El Tribunal de Cuentas decidirá el jueves si amplía el margen a Mas para pagar la fianza

El expresidente de la Generalitat ha abonado 2,2 millones de los 5,25 requeridos por el 9-N

La decisión tendrá lugar después de saberse si Puigdemont rectifica o si se activa el artículo 155

Independencia de Cataluña
El expresidente de la Generalitat Artur Mas y el actual responsable del Govern, Carles Puigdemont.

Semana de máxima tensión por el pulso de las fuerzas independentistas de Cataluña al Estado. Una semana de movimientos políticos en la que todos los tiempos son clave. Mientras que Moncloa aguarda la posición de la Generalitat para ver si responde al desafío secesionista con toda la artillería constitucional, el Tribunal de Cuentas valora la firmeza con la que responder a los responsables de la afrenta anterior al referéndum del 1 de Octubre, la consulta de 9 de noviembre de 2014.

Esta semana expira el plazo dado por el Tribunal de Cuentas a los organizadores de la consulta ilegal para abonar una fianza de 5,25 millones de euros por el uso de fondos públicos en la organización de una votación irregular.

El máximo responsable del 9-N, el expresidente de la Generalitat Artur Mas abonó este lunes 2,2 millones de euros al Tribunal de Cuentas para hacer frente a la fianza, pidiendo una ampliación del plazo para acometer el pago del resto.

El movimiento independentista ha estado recaudando fondos de los simpatizantes del secesionismo mediante colectas y otras iniciativas encaminadas a evitar el embargo de los bienes de Mas y sus colaboradores.

La Unidad de Actuaciones previas del Tribunal de Cuentas confirma a este diario que ha recibido la acreditación del informe realizado por Mas, si bien tardará unos días en decidir si acepta su solicitud de ampliar el plazo para abonar el resto del montante requerido.

La decisión, avanzan desde la institución, se tomará previsiblemente en jueves con lo que la respuesta a Mas tendrá lugar después de la contestación que el actual president del Govern, Carles Puigdemont, debe dar al Gobierno.

El Ejecutivo requirió a Puigdemont la pasada semana que aclarara si en su confusa declaración del martes 10 de octubre supuso la proclamación de la autodeterminación de Cataluña. El responsable de la Generalitat contestó ayer al Gobierno sin aclarar este punto.

Como resultado, el Ejecutivo ha dado hasta el jueves a las 10 de la mañana a Puigdemont para que rectifique y renuncie a la legislación que el Parlament aprobó irregularmente para organizar el referéndum del 1 de octubre, devolviendo la comunidad a la legalidad vigente.

De no ser así, la Moncloa, con apoyo del PSOE y Ciudadanos, se prepara para aplicar el artículo 155 de la Constitución, que permite relevar a Puigdemont y anular la autonomía de la comunidad. Será después de conocerse estos hechos cuando se sepa si el Tribunal de Cuentas se muestra flexible con el expresidente de la Generalitat.

Normas