad objetivo. Esto nos ayudará a evitar los errores más comunes.

Para empezar, y como ponen de manifiesto los datos de la industria de pensiones, de media los españoles ahorramos poco para la jubilación. El patrimonio medio por partícipe en planes de pensiones ha ido incrementándose desde 2011, sin embargo, es todavía bajo, de 9.411 euros. Y la aportación media se ha recuperado desde los mínimos de 2012, cuando cayó hasta poco más de 333 euros, y al cierre de 2016 era de 498 euros. Si tomamos esta cantidad como referencia: una persona que ahorre durante tres décadas 500 euros al año para la jubilación no conseguirá acumular ni 20.000 euros para mantener el nivel de vida desde los 67 hasta los 100 años, por ejemplo.

El riesgo del ahorro conservador para la jubilación

Por otra parte, la inversión de este ahorro es fundamentalmente conservadora. Más de dos tercios del patrimonio en planes de pensiones está invertido en activos de renta fija y del mercado monetario. Teniendo en cuenta la situación actual de tipos de interés y las previsiones de que estos no van a volver a los niveles anteriores a la crisis en el medio plazo, la rentabilidad que podemos esperar por el dinero invertido en renta fija es prácticamente nula.

El efecto de esta falta de rentabilidad en el largo plazo es muy nocivo, puesto que nuestro dinero pierde poder de compra. Por ejemplo, si tenemos 40.000 euros ahorrados para la jubilación y no obtenemos ninguna rentabilidad por ellos, dentro de 20 años nuestro dinero equivaldrá a 26.919 euros (actuales), teniendo en cuenta para este cálculo una inflación media del 2% anual, que es el objetivo del Banco Central Europeo.

La elaboración de un plan financiero que nos ayude a conocer nuestras posibilidades y qué rentabilidad objetivo debemos buscar nos ayudará a buscar la inversión adecuada para evitar esta pérdida de poder adquisitivo.

Buscar planes rentables y hacer aportaciones periódicas

Otra cuestión que se repite de forma constante entre los ahorradores españoles en planes de pensiones es que las aportaciones son puntuales: se concentran, básicamente, en el mes de diciembre. De nuevo, esto en el largo plazo puede jugar en contra de nuestros objetivos.

La diferencia entre realizar aportaciones a final de año o todos los meses podría llegar a ser incluso del entorno al 2% anual medio en la categoría de renta variable para el largo plazo. Además, aprovechar el efecto del interés compuesto mes a mes contribuye a incrementar el capital acumulado final.

Finalmente, cabe destacar que la mayoría del dinero invertido a través de planes de pensiones no se encuentra en los más rentables. Como decíamos, hacer un plan de inversión, analizar nuestras opciones y elegir el plan que más se ajusta a nuestros objetivos es fundamental.

No obtener la rentabilidad necesaria por nuestro dinero puede provocar como hemos visto pérdida de poder adquisitivo, por eso es muy importante dedicar tiempo a buscar los planes que nos convienen. Existen planes de pensiones rentables, pero el patrimonio invertido en ellos rara vez supera el 5%, de acuerdo con las cifras de la industria.

Guía Abante "Jubilación, más que un plan de pensiones" ¿Cuándo debemos empezar a ahorrar? ¿Cómo será nuestra pensión? ¿Cuáles son los productos más indicados para cada uno? Descargar Guía

Normas