Xi Jinping se reafirma en las políticas vigentes hacia una economía de mercado

China quiere convertirse en una "economía socialista moderna" y más abierta

El líder comunista se ha mostrado dispuesto facilitar la inversión extranjera y a reformar las empresas públicas

El presidente chino Xi Jinping en su discurso inaugural del XIX Congreso del Partido Comunista Chino
El presidente chino Xi Jinping en su discurso inaugural del XIX Congreso del Partido Comunista Chino Getty Images

Pocas sorpresas en el discurso inaugural del presidente chino, Xi Jinping, en el XIX Congreso del Partido Comunista que ha comenzado este miércoles. El máximo dirigente ha asegurado que continuará en la línea económica que ha llevado en los últimos años. Reformas sí, pero en la línea ya existente y no demasiadas. La intención del gigante asiático es convertirse en una economía moderna, más abierta y "con tipos de interés y de cambio más basados en el mercado". 

Como predecían analistas y expertos, el máximo líder -cuyo nombre acompañará al de Mao Tse- Tung en la Constitución tras el cónclave- se ha mostrado a favor de flexibilizar el acceso a la inversión extranjera, a abrir los mercados y a reforzar la propiedad intelectual. 

En cuanto al aperturismo al que se está asomando el gigante asiático, Jinping ha asegurado que es necesario poner en marcha "listas negativas" en las que se recoge los sectores de la economía prohibidos para los extranjeros, respaldar el desarrollo de las empresas no públicas y activar los agentes del mercado. 

Jinping no ha hablado de privatizaciones, pero ha puesto sobre la mesa la creación de compañías de capital mixto, público-privado. Además, señaló el compromiso de llevar a cabo una profunda reforma impositiva para dar luz a "un sistema fiscal moderno" con una clara división de competencias y obligaciones entre las administraciones central, provincial y local, según EFE.

Siguiendo la línea anticorrupción emprendida por su predecesor, Hu Jintao, Jinping ha apostado por continuar con el actual proceso de reformas para potenciar empresas públicas "de primer orden mundial globalmente competitivas". 

Normas